www.economiadehoy.es
Los precios de la energía aumentan la preocupación por la inflación en Europa
Ampliar

Los precios de la energía aumentan la preocupación por la inflación en Europa

OPINIÓN: Por Bruno Cavalier, economista jefe de ODDO BHF AM

lunes 11 de octubre de 2021, 18:46h
Los consumidores son muy sensibles a dos tipos de precios: los alimentos y la energía. Por ello, si los consumidores se preocupan por un golpe en su presupuesto, los políticos pronto empezarán a preocuparse por un golpe a su popularidad. La reciente subida de los precios del gas y la electricidad en Europa es una oportunidad para establecer un vínculo entre los problemas a corto plazo (interrupciones del suministro tras el COVID) y los problemas a largo plazo (transición energética). id:76726
Cuando la economía mundial se detuvo durantela primavera de 2020, los precios de la energía se desplomaron. Con la primera fase de la reapertura en el verano de 2020, y la segunda en la primavera siguiente, repuntaron. Esto era lógico y provocó un fuerte repunte de las tasas de inflación. En la eurozona, el índice IPCA subió un 3% interanual en agosto, frente al 0,9% de enero de 2021. Estos 2,1 puntos adicionales se debieron en gran parte al salto del IPCA-energía, que se aceleró cerca de 20 puntos en el mismo periodo, pasando del -4,2% al +15,4% interanual1. Hasta aquí, no hubo sorpresas.

En las últimas semanas, sin embargo, los precios mayoristas del gas y la electricidad han seguido una trayectoria extraordinaria (gráfico de la izquierda). Han subido alrededor de un 25% al mes desde la pasada primavera y ahora son entre 3 y 4 veces superiores a la media de 2015-2019. Justo cuando el hemisferio norte entra en una temporada en la que la demanda de energía tiende a aumentar, la falta de oferta disponible se ve acentuada por la debilidad de los inventarios de gas en comparación con lo normal a estas alturas del año (gráfico de la derecha).

Hay que empezar por analizar las razones, circunstanciales o más arraigadas, que pueden explicar tal desequilibrio en los mercados mayoristas de la energía antes de hablar de las repercusiones en la economía. Las entregas de gas ruso son el origen de las actuales tensiones de precios. En tiempos normales, representan cerca de la mitad de las importaciones de fuera de la UE (Noruega representa una cuarta parte). Pero en los últimos meses han sufrido una fuerte caída como consecuencia de los problemas de producción rusos. También se habla de una decisión deliberada de las autoridades rusas para presionar a los reguladores europeos y garantizar que el nuevo gasoducto Nord Stream 2, que acaba de ser terminado, entre en servicio lo antes posible. El desequilibrio sectorial se vería agravado por consideraciones geopolíticas. Es bien sabido que las relaciones de la UE con Rusia son difíciles desde la anexión de Crimea en 2014. El gas es hoy un arma diplomática y política para Rusia, como el petróleo lo fue para la OPEP en los años 70. Como apunte, esto plantea claramente la cuestión de la independencia energética de Europa.

Para ver cómo los precios del gas afectan al mercado de la electricidad, hay que observar el mix de energías y la forma en que se forman los precios. Se fijan en el margen en un mercado con capacidades de almacenamiento muy limitadas. Como la demanda es menos elástica que la producción, es el coste del productor marginal el que fija los precios. Si las condiciones meteorológicas son favorables, la producción de energía eólica puede ser abundante y regular, lo que hace que los precios bajen (o incluso sean negativos). Por el contrario, la falta de viento -como ha ocurrido recientemente- contribuye a un aumento de los precios cuando no hay sustituto fósil. En teoría, hay un precio al que resulta rentable explotar las centrales de combustibles fósiles. Una subida del precio del gas no tiene por qué repercutir en los precios mayoristas de la electricidad si se pueden poner en marcha las centrales de carbón. Pero el mercado del carbono reduce esta posibilidad al establecer una especie de techo a la producción de CO2.

En determinadas condiciones meteorológicas, el mix energético europeo es una clara fuente de desequilibrios, ya que el "greening" provoca un grave problema de intermitencia. Los precios se ajustan en consecuencia, pero la escasez persistente también puede tener efectos sobre las cantidades. ¿Cuál es el riesgo de un apagón? La respuesta depende en parte de la estructura del mercado. Hay grandes diferencias entre países (gráfico de la izquierda). El riesgo es mayor en los países que tienen pocas interconexiones y/o son más dependientes del gas. Es el caso de la Península Ibérica y las Islas Británicas. En cambio, en el centro de la UE, la demanda parece seguir siendo inferior a las capacidades de producción, incluso excluyendo el gas y otras energías no renovables.

En resumen, la actual volatilidad de los precios de la energía refleja la creciente participación de las renovables. Esta fue ya la conclusión a la que llegó un informe de la OCDE en 2019 que comparaba varias combinaciones energéticas. En el caso de que la cuota de renovables sea solo del 10%, el precio medio de la electricidad se estimó en 70 $/MWh, con una desviación estándar de 106 $/MWh. En un escenario en el que esta cuota se eleva al 75%, el precio medio se reduce en torno a un 25% y la desviación estándar aumenta un 56%. En este último caso, la OCDE estimó que podría haber 157 días al año en los que el precio de la electricidad es cero, pero en cambio más de 36 días al año en los que superaría los 100 $/MWh (el doble del precio medio), con hasta cuatro horas de apagones. Cuanto mayor es la cuota de renovables, más volátiles son los precios de la electricidad. A la vista del rumbo que han tomado las políticas energéticas en Europa, es probable que la situación actual se repita con más frecuencia en el futuro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios