www.economiadehoy.es

"Será una batalla ardua para las empresas tecnológicas mundiales entrar en China"

Julie Dickson, Investment Director de Capital Group.
Ampliar
Julie Dickson, Investment Director de Capital Group.

OPINIÓN: Por Julie Dickson, Investment Director de Capital Group

miércoles 03 de junio de 2020, 11:13h
Hemos visto la alteración que el Covid-19 ha provocado en toda la industria. Se trata de algo que comenzó en China, debido a las interrupciones en la cadena de suministro principalmente en hardware, pero a medida que China recuperó la actividad, la pandemia se hizo global. id:59237
Ahora la industria de la tecnología se enfrenta a un problema aún mayor, la interrupción de la demanda mundial, especialmente en productos de consumo, a medida que el mundo entra en recesión.

Incluso con esta interrupción de la demanda, no estamos viendo mucho impacto en las empresas de semiconductores hasta ahora, pero esperamos que se produzca en la segunda mitad de 2020 debido al largo plazo de producción. También es importante considerar cómo se retrasarán los lanzamientos de nuevos productos, como el de los teléfonos móviles, como resultado de los confinamientos y las prohibiciones de viajar.

En lo que respecta a los sectores de Internet y el software, COVID-19 ha acelerado algunas tendencias que hemos experimentado en los últimos cinco a diez años, y que incluyen la adopción acelerada del comercio electrónico, los servicios de entrega de alimentos, el tiempo dedicado a las plataformas de vídeo online y la adopción de servicios basados en la nube. Es probable que esta aceleración en la adopción impulse la demanda de los centros de datos, lo que a su vez podría impulsar la demanda de semiconductores y potencialmente ayudar a compensar la debilidad de las aplicaciones relacionadas con el consumidor.

Muchas empresas de Internet en China han adquirido muchos nuevos usuarios en este período, por ejemplo, la generación más vieja que no había probado antes el comercio online lo está adoptando cada vez más. Dicho esto, las empresas de Internet que dependen en gran medida de los ingresos por concepto de publicidad se han visto afectadas, especialmente porque también han sufrido las pequeñas y medianas empresas que son importantes anunciantes.

Para el comercio electrónico, la mayor tendencia para 2020 es la transmisión en vivo. Esto es algo único en China y que probablemente se extenderá a otros países emergentes como los del sudeste asiático. La transmisión en vivo ya era popular antes de la COVID-19 en China, pero durante el cierre, los comerciantes en línea han adoptado cada vez más la transmisión en vivo. El "livestreaming" ha reducido el tiempo entre el estímulo del interés del cliente y la realización de una compra – ahora puede tomar sólo de cinco a diez minutos. Compárese con un viaje de consumo más tradicional; transcurre mucho tiempo entre el consumo de publicidad, la búsqueda de un producto en una tienda y la realización de una compra.

Con la COVID-19, también parece que el gobierno chino está empezando a reconocer plenamente el valor del pago por móvil. El ejecutivo del gigante asiático está muy interesado en exportar las tecnologías de sus empresas nacionales a otros países emergentes de Asia, sobre todo porque los billetes de banco se consideran ahora una fuente potencial de transmisión del virus.

Cuando se trata de la nube, en relación con EE.UU., China históricamente ha sido lenta en su adopción. Si bien se ha observado un rápido crecimiento de determinadas plataformas en la nube, éste está impulsado principalmente por las start-ups y las empresas de Internet y no por las empresas tradicionales como en EE.UU. Sin embargo, COVID-19 ha cambiado este panorama a medida que las compañías se dan cuenta de que las plataformas en la nube se convierten en la solución para operar de forma remota durante el cierre. En el pasado, muchas compañías se mostraban reacias a ajustar sus procesos de negocio, que requerían mucha mano de obra, pero ahora están considerando la transformación de los procesos de negocio. En China, las oportunidades domésticas siguen siendo enormes para el comercio electrónico y la nube.

Será una batalla ardua para las empresas tecnológicas mundiales entrar en China, ya que son fuertes en su mercado local y ya han dado forma al comportamiento de los usuarios. Por el contrario, algunas empresas chinas tienen ambiciones globales mientras que otras pueden estar mejor posicionadas para servir a los mercados emergentes. Es probable que haya un escrutinio cada vez mayor si las empresas tecnológicas chinas buscan adquirir empresas en los Estados Unidos y Europa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios