www.economiadehoy.es
En junio de 2020 la economía española presentó una capacidad de financiación de 2,3 mm de euros, inferior a los 4,1 mm registrados en junio de2019
Ampliar

En junio de 2020 la economía española presentó una capacidad de financiación de 2,3 mm de euros, inferior a los 4,1 mm registrados en junio de
2019

Avance mensual de la balanza de pagos

lunes 31 de agosto de 2020, 13:39h
La evolución de la capacidad de financiación sigue muy condicionada por el saldo del turismo, que en junio de 2020 registró un importe prácticamente nulo, frente al superávit de 5,2 mm de junio de 2019. id:62535

Según los datos estimados de avance, en junio de 2020, el saldo de las cuentas corriente y de capital (que determina la capacidad o necesidad de financiación de la nación) fue de 2,3 mm, importe inferior al observado en el mismo mes del año anterior (4,1 mm). El saldo de la balanza por cuenta corriente (que incluye los ingresos y pagos con el exterior por las exportaciones e importaciones de bienes y servicios y por las rentas primara y secundaria[1] ) fue de 2 mm, frente a los 3,8 mm de junio de 2019. Por componentes, el saldo de bienes y servicios fue de 2,5 mm, frente a los 4,9 mm del mismo mes del año anterior. El saldo del turismo pasó de los 5,2 mm de junio de 2019 a ser prácticamente nulo en junio de 2020 (0,02 mm), mejorando ligeramente respecto a los datos de abril y mayo meses en los que, debido al cierre de fronteras adoptado por la crisis sanitaria, tanto los ingresos como los pagos de esa rúbrica (y por lo tanto el saldo) fueron nulos[2] . Para el resto de bienes y servicios, las caídas fueron del 8,6% en las exportaciones y del 17,7% en las importaciones. Destaca una menor caída respecto al mes de mayo de este año cuando las tasas fueron del -33,7% para las exportaciones y del -38,9% para las importaciones. El déficit de las rentas primaria y secundaria fue de 0,5 mm, frente al de 1 mm alcanzado en junio de 2019. Por su parte, la cuenta de capital mostró un superávit de 0,3 mm.

En términos acumulados de 12 meses, en el mes de junio de 2020, el saldo de la capacidad de financiación alcanzó 20,2 mm, frente a los 27,6 mm acumulados en junio de 2019. En los mismos términos, el saldo de la cuenta corriente fue de 16,3 mm, inferior a los 21,4 mm de un año antes. El saldo acumulado de bienes y servicios alcanzó los 24,8 mm en junio de 2020, por debajo del registrado hasta el mismo mes del año anterior (32,1 mm).

En junio de 2020 el saldo de la cuenta financiera excluyendo el Banco de España mostró una salida neta de fondos de 10,1 mm. La mayor aportación a este saldo fue la de la otra inversión (que incluye, fundamentalmente, préstamos y depósitos) con un saldo positivo de 16,6 mm, resultado de un aumento de los activos (15,8 mm) junto con una ligera disminución de los pasivos (-0,8 mm). La inversión de cartera (que se materializa en valores negociables no incluidos en reservas ni en inversión directa) presentó un saldo de -8,1 mm, debido principalmente a un aumento de los pasivos (13,9 mm)[3] . La cuenta financiera del Banco de España frente al exterior registró un saldo neto de -7,2 mm.

En términos acumulados de 12 meses, en junio de 2020, el saldo neto de la cuenta financiera excluyendo el Banco de España fue de 46,7 mm, frente a los 39,4 mm registrados en junio de 2019. Este saldo refleja fundamentalmente el de la otra inversión, cuyo importe fue de 64,2 mm (destacando las inversiones netas en el extranjero de los residentes en España, que alcanzaron en el periodo los 67,5 mm, frente a los 70 mm acumulados hasta junio de 2019). Ese saldo positivo de la otra inversión se vio en parte contrarrestado por el de los derivados financieros (-15,5 mm) y por el de la inversión de cartera (-8 mm). La inversión directa mostró un saldo acumulado de 6 mm debido a un incremento de los activos superior al de los pasivos. El saldo acumulado de la cuenta financiera del Banco de España frente al exterior se situó en -38,9 mm.

[1] La renta primaria incluye rentas del trabajo, rentas de la inversión, impuestos sobre la producción y la importación y subvenciones. La renta secundaria, por su parte, incluye transferencias personales, impuestos corrientes, cotizaciones y prestaciones sociales, transferencias relacionadas con operaciones de seguros, cooperación internacional corriente y otras diversas.

[2] La finalización del estado de alarma no ha supuesto la supresión total de los controles de acceso a España, por lo que, aunque desde el día 21 de junio ya no está vigente, existen aún ciertas limitaciones. Tanto las excepciones que fijan las disposiciones en vigor (antes y después del 21 de junio) como la forma en la que se lleva a cabo la recogida de datos de la operación FRONTUR-EGATUR, fuente fundamental para los ingresos de turismo en la Balanza de Pagos, hacen necesario tener en cuenta lo siguiente. En primer lugar, durante el periodo del estado de alarma, el reducido volumen de ciertos flujos de viajeros y la imposibilidad de caracterizarlos adecuadamente desaconsejan su contabilización. En segundo lugar, el hecho de que únicamente se haya podido comenzar el trabajo de campo de la operación estadística antes mencionada desde el 15 de junio en las Islas Baleares y desde el 21 de junio en el resto del país ha determinado que se haya tenido que hacer frente a cierta falta de muestra en algunos estratos, que se ha suplido con los mecanismos habituales de complemento de muestra que tiene diseñada la propia metodología de esta operación estadística.

[3] Según el detalle por sector institucional, publicado en los cuadros 17.8 y 17.12 en la sección de estadísticas exteriores de la página web, el aumento de los activos de la otra inversión se materializó, sobre todo, en inversiones de las Otras instituciones financieras monetarias. En el caso de la inversión de cartera, excluido el Banco de España, el aumento de los pasivos se produjo principalmente en el sector de las Administraciones Públicas. En términos acumulados de 12 meses, en junio de 2020, el saldo neto de la cuenta financiera excluyendo el Banco de España fue de 46,7 mm, frente a los 39,4 mm registrados en junio de 2019. Este saldo refleja fundamentalmente el de la otra inversión, cuyo importe fue de 64,2 mm (destacando las inversiones netas en el extranjero de los residentes en España, que alcanzaron en el periodo los 67,5 mm, frente a los 70 mm acumulados hasta junio de 2019). Ese saldo positivo de la otra inversión se vio en parte contrarrestado por el de los derivados financieros (-15,5 mm) y por el de la inversión de cartera (-8 mm). La inversión directa mostró un saldo acumulado de 6 mm debido a un incremento de los activos superior al de los pasivos. El saldo acumulado de la cuenta financiera del Banco de España frente al exterior se situó en -38,9 mm.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios