www.economiadehoy.es

¿Es posible obtener préstamos rápidos sin aval?

¿Es posible obtener préstamos rápidos sin aval?
Ampliar
lunes 28 de enero de 2019, 11:05h
Para todos aquellos que buscan financiación y se preguntan si es posible pedir un préstamo sin contar con aval, la respuesta es clara y contundente: sí, ahora es posible. id:41216

Aunque la presentación de un aval es una de las muchas condiciones que viene exigiendo la banca tradicional para conceder sus productos financieros, la realidad hoy día es bien distinta, y todo gracias a las plataformas de préstamos rápidos sin aval que han aparecido en el mercado ante la fuerte demanda de los consumidores que buscan opciones alternativas para acceder al dinero, y conseguir pasar y sobrellevar los apuros económicos que sufren desde que comenzase esta crisis que llevamos padeciendo por más de una década.

Ahora es posible gestionar préstamos en 15 minutos, pues todo se realiza de manera online, cómodamente desde la oficina o desde el sofá de casa. Tan solo necesitamos un dispositivo con conexión a internet para llevar a cabo la operación y podremos disponer de manera sencilla préstamos en minutos gracias a CCLoan.es, líder en el sector de la concesión de créditos a nivel internacional.

Un aval, para aquellos que lo desconozcan, es una garantía de pago de crédito, que bien puede tratarse de una persona física, un inmueble o un aval bancario, es una forma muy común que tienen las entidades financieras de cubrirse las espaldas en caso de que se produzcan impagos por parte del solicitante del préstamo.

En el caso del aval personal otra persona se hace cargo a hacer frente a la devolución del dinero que ha solicitado un tercero si este dejase de hacerse cargo de las cuotas de devolución. En el caso del aval bancario es una entidad financiera la que asumiría dichos pagos, y habitualmente es una entidad diferente a la que concede el préstamo, si es un inmueble este pasara a ser propiedad del prestamista en caso de impago.

Estadísticas sobre los clientes habituales de los préstamos rápidos

La precariedad de la situación económica que se vive en España hace que sean muy diversas las razones por la que se solicitan préstamos rápidos y, por tanto, sean muy diferentes los perfiles de los clientes, dada su enorme facilidad de solicitud y escasos requisitos que exigen, además ser muy populares gracias a contar con una gran difusión en internet y otros medios.

Atendiendo a los estudios que han aportado algunas entidades financieras de créditos online, aunque los perfiles de los solicitantes son de lo más variado, la gran mayoría de clientes de préstamos urgentes son varones, el 65%, frente al 35% de mujeres. Este dato tiene relación directa con la procedencia de los ingresos de los solicitantes, ya que la mayoría de los préstamos urgentes aprobados se conceden a ciudadanos que cuentan con un empleo. En este sentido, la brecha de género en las tasas de desempleo sigue jugando un papel muy relevante.

Con respecto a la procedencia de los ingresos en el resto de préstamos concedidos, un 10 % proceden de las pensiones de jubilación y un 5 % de cualquier tipo de prestación. En último lugar se sitúan los autónomos, que ocupan el 3 % de los prestamos rápidos concedidos.

En cuanto a la tasa de morosidad, el primer grupo sería el que presenta una menor debida a su solvencia al contar con un ingreso mensual fijo. En el caso de los jubilados, tampoco hay grandes problemas ni merma su capacidad financiera al ser un crédito de bajo importe y un periodo de devolución corto. Los trabajadores autónomos solo representan el 3 % no porque estén menos necesitados de ellos, sino porque le es más difícil presentar unos ingresos fijos que respalden su solicitud.

Con respecto a la franja de edad, que sigue siendo un dato fundamental a valorar para la concesión de préstamos en la banca tradicional se tiene en consideración, por ejemplo, los dilatados plazos de devolución que hacen que sean difíciles de conceder para los más mayores, en cambio los más jóvenes encuentran las mayores dificultades para demostrar su solvencia.

En el caso de los créditos online, en cambio, el único requisito que se exige en cuanto a la edad es ser mayor de 21 años, y los habituales cortos plazos de devolución no condicionan los perfiles de los solicitantes de edades más avanzadas. Según los estudios, la media de edad de los clientes de este tipo de productos es 41 años, cifra que se encuentra en la media habitual para otro tipo de productos ofrecidos por los bancos, que comprende de los 23 a los 45 años.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.