www.economiadehoy.es
Consultar al ‘Doctor Google’, la verdadera patología del siglo XXI
Ampliar

Consultar al ‘Doctor Google’, la verdadera patología del siglo XXI

jueves 29 de noviembre de 2018, 13:08h
El auge de las nuevas tecnologías y el miedo a reconocer al especialista las disfunciones que uno sufre llevan a los hombres a consultar todo lo relacionado con la salud por internet.
Mañana 30 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Seguridad de la Información, una fecha que desde 1988 busca concienciar sobre la importancia de la seguridad de la informacióny de los sistemas y entornos que operan en ella.

En la actualidad, cada vez más hombres se obsesionan con encontrar soluciones a sus problemas relacionados con la salud en la Red, en lo que se conoce comúnmente como Doctor Google. Esta tendencia provoca que esta vía cibernética tenga más citas médicas que el propio médico de cabecera en nuestro país.

Sin embargo, la Sanidad (entre la que se incluye la salud sexual) es un ámbito importante para la población, con lo que hay que tener precaución con la información que se busca. Así, en lugar de teclear en un buscador los síntomas relacionados con un trastorno sexual, es fundamental buscar un diagnóstico previo de un profesional.

¿Por qué? El autodiagnóstico está basado en un desconocimiento que puede desembocar en medidas desesperadas, como por ejemplo la automedicación, un problema de salud pública que se manifiesta de varias maneras. Desde comprar medicamentos sin receta hasta los anuncios publicitarios donde se ofrecen los productos como la solución definitiva para cualquier trastorno, pese a que la ciencia lleve años trabajando en su remedio. Una cuestión que se agrava cada día, ya que actualmente hay más facilidad para acceder a un mercado sin control por internet. Eso, por supuesto, no es ajeno para la salud sexual.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que los fármacos que se venden fuera del circuito legal alcanzan el 1% del mercado en los países más desarrollados, un porcentaje que a nivel global sube hasta casi el 10%. Entre los más demandados destacan los antidepresivos o los que ‘curan’ la Disfunción Eréctil.

Fácil, rápido y en secreto

¿Qué les lleva a los hombres a jugársela en el ámbito sexual? Es fácil de conseguir, suele ser rápido y, sobre todo, es un tema tabú. Más que volver a fallar durante el acto sexual, los varones tienen miedo a reconocer que sufren trastornos, como la impotencia. Sin embargo, termina siendo peor el remedio que la enfermedad.

Entre los principales riesgos están los posibles contaminantes y cantidades inexactas del principio activo, además de interacciones potencialmente peligrosas con otros medicamentos.

Por este motivo, los especialistas aclaran que los síntomas que pueden hacer sospechar la existencia de una Disfunción Eréctil son la dificultad para alcanzar la erección no solo en un momento puntual, sino al menos una vez cada cuatro actos sexuales; erección débil o menos rígida, persistente durante seis meses; o erecciones espontáneas por la mañana menos frecuentes y con menor rigidez.

Según el doctor Benítez, director médico de la empresa líder mundial en salud sexual masculina Boston Medical Group, “cada caso concreto tiene que ser tratado por un especialista en salud sexual masculina, porque es importante conocer en detalle la historia clínica del paciente o los factores de riesgo para así descartar otras patologías asociadas que pudieran ser el origen del trastorno, como la hipertensión o un problema cardiovascular”.

En ese sentido, “un simple gatillazo no quiere decir que irremediablemente sea un trastorno sexual. Puede ser un momento puntual. En caso de que suela ser habitual, hay que acudir a centros especializados, porque la Disfunción Eréctil es más común de lo que creemos. Y suele tener solución si se trata adecuadamente con profesionales”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.