www.economiadehoy.es
La libertad financiera
Ampliar

La libertad financiera

lunes 24 de junio de 2019, 08:04h
Vamos a intentar mostrar al lector que hay un camino diferente a trabajar hasta la jubilación, que consiste en ahorrar, invertir y con el tiempo vivir de las rentas que nos generan esas inversiones. id:46885

Es opinión generalizada que la educación financiera de los españoles no es demasiado buena. Eso queda demostrado si nos fijamos en 7 de cada 10 personas que son agraciadas con un premio importante de la lotería, o de otros sorteos, al cabo de 7 años están en la misma o peor situación financiera que cuando le tocó el premio.

Ahora hay algunos intentos de las autoridades educativas de varias autonomías que pretenden introducir la educación financiera como un contenido relevante desde las primeras etapas formativas.

Mucha gente opina que el dinero se tiene o no se tiene, casi como si fuese una cuestión de suerte. Pero no es así. El dinero debe ser un medio de vida, no un fin en sí mismo, y hay que saber rentabilizarlo al máximo.

Administrarse bien sin permitir nunca que los gastos superen a los ingresos supondrá que algo podremos ahorrar. Y esos ahorros, entonces, los podremos invertir a largo plazo. Y esto lo pueden hacer gran cantidad de españoles, pensando antes de gastar, gastando en cosas verdaderamente importantes -y las vacaciones también pueden ser importantes- y evitando gastos superfluos.

Las posibilidades de inversión son muchas: la bolsa, por ejemplo, pero atención no estamos hablando de especular sino de invertir. Pensemos por ejemplo en una pareja joven en la cual los dos trabajan. Es muy probable que puedan ahorrar 1.000 euros al año. Dejarlos en el banco sí que es perder dinero. Invertir esos 1.000 euros en compañías cotizadas en bolsa que dan un buen dividendo puede ser una buena opción de inversión. Como la capacidad de ahorro de la pareja muy probablemente también aumente todos los años, es posible que en sucesivos años puedan invertir 1.500, 2.000, 2.500 euros según vayan pasando los años.

Manteniendo la disciplina, teniendo paciencia y sin preocuparse por las cotizaciones diarias de las acciones, ya que, insisto, no son especuladores y saben que a largo plazo la bolsa siempre sube, al cabo del tiempo es muy posible hayan reunido suficiente capital como para vivir del dividendo, alcanzando así la libertad financiera, que no es otra cosa que poder vivir sin que sea absolutamente necesario trabajar.

Una buena alternativa a la inversión directa en bolsa, que requiere tiempo de estudio de las distintas compañías, es invertir en fondos indexados de gestión pasiva. La transformación digital del mundo financiero e inversor ha permitido la aparición en el mercado de compañías que ofrecen la posibilidad de invertir en los mejores fondos del mundo, con carteras diversificadas y adaptadas al perfil de riesgo de cada persona.

Generar más dinero

Si no gastamos los dividendos o los intereses recibidos por nuestras inversiones y los volvemos a invertir, los rendimientos totales crecen de una manera espectacular. Es lo que se conoce como interés compuesto y que algunos han calificado de mágico. En esta calculadora podemos ver cuanto obtendríamos en un periodo determinado de años en función de las cantidades invertidas todos los meses. Por ejemplo, con una inversión inicial de 1.000 euros y aportaciones mensuales también de 1.000 euros al cabo de 20 tendríamos 452.060 de los cuales 159.491 serían plusvalías.

Pero lo primero es empezar a ahorrar, siempre podemos tomarnos un tiempo para decidir dónde invertir nuestros ahorros. Ahora están lanzándose al mercado empresas que, por ejemplo al ciudadano de a píe invertir en grandes proyectos urbanísticos desde cantidades muy pequeñas -500 o 1.000 euros- con rentabilidades muy aceptables.

Esta decisión debe tener en cuenta la diversificación. No ponga nunca todos los huevos en la misma cesta. Y, además, como las circunstancias de la vida irán, seguro, variando al paso de los años, modifique sus inversiones cuando sea oportuno pero, siempre con el consejo de un buen asesor fiscal, para optimizar o incluso suprimir la posible carga impositiva.

Y no olvide ir reinvirtiendo los rendimientos que vaya obteniendo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.