www.economiadehoy.es

Los efectos de la revolución del poker

Los efectos de la revolución del poker
Ampliar
jueves 27 de febrero de 2020, 17:48h
Los expertos tienden a situar el nacimiento del poker entorno al siglo X a.C., cuando el emperador Mu Tsung introdujo un juego de cartas parecido al dominó. id:55764
Desde entonces, este entretenimiento ha pasado por muchas facetas y parece que sus orígenes también los encontramos en juegos similares provenientes de Persia, Francia y Alemania. Su popularidad se ha ido manteniendo durante todo este tiempo, pero vivió una época de esplendor entre 2003 y 2008.

Conocido como el boom del poker, este punto en la historia del mítico juego de naipes cambió para siempre la forma en la que lo entendemos hoy en día. Ha tenido una incidencia especialmente relevante la aparición de los casinos online, que lo han puesto al alcance de mucho más jugadores, profesionales o amateurs. Este aumento del número de participantes, no obstante, ha hecho que, tras ese boom, sea más complicado ganar cantidades muy elevadas de dinero con el poker.

Una breve historia del boom del poker

Por si alguna vez te habías cuestionado el poder que puede tener una película, el inicio de la última revolución del poker se lo debemos, precisamente, a una producción cinematográfica. Se trata de la ya película de culto Rounders (1998), con Matt Damon y Edward Norton, y dirigida por John Dahl. A ello hay que sumarle también la aparición de plataformas online para jugar al juego de estrategia, como poker 888, que tuvieron un papel decisivo en el incremento de la popularidad de este juego de cartas.

Pero le debemos su revolución más reciente sobre todo a dos acontecimientos. Por un lado, por primera vez el World Poker Tour se televisaba por el canal estadounidense Travel Channel, algo a lo que le siguió una programación exclusiva de torneos de poker por ESPN. Por otro, el jugador amateur Chris Moneymaker ganó el Evento Principal del WSOP 2003 mediante un torneo que se jugaba por satélite. Todo ello hizo que la imagen del clásico jugador de poker cambiara drásticamente y ahora cualquiera con acceso a Internet podía tanto aprender viendo partidas en vivo como jugar a través de casinos en línea.

Los efectos del boom del poker

El efecto más obvio que tuvo el boom del poker y que todavía arrastramos en la actualidad es el aumento considerable del número de participantes en los torneos y competiciones, profesionales o no. Eso, al mismo tiempo, significa que ha crecido la competencia (hay más rivales a batir que nunca) y, por lo tanto, también ha reducido las posibilidades de ganar. Pero este tiene su lado positivo: el juego se ha democratizado, han aparecido más mujeres jugadoras y no siempre gana el mismo.

Por otro lado, el hecho de que el juego se haya complicado significa que uno necesita dedicar muchas más horas a practicar y prepararse una estrategia si quiere tener posibilidades reales de salir vencedor. Si antes decíamos que el boom del poker fue promovido por la aparición de la industria del juego online, la cual también se vio beneficiada por la revolución del juego de naipes, ya que muchos lo practican para entrenarse. Además, la oferta de casinos en línea también ha aumentado gracias a este crecimiento en la popularidad del poker.

Del boom del poker a su estabilidad actual

Pero todo lo bueno llega a su fin y también fue así para el momento más dulce de la historia reciente del poker. Se considera que este entró en declive en 2006. En octubre de 2006, entró en vigor en Estados Unidos una ley que prohibía el juego online, lo que llevó a muchas plataformas de apuestas en línea a buscar otros mercados. Esto tuvo como consecuencia directa una caída en la participación en el Evento Principal del WSOP de 2007, que pasó de 8.773 participantes en 2006 a 6.358.

En 2011, el número de jugadores de la Serie Mundial de Poker fue bastante parecido, lo que muestra una tendencia estable desde que terminara su esplendor. Esta estabilidad significa que el poker sigue siendo rentable, lo que lo hace todavía un sector en el que merece la pena invertir. Pese a que en Estados Unidos su situación legal lo complica (aunque la situación frente a los casinos online parece cada vez más positiva), hay otros países donde las leyes son menos estrictas.

¿Viviremos próximamente un segundo boom?

No cabe duda que jugar al poker hoy en día es mucho más difícil que hace cinco o diez años. Es cierto que ahora tenemos más recursos disponibles en nuestras manos que nos permitan aprender de los mejores y practicar a toda hora y desde cualquier lugar. No obstante, esto lo puedes hacer tú, tu vecino o cualquiera con acceso a Internet. El boom del poker de los 2000 democratizaron este juego de apuestas, pero inevitablemente también hizo que ganar dinero pasara a ser más difícil.

¿Pero qué probabilidades hay que próximamente se produzca otra revolución del poker que cambie su historia para siempre? El buen momento que vive hoy no puede confundirse con una época de esplendor como la de hace unos años, y tampoco nos asegura que vayamos a vivir algo parecido en el futuro más próximo. De hecho, reduce sus posibilidades.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios