www.economiadehoy.es
Elecciones de mitad de mandato: ¿Cómo reaccionarán los mercados?
Ampliar

Elecciones de mitad de mandato: ¿Cómo reaccionarán los mercados?

OPINIÓN: Por Matt Miller, economista político de Capital Group

martes 06 de noviembre de 2018, 07:00h
Esta semana estará marcada por las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos, que deberían proporcionar respuestas al actual escenario de incertidumbre que reina en los mercados financieros.

Ambas cámaras del Congreso están en juego y existen tres resultados posibles a tener en cuenta:

- El Congreso se divide: los demócratas se hacen con la Cámara de Representantes, pero los republicanos mantienen la mayoría en el Senado.

- Los republicanos se mantienen: el statu quo se conserva, ya que el mismo partido mantiene el control en Washington.

- Los demócratas arrasan: aunque los republicanos mantengan el control de la Casa Blanca, los demócratas controlarían ambas cámaras del Congreso.

A continuación, analizamos qué puede implicar cada uno de estos escenarios para la política, y en última instancia, para los mercados.

1.- El Congreso se divide: ¿retrocederán los mercados?

Puesto que el resultado más esperado es que los demócratas se hagan con la Cámara de los Representantes, esto podría tener un impacto modesto en los precios de los activos.

Aunque los asientos en juego en el Senado favorecen a los republicanos, los demócratas solo necesitan obtener 23 escaños para llegar a la mayoría; los sondeos actuales sugieren que es probable que al menos una docena de los escaños republicanos cambien, lo que implica que los demócratas solo necesitarían 11 de los 30 escaños ocupados por los republicanos considerados como “de cara o cruz”. Este escenario sería posible, especialmente si la participación demócrata es alta.

Gridlock (atasco) es casi seguro. ¿Habrá alguna posibilidad de cooperación? Cabe la posibilidad de la aparición ocasional de tales esfuerzos, pero serán en gran parte para lucirse y para evitar ser culpados por la impresión de que las distintas partes no pueden gobernar juntas. Una posibilidad son las infraestructuras, un tema sobre el que Donald Trump hizo campaña para promover grandes iniciativas. Sin embargo, el objetivo más amplio de ganar las elecciones presidenciales de 2020 dificulta que los demócratas le den al presidente Trump todo lo que pueda reclamar como una victoria.

El techo de deuda puede volver al foco. Por otro lado, una de las cosas más importantes a tener en cuenta en este escenario es un enfrentamiento sobre el techo de deuda en el verano/ otoño de 2019. En este sentido, dado el carácter obligatorio de la legislación sobre el techo de deuda, podríamos ver alguna acción bipartidista. No obstante, también se podría generar volatilidad en el mercado en caso de que los demócratas pretendan ejercer su nuevo poder como herramienta, como ya hicieron los republicanos con el presidente Obama después de que asumieran el control del Congreso en 2011.



El poder presidencial sigue siendo importante: en general, con un gobierno dividido, podemos esperar que el presidente Trump se concentre más en las áreas donde tiene libertad de acción: el comercio y la política exterior. Por lo tanto, en este escenario se espera que el comercio siga siendo uno de los principales riesgos para los mercados. Los sectores que están más expuestos al comercio, como el transporte, podrían enfrentar los vientos en contra productos de dicho contexto.

Con una sola cámara bajo su control, los demócratas no podrán imponer ninguna legislación sin la cooperación republicana. Eso significa que deberíamos esperar algunas propuestas legislativas simbólicas de una casa demócrata con miras a las elecciones presidenciales de 2020, útiles para los mensajes y los titulares, incluso cuando no tienen posibilidades de convertirse en ley. Esos podrían incluir medidas como una subida del salario mínimo o el "Medicare para todos. En este escenario, también se espera que los demócratas de la Cámara de Representantes inicien un número significativo de investigaciones que vayan desde las elecciones de 2016 hasta las prácticas comerciales y los impuestos de Trump.

Varios sectores podrían verse afectados. Ganar la Cámara pondría a los demócratas en control de los comités clave. La forma en la que estos comités tratan la política que puede afectar a ciertas industrias a través de nuevas leyes e, incluso, de titulares. Entre los comités clave se encuentran los servicios financieros, energía y comercio, fuerzas armadas y presupuestos, que contiene el subcomité que se encarga de las políticas de atención médica.

Con la agenda de desregulación de los republicanos frente a un nuevo obstáculo, la incertidumbre podría aumentar para algunos sectores clave, como los productos farmacéuticos, que enfrentan críticas sobre los precios por parte de los demócratas y de algunos republicanos. Las empresas que sentirían un impacto negativo por los esfuerzos de los demócratas para aumentar el salario mínimo, como los minoristas y los restaurantes, también sentirían algo de presión si se aprueba un proyecto de ley simbólico de la Cámara.

2- Los republicanos se mantienen: ¿Se alegrarán los mercados?

Se podría pensar que extender el statu quo no provocaría una reacción particularmente brusca cuando se trata de acciones y bonos. Pero en realidad, los mercados valoran la incertidumbre política en las valoraciones de activos. Actualmente el consenso parece indicar que los republicanos podrían perder la Cámara, lo que pondría en peligro su agenda legislativa. Para muchos inversores, que han acogido con satisfacción políticas como la desregulación y los recortes de impuestos en los últimos dos años, el fin de este gobierno favorable a las empresas es un riesgo a la baja.

Por otro lado, las políticas republicanas podrían tener impactos adicionales, ya que el mercado puede subestimar la probabilidad de que los republicanos mantengan el control. En este sentido, sería probable que los republicanos persigan una segunda ronda de recortes de impuestos, lo que incluye hacer que los recortes individuales sean permanentes e indexar las ganancias de capital por inflación. La administración continuaría su búsqueda de la agenda de desregulación ya en curso. Esto podría proporcionar otro impulso a las acciones.

Potencialmente, también podríamos ver a los republicanos empezar a reducir el creciente déficit a través de medidas para frenar el crecimiento de algunos programas, tales como poner un tope a la tasa de crecimiento de Medicaid. Esto, junto con los renovados esfuerzos para derogar la ley del cuidado de la salud a bajo precio (Affordable Care Act), podrían tener un impacto negativo en los hospitales y aseguradoras que operan en los mercados del sector.



3. Los demócratas arrasan: ¿Se hundirán los mercados?

El resultado más sorprendente, tanto desde la perspectiva de las expectativas actuales como desde el impacto potencial en los mercados a corto plazo, sería si los demócratas toman ambas cámaras del Congreso. Esto podría presagiar un cambio radical en Washington tras las elecciones de 2020, y los mercados podrían comenzar a tomar más en serio las propuestas de políticas de la izquierda. Eso sucedería incluso si Trump veta cualquier legislación que no le guste para los próximos dos años, aunque es prematuro asumir que una gran victoria en estas elecciones de mitad de mandato significa una victoria presidencial demócrata 24 meses después.

¿Podrían los republicanos deslizarse en un gran proyecto de ley de "despedida"? Una posibilidad final que no se encuentra actualmente en los radares de los inversores es que los republicanos podrían presionar a través de elecciones a modo de canto de cisne que si los comicios tienen como resultado la pérdida de control de una o más cámaras. Por ejemplo, podrían aprobar un proyecto de ley de conciliación solamente con una mayoría de 51 votos que podría incluir medidas de estimulación del mercado, como recortes de impuestos y un límite de crecimiento de Medicaid. Estas medidas podrían estructurarse para aguantar al menos hasta 2021, cuando se necesitaría un cambio en el control de la Casa Blanca para revertirlas.

¿Cuánto importará esto a largo plazo?
Es importante recordar que, si bien las políticas pueden tener efectos macroeconómicos significativos a corto y hasta a medio plazo, los fundamentos a menudo solo se ven modestamente afectados. Además, con el tiempo, las empresas fuertes pueden adaptarse a los marcos legales y regulatorios cambiantes.




En Capital Group, adoptamos un enfoque a largo plazo para la inversión, lo que significa que las elecciones a medio plazo como esta solo tienen un impacto limitado en nuestro enfoque hacia las empresas y un análisis fundamental. Una nota final para los inversores: aunque los resultados anteriores no son garantía de resultados futuros, después de cada carrera de mitad de período desde 1950, los mercados subieron un año después.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.