www.economiadehoy.es
Instale ventanas de PVC y ahorre
Ampliar

Instale ventanas de PVC y ahorre

viernes 29 de junio de 2018, 06:54h
Con la llegada del calor volvemos a notar, al igual que sentimos durante el pasado invierno, que nuestra casa no está bien aislada.

Las pérdidas de energía producidas en un domicilio por un mal aislamiento suelen ser importantes. La instalación de ventanas energéticamente eficientes permite ahorrar hasta un 76% de energía y, también, mejora la calidad del aire que respiramos, al impedir la entrada de la humedad o la polución. Plantearse, por todo ello, sustituir nuestras viejas ventanas por otras nuevas es, en realidad, invertir en calidad de vida y en salud y, además, revalorizará la vivienda. La inversión será realmente rentable gracias a los menores consumos de energía ya que una ventana de PVC, con un mantenimiento adecuado y siguiendo las recomendaciones del fabricante, tiene una vida útil de 50 años.

El PVC está clasificado como producto de larga vida útil. Cuando es utilizado en la fabricación de ventanas, por ejemplo, los perfiles de PVC soportan la acción de las inclemencias meteorológicas durante años sin necesidad de mantenimiento en la superficie del perfil. Además, proporciona una elevada resistencia al impacto, desgaste o corrosión.

Vamos a ver exactamente qué es el PVC. PVC es la sigla inglesa derivada de 'Polyvinyl chloride' que en castellano corresponde a Policloruro de Vinilo. Pertenece a una familia de materiales denominada polímeros, que están formados por macromoléculas denominadas monómeros. Mediante el proceso químico de la polimerización, estas moléculas se alinean en largas cadenas dando lugar a un nuevo material llamado polímero.

Durante el proceso de polimerizado, se añaden diferentes tipos de aditivos al PVC, en función de la función que deba realizar el componente, antes de la confección del producto final. La correcta combinación de estas sustancias permite la aplicación del PVC en un sinfín de aplicaciones y utensilios empleados en todos los ámbitos: desde donde se requiere máxima higiene, como en las tuberías para la conducción de agua potable, o en las bolsas utilizadas para el almacenaje de sangre y hemoderivados, hasta en productos que requieren una elevada resistencia, como los perfiles de ventana.

El PVC es un mal conductor, es decir, posee gran capacidad aislante, que lo hace perfecto para utilizarlo en perfiles, placas aislantes, fundas para cable eléctrico, suelos para interior y exterior, etc. Y puede ser totalmente reciclado. Además, las emisiones de CO2 generadas durante su fabricación son menores que las producidas con otros materiales dedicados a la fabricación de ventanas. Por todo lo anterior, las ventanas de PVC tienen un balance energético positivo ya que ahorran más energía que la consumida en su fabricación, contribuyendo así aún más a reducir las emisiones de CO2 y a mitigar los efectos del cambio climático.

Las ventanas, el punto energéticamente más débil de una vivienda

Por las ventanas se producen las pérdidas de energía más importantes de una vivienda. Una ventana vieja o con un aislamiento deficiente dejará que el frío o el calor entre en la estancia y será necesario subir la temperatura de la calefacción o la potencia del aire acondicionado. Si notamos corrientes de aire con las ventanas cerradas o tenemos sensación de frio cerca de las ventanas o vemos agua sobre los marcos metálicos de las ventanas en días fríos, es que las ventanas no son eficientes. Es decir, se nos está escapando el dinero por la ventana. Y eso tiene una rápida solución instalando ventanas de PVC.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.