www.economiadehoy.es

Más de la mitad de padres se sienten incómodos al hablar de sexo con sus hijos

Más de la mitad de padres se sienten incómodos al hablar de sexo con sus hijos
miércoles 08 de julio de 2020, 08:52h
Los progenitores son conscientes de no ser la primera fuente de información sobre sexualidad. Creen que los amigos (47%) y Google (34%) son los canales que usan sus hijos e hijas para resolver dudas de índole sexual. id:60626
Hablar de sexualidad es mucho más que hablar de partes del cuerpo, genitales o conductas sexuales. Se trata de una dimensión humana amplia que implica afecto e identidad, con un fuerte componente emocional y afectivo. En cualquier caso, a la vista de los resultados de una encuesta realizada por la marca online de juguetes eróticos Platanomelón se trata de un territorio espinoso para el 53% de padres que han confesado sentirse incómodos al hablar de sexo y sexualidad con sus hijos.

En este estudio, en el que han participado más de 9.000 padres y madres, los progenitores han reconocido que son muy conscientes de no ser la primera fuente de consulta para sus hijos e hijas al resolver dudas sobre sexo, sexualidad y relaciones. Los amigos (47%) y Google (34%) son los canales que creen sus hijos utilizan para despejar dudas en el terreno sexual. Una percepción acertada de acuerdo a un estudio que revela que el 90% de los jóvenes españoles aprenden sobre sexualidad en internet (*).

¿Por qué se da esta situación? “En primer lugar muchos padres y madres tampoco tuvieron educación sexual en su desarrollo. Por eso, al no tener conocimientos ni herramientas para abarcar estos temas, los evitan y se perpetúa el tabú”, afirma Mónica Branni, del equipo de sexólogas de Platanomelón. “Además, otra de las grandes preocupaciones de los padres es que, al hablar de sexualidad a sus hijos, estos empiecen a tener una vida sexualmente activa o, en el peor de los casos, comportamientos sexuales inadecuados”. Un fenómeno que justamente es el contrario ya que, según reafirma Branni, “a más información, más herramientas para tomar decisiones más conscientes, saludables y felices”.

Las dudas son muchas y los riesgos más
Las dudas son muchas. Por ejemplo, “pene” es el órgano del cuerpo más buscado en Google y la mayoría de consultas están relacionadas con su tamaño. Y en los últimos cinco años, las búsquedas en este buscador de las palabras “masturbación” y “clítoris” han aumentado un 65% y un 34%.
Por su parte, el canal de educación sexual de Platanomelón ha acumulado en los últimos tres años más de 106 millones de vistas en más de 100 vídeos de educación sexual. Siendo Cómo dar un beso” uno de los vídeos del canal que recibe un mayor número de visitas: más de 7 millones hasta el momento.

Si las dudas son muchas y variopintas, el riesgo de dejar que sea internet el canal de información es grave. Según los datos de un reciente estudio (*), el 90% de los jóvenes españoles han visto porno en su móvil antes de los 12 años; y con 8 años ya hay niños y niñas que tiene acceso a la pornografía por primera vez.

“Los riesgos vienen al no tener referentes de educación sexual en su entorno más próximo, los jóvenes -y no tan jóvenes- aprenden que la pornografía puede ser una guía. Es como si nos preguntamos qué pasaría si aprendiéramos a conducir viendo una película de Fast & furious”, comenta la especialista.

“Viendo pornografía sin referentes ni educación afectiva y sexual, nos puede llevar a interiorizar ciertas cuestiones que no tienen por qué ser la realidad. En primer lugar, que las relaciones sexuales son mayoritariamente entre hombre y mujer, excluyendo las diversidades sexuales y el amplio abanico de realidades existentes. Por otro lado, puede que los cuerpos y genitales que vemos en el porno se vuelvan un metro de comparación con la realidad: genitales normativos y tamaños superiores a la media, entre otros”, afirma Branni.
¡Entérate!
Ante esta realidad, el equipo de psicólogas y sexólogas de Platanomelón, con María Hernando a la cabeza, han creado un libro dirigido a jóvenes con el título ¡Entérate! (editorial MR).

Preguntas como ¿Cómo masturbarse? ¿Cómo dar un beso? ¿Cómo intentar ligar con tu crush? quedan resueltas en esta guía, que también aborda capítulos para que los jóvenes se conozcan a sí mismos, sepan establecer su identidad de género y conocer su propio cuerpo, comprendan su orientación sexual y, además, aporta opciones anticonceptivas y métodos de higiene menstrual, entre otros.

“Queremos ayudar a los adolescentes en la educación sexual que necesitan y que actualmente no están recibiendo. Ni por parte de los colegios, ni de las familias, ni otras instituciones. Este vacío se rellena a través de otras fuentes de información que no son ni fiables ni seguras”, comenta Hernando.

Un libro que tiene un enfoque teórico y práctico. “Si los adolescentes han de aprender sobre sexualidad, lo óptimo es que lo hagan de la mano de expertos y que su principal fuente de conocimiento no sea la pornografía, como ocurre actualmente”.

Este libro también se plantea como una herramienta para que los padres puedan explicarles a los jóvenes todo “lo que nos gustaría que supieran pero que desde los hogares no sabemos muy bien cómo hacerlo".

Con este libro pretendemos que esto ocurra de la forma más sana y beneficiosa posible”, concluye la experta.

(1) Datos del Estudio: “Menores y contenidos sexuales en internet' impulsado por The Family Watch y realizado por la Universidad Rey Juan Carlos (URJ)
(2) Datos del Estudio: «Nueva pornografía y cambios en las relaciones interpersonales», elaborado por la Red Jóvenes e Inclusión Social y la Universitat de Illes Baleares en base a casi 2.500 encuestas a jóvenes de entre 16 y 29 años.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios