www.economiadehoy.es
Ripple, una criptomoneda diferente
Ampliar

Ripple, una criptomoneda diferente

miércoles 07 de noviembre de 2018, 16:34h
Para empezar, no deberíamos referirnos a ella usando el nombre de “Ripple”, sino con el de la criptomoneda denominada “XRP”, emitida por la empresa RippleLabs.
Distintas velocidades de ejecución de una transferencia internacional.
Ampliar
Distintas velocidades de ejecución de una transferencia internacional.

Bitcoin, la moneda virtual más famosa del mundo, nació para ser una alternativa a los servicios bancarios en las transacciones entre particulares. Como todas las criptomonedas, no se emitía por una autoridad oficial central y estaba al margen del control gubernamental. Después, varias grandes empresas de todo el mundo empezaron a aceptar pagos en bitcoins. Y surgieron otras criptomonedas, también basadas en blockchain, como alternativa al Bitcoin, pero todas con la misma filosofía que huía de la centralización y no quería ni oír hablar de los bancos ni de los organismos regulatorios.

Como ya dijimos antes, el nombre adecuado de esta moneda digital es “XRP”, pero casi todo el mundo se refiere a ella como “Ripple”, así que seguiremos, a continuación, usando ese nombre. Vamos a ver qué es Ripple y cómo funciona para entender las grandes diferencias con otras criptomonedas.

Hasta la aparición de Ripple las criptomonedas se minaban, es decir, miles o millones de usuarios recibían monedas como compensación por dedicar sus ordenadores -con el consiguiente gasto de energía eléctrica que eso conlleva a realizar cálculos-.

La empresa tecnológica Ripple lanzó su moneda virtual para que fuese usada por los bancos y otras instituciones financieras de todo el mundo en sus transacciones internacionales. Ahora son los bancos los que pueden enviar y recibir dinero desde y hacia cualquier parte del mundo usando la tecnología blockchain, aunque en este último aspecto, hay quienes no están de acuerdo y piensan que Rippleno está basado exactamente en blockchain, sino en algo parecido, ya que usa una red mundial de servidores de validación de las operaciones. Así proveedores de pagos y bancos pueden reducir sus costos, ganar velocidad en sus movimientos internacionales -pasando de varios a días a unos pocos segundos- y dentro de un entorno absolutamente seguro. La empresa, rápidamente, empezó a conseguir inversores, asociados y clientes dentro del sector bancario y financiero y que, en la actualidad, ya usan sus servicios o son partnerssuyos. Nos referimos a empresas como Accenture, American Express, Deloitte, Royal Bank of Canada, MoneyGram, National Australia Bank, Western Union, Westpac o Banco Santander.

Como vemos, todas estas empresas sí están sometidas a estrictas normas de cumplimiento y la mayoría de ellas supervisadas por organismos reguladores oficiales. Esta es otra de las grandes diferencias con las demás criptomonedas, que en alguna ocasión han sido criticadas por su posible uso para actividades delictivas o, al menos, opacas, llegándose en algún momento a pedir su prohibición. Intención esta de la prohibición que es bastante absurda, ya que a nadie se le ocurría prohibir la existencia del dinero en efectivo, que es lo más usado en el tráfico de drogas, por ejemplo.

Por lo tanto, no podemos pensar que Ripple (XRP) entra en competencia con otras criptomonedas como Bitcoin o Etherum, ya que está pensada para otra cosa. Está pensada para ser usada dentro de un sistema bancario como divisa exclusiva en los cambios entre las monedas de distintos países, sin tener que realizar un cambio intermedio a otra divisa -generalmente, el dólar norteamericano-, abaratando así costes en las trasferencias.

¿Invertir en Ripple?

La inversión en criptomonedas, en general, suele estar sometida a grandes fluctuaciones. Hay gente que las odia y nunca invertirá en ellas y también la hay que piensa que son el futuro de las finanzas. Hay quien ha perdido dinero y quien se ha hecho millonario.

Para decidir o no si invertir en Ripple, que ya hemos visto que no es una criptomoneda como las otras, tenemos que tener en cuenta varios aspectos:

  • Es una criptomoneda que no se puede minar. RippleLabs ha creado 100 mil millones de estas monedas virtuales y, aproximadamente, el 40 por ciento de ellas están ya en circulación, mientras que el resto son propiedad de la empresa, que se ha comprometido a lanzar al mercado solo mil millones de Ripples por mes para no forzar a la baja la cotización.
  • En RippleLabs está consiguiendo alianzas, socios, colaboradores e inversionistas entre las más destacadas instituciones mundiales. Recientemente, la Fundación Bill y Melinda Gates anunció una colaboración con RippleLabs para explorar la posibilidad de realizar envíos de dinero a la población pobre no bancarizada de todo el mundo.
  • Si RippleLabs afianza este tipo de relaciones y logra que sus servicios sean usados por las más grandes empresas, no ya solo de sector financiero sino también de comercio electrónico, logística o diversión y juego, es indudable que el Ripple aumente, quizá exponencialmente, su cotización.

Así, para pensar en invertir en Ripple hemos de tener en cuenta que su cotización será, posiblemente, una combinación de la especulación, pura y dura, de cualquier criptomoneda y la aceptación por parte del mercado de un nuevo, mucho más rápido y más barato, método de realizar transferencias internacionales. Como siempre, habrá quien encuentre en esta confluencia de factores una ventaja y quien, un inconveniente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.