www.economiadehoy.es

Este es un breve resumen del informe quincenal de Degussa Marktreport

Llega la bestia de la inflación
Ampliar

Llega la bestia de la inflación

lunes 11 de octubre de 2021, 09:44h
El fuerte aumento de la inflación de los precios al consumo, que comenzó en torno a la primavera de este año en muchas zonas monetarias del mundo, fue un aviso para muchos inversores. Demuestra claramente que "la inflación no está muerta", pero que la "bestia de la inflación" puede levantar su fea cabeza con bastante fuerza. Por supuesto, los factores especiales y, en particular, el fuerte aumento de los precios de la energía (por ejemplo, del petróleo, el gas natural, el carbón, etc.) están haciendo subir los índices de inflación general. Sin embargo, cabe esperar que la deriva ascendente de la inflación no se atenúe en breve. id:76699
En un esfuerzo por hacer frente a las consecuencias económicas de la crisis de bloqueo político de 2020, los bancos centrales redujeron los tipos de interés a niveles excepcionalmente bajos y aumentaron la cantidad de dinero de forma significativa. El resultado es un "excedente monetario" bastante grande, que contribuirá a elevar los precios de los bienes y servicios, especialmente en un entorno en el que los cuellos de botella de la oferta siguen siendo graves, y las cadenas de producción y logística están todavía muy desfasadas. Estos factores de "empuje de los costes" podrían fácilmente alimentar aún más la presión al alza de los precios.

Esto, a su vez, pone en aprietos al sistema monetario basado en el crédito. Porque si los precios de los bienes de consumo siguen subiendo a la vista de todos, es probable que las expectativas de inflación de la gente aumenten. En otras palabras, la población esperará una tasa de inflación superior a la tasa de inflación objetivo del banco central e incorporará dicha tasa superior en sus contratos (de arrendamiento, préstamos, salarios, etc.).

Esto, por su parte, provocará grandes problemas. Si el banco central permite una tasa de inflación superior a la prometida, podría ponerse en marcha una espiral de inflación ascendente.

Sin embargo, si el banco central toma medidas y sube los tipos de interés y reduce el crecimiento del crédito y de la oferta monetaria para reducir la inflación real y, por tanto, frenar las expectativas de inflación, lo más probable es que la economía y los mercados financieros se desplomen, ya que la recuperación actual está sin duda alimentada por unos tipos de interés ultrabajos y un aumento muy generoso de la oferta de crédito y dinero. Los mercados de crédito, en particular, serían vulnerables a cualquier endurecimiento apreciable de la política monetaria, ya que los prestatarios podrían no ser capaces de renovar su deuda vencida y/o no podrían permitirse unos costes de préstamo más elevados.

Entonces, ¿qué hacen los bancos centrales? Sus representantes, con la ayuda de bastantes economistas convencionales, intentan hacer creer al público en general que la inflación actual es sólo "temporal" y está causada por "factores especiales", cuyos efectos desaparecerán pronto. Los responsables políticos intentan disipar la idea de que la alta inflación ha llegado para quedarse. Quieren convencer a los agentes del mercado de que no es necesario desconfiar de la promesa de inflación de los bancos centrales y que la gente no tiene que aumentar sus expectativas de inflación porque todo irá bien.

La verdad es que el escenario de aumento de la inflación y de posibles expectativas de inflación por parte de los agentes del mercado es una conjunción bastante explosiva. Un punto bastante crítico es cuando la inflación provoca un aumento de los precios de los bienes, ya que los trabajadores de cuello blanco y azul buscan una compensación por la pérdida de poder adquisitivo de sus salarios actuales. A su vez, los salarios más altos obligarían a las empresas a cobrar precios más altos por sus productos. Una vez puesta en marcha, esta "espiral precio-salario" suele tener que ser frenada por una dura política monetaria restrictiva, provocando una recesión y quizás incluso una deflación.

Si los cuellos de botella de la oferta en los mercados de bienes y de la energía se aliviaran notablemente en un futuro próximo, y los agentes del mercado siguieran sin moverse y mantuvieran su confianza en la banca central, podría evitarse, por supuesto, el muy problemático escenario descrito anteriormente. Sin embargo, debe quedar claro que la actual postura de la política monetaria en todo el mundo -mantener los tipos de interés en mínimos históricos, aumentar enormemente la oferta monetaria y permitir que la inflación aumente-, incluso temporalmente sin cambiar de política, es una forma bastante peligrosa de hacer las cosas.

Así que aquí viene la "bestia de la inflación". ¿Qué puede hacer el inversor al respecto? ¿Y qué papel pueden desempeñar el oro y la plata en la cartera del inversor? Cabe esperar que los bancos centrales de todo el mundo mantengan su política inflacionista, con una inflación elevada, pero no necesariamente desbocada, en los próximos meses; éste es el escenario base. Dicho esto, la inflación crónica -la continua pérdida de poder adquisitivo de las monedas oficiales como el dólar estadounidense, el euro, el renminbi chino, la libra esterlina, etc., ya sea en forma de inflación de los precios de los bienes de consumo y/o de los activos- continuará. El riesgo a la baja es que acabe en un régimen de inflación elevado e incluso explosivo, seguido de un gran desplome.

Dicho esto, el inversor orientado al largo plazo podría querer seguir expuesto en el mercado de activos reales, como los mercados de valores y de la vivienda. Esto les ofrece la oportunidad de cubrir su capital contra las maquinaciones inflacionistas de los bancos centrales. También me vienen a la mente el oro y la plata. La cantidad de estos metales preciosos no puede aumentarse por conveniencia política ni degradarse como las monedas oficiales como el dólar estadounidense, el euro y compañía. Esto significa que el oro y la plata físicos deberían poder evitar el destino de la devaluación permanente.

Al mismo tiempo, sin embargo, el inversor debe ser paciente cuando tenga oro y plata físicos. Como ha demostrado el pasado reciente, el precio del oro y la plata puede sufrir importantes oscilaciones a corto plazo, y no es garantía de que sus precios vayan a subir de forma constante a lo largo del tiempo. De hecho, las numerosas intervenciones en el mercado por parte de los bancos centrales, que ya se han convertido en una "práctica habitual", pueden reducir la demanda de oro y plata físicos como "refugio" de los inversores, lo que puede provocar periodos de "fluctuaciones contraproducentes" de sus precios de mercado.

Sin embargo, si el inversor consigue obtener oro y plata a un precio atractivo (es decir, comprándolos cuando casi todo el mundo los vende, por ejemplo), estos metales pueden considerarse un seguro contra los caprichos de las políticas inflacionistas de los bancos centrales, proporcionando al inversor un considerable potencial alcista de los precios en un periodo en el que las cosas se pongan feas. En esos momentos, los poseedores de oro y plata pueden disponer de una "última línea de protección de la cartera" o incluso aprovechar la oportunidad de convertir los metales preciosos de alto precio en activos infravalorados, aumentando así su rentabilidad del capital.

El podcast de este artículo puede encontrarse aquí.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios