www.economiadehoy.es
Revisa a la baja la previsión de la tasa de paro al 15,5% sujeta a la prórroga de los ERTES hasta el 31 de diciembre, entre otros factores

Revisa a la baja la previsión de la tasa de paro al 15,5% sujeta a la prórroga de los ERTES hasta el 31 de diciembre, entre otros factores

Observatorio Financiero del Consejo General de Economistas

viernes 30 de abril de 2021, 11:08h
El Consejo General de Economistas mantiene su previsión de crecimiento del 5,6% en 2021 y del 5,4% en 2022. id:71127
El IPC Armonizado ha tenido un incremento interanual del 1,9%, siete décimas respecto al mes anterior. Esto tiene un efecto en el comercio exterior, dado que se está perdiendo el diferencial de menor inflación que teníamos con la zona euro (1 punto en febrero y 0,1 en marzo), que, dada nuestra menor productividad, resta competitividad a las exportaciones.

OBSERVATORIO FINANCIERO

Los datos adelantados de contabilidad nacional correspondientes al primer trimestre publicados por el INE reflejan que el PIB se ha contraído en el trimestre el 0,5% debido fundamentalmente a las medidas adoptadas para contener los efectos que la tercera ola de la pandemia, que han tenido un efecto negativo tanto en la demanda interna como externa. La evolución de los principales indicadores ha sido la siguiente:

PRIMER TRIMESTRE 2021

Tasa variación Intertrimestral %

Tasa variación Interanual %

CONSUMO TOTAL

-0,6

-4,3

CONSUMO HOGARES

-1

-4

FORMACION BRUTA CAPITAL

-2,2

-5,9

EXPORTACIONES

-0,1

-9,5

IMPORTACIONES

-1,3

-5,2

Las expectativas respecto al trimestre actual están mejorando, pese a que abril ha estado afectado intensamente por las medidas de confinamiento, repercutiendo especialmente en el sector servicios. La contención de la “cuarta ola” y, sobre todo, que el ritmo de vacunación se esté aligerando –se espera que a comienzos del verano la población vacunada se acerque o supere el 50%–, hacen prever un crecimiento positivo en este trimestre, aunque leve. De recuperarse la movilidad de cara al verano, y confiando en una buena respuesta del turismo nacional y una aceptable respuesta del turismo extranjero, procedente sobre todo de Alemania, Reino Unido y Francia, se podría confiar en recuperar entre el 40% y el 55% del turismo, lo que garantizaría un rebrote de crecimiento en el tercer trimestre del año. En base a ello mantenemos nuestra previsión de crecimiento del 5,6% para 2021 y del 5,4% para 2022.

Hay que tener en cuenta que, en la Eurozona, los índices PMI de IHS Markit adelantados tanto en industria como en servicios comienzan a ser positivos. El índice de la actividad total se situó en 53,7 y el del sector servicios, que representa a una parte importante de la economía de la eurozona, subió al 50,3, registrando ambos su máxima de los nueve últimos meses.

La variación mensual estimada del IPC es de 1,2% en abril, siendo la tasa interanual del 2,2%, destacando la subida de los precios de la electricidad y el mantenimiento de los precios de los carburantes y combustibles. Por el contrario, la tasa de variación anual estimada de la inflación subyacente disminuye tres décimas hasta el 0,0%, más de dos puntos por debajo de la del IPC general. El IPC Armonizado ha tenido un incremento interanual del 1,9%, siete décimas respecto al mes anterior. Esto tiene un efecto en el comercio exterior, dado que se está perdiendo el diferencial de menor inflación que teníamos con la zona euro (1 punto en febrero y 0,1 en marzo), que, dada nuestra menor productividad, resta competitividad a las exportaciones.

Por otra parte, el retraso de la puesta en marcha de los fondos europeos de recuperación, que se prevé se reciban (de aprobarse los proyectos que se presenten) a finales de este año o hasta el próximo año, tendrá un impacto reducido en el PIB de 2021. No obstante sí debería agilizarse el proceso para que las CCAA asignen los 10.900 millones del programa React-UE que deben licitarse este año, y los 24.000 millones del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) , dado que el proceso podría ralentizarse debido a los requisitos burocráticos.

La EPA correspondiente al primer trimestre de 2021 ha situado el número de ocupados en 19.206.800, 137.500 personas menos que el año anterior. El empleo privado se ha reducido en 155.800 personas, situándose en 15.809.400 y el empleo público ha aumentado en 18.300, hasta 3.397.400. La tasa de paro se ha situado en el 15,98%. Los trabajadores acogidos a ERTEs se consideran como ocupados por lo que, en este sentido preocupa la finalización de los ERTES, dado que darían lugar a ERES y despidos, e incrementarían la tasa de paro actual, ya la más elevada de la UE. Ahora bien, si, como se está tratando, los ERTES se prorrogan hasta el 31 de diciembre como la moratoria concursal, unido a la inmunización conseguida gracias a la aceleración de la vacunación y la posibilidad de que los fondos europeos lleguen en el último trimestre y se consiga la reactivación del tejido productivo, este indicador podría evolucionar favorablemente, por lo que rebajamos nuestra estimación de la tasa de paro hasta el 15,5% a final de año.

En marzo, el avance de la deuda de las Administraciones públicas ha sido de 18.000 millones hasta alcanzar 1,366 billones de euros, que supone el 122% del PIB. Nuestra previsión es que se estabilice entorno al 122% a final de año mientras que el déficit se podría situar entre el 9 y el 10%, aunque lo que realmente preocupa es el déficit estructural de aproximadamente el 6%, que está desligado de la crisis.

La tasa de ahorro sigue aumentando. En 2020 supuso el 14,8% de la renta disponible, 8,5 puntos más que en 2019. En 2021 se espera que se siga incrementando aunque es de esperar que el ahorro ayude a la recuperación, no solo incrementando el consumo sino también la inversión, entre otras, a través del mercado de capitales.

Los presupuestos, que se elaboraron con una previsión de crecimiento del 9,8%, deben ajustarse al 6,5% estimado por el Gobierno. Este ajuste, en la medida de lo posible debería tender a corregirse con una contención del gasto y evitar aumentar los ingresos vía impuestos, dado que en la coyuntura de crisis actual, podría producir un efecto contrario: disminuir la recaudación. Se necesitan medidas contracíclicas como las emprendidas por la mayoría de los países de la UE, en las que de momento no consideran un aumento de impuestos en sus programas de salida de la crisis.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios