www.economiadehoy.es
De izqda. a dcha.: Brad Olalde y Steven Sperry, Capital Group.
Ampliar
De izqda. a dcha.: Brad Olalde y Steven Sperry, Capital Group.

Cinco tendencias tecnológicas que no debemos perder de vista en el mundo post-COVID

OPINIÓN: Por Brad Olalde, especialista de productos de inversión y Steven Sperry, gestor de productos de inversión de Capital Group

martes 24 de noviembre de 2020, 19:13h
La adaptación de las compañías y los consumidores al nuevo mundo creado por la pandemia del COVID-19 ha acelerado diversas tendencias en tecnología. id:65468
En este artículo analizaremos cinco tendencias que nuestros analistas vigilan de cerca.
  1. El modelo de suscripción se está convirtiendo en la norma a medida que aumenta la computación en la nube

La computación en la nube es un fenómeno que se ha generalizado progresivamente en los últimos años. Una de las consecuencias de la migración a la nube es que mientras que el «software» antes era un producto con un enfoque genérico que se lanzaba por ciclos, ahora es un conjunto de soluciones personalizadas y basadas en la nube en constante evolución. Para que les sea rentable, las compañías lo adquieren a través de modelos basados en suscripciones, por lo que los desarrolladores ahora pueden diseñar productos mejor adaptados a los clientes, además de crear una base de suscriptores estable y aumentar la eficiencia y la productividad. Para los proveedores de «software», esto se traduce en un flujo recurrente de ingresos que es más estable y razonable que los ciclos de inversión en activos fijos que se daban cada pocos años.

La modalidad de computación en la nube con más rápido crecimiento es la de la infraestructura como servicio (IaaS, por sus siglas en inglés), que atañe a los recursos alojados en la nube que permiten a los establecimientos crear y gestionar servidores, redes, sistemas operativos y almacenes de datos. La popularidad de la IaaS nace de la capacidad de las compañías para administrar sus necesidades e infraestructura de «software» a medida que crecen. Mejor aún, las compañías pueden gestionar sus necesidades de hardware sin tener que hospedar ningún componente de la infraestructura. Los mayores proveedores de informática en la nube (Amazon Web Services [AWS] de Amazon, Microsoft Azure y la plataforma Google Cloud) son archiconocidos. La informática en la nube no era el negocio principal de ninguna de estas tres entidades, pero su crecimiento en esta área ha sido enormemente lucrativo para su cotización en bolsa y probablemente siga siendo un motor del crecimiento.

La otra área de rápido crecimiento es el «software» como servicio (SaaS, por sus siglas en inglés). El SaaS alude al «software» basado en la nube que otro proveedor hospeda de forma virtual, puede comprarse a través de un modelo basado en suscripciones y se entrega por Internet. El SaaS es el servicio en la nube más común y suele ser accesible a través de cómodas plataformas digitales con las que tanto los empleados como las compañías pueden acceder fácilmente a herramientas que mejoran la productividad.

En este sentido, Adobe, un líder del sector en soluciones de marketing digital a través de su Creative Cloud, es otro caso interesante en la evolución del «software» como servicio. La compañía fue capaz de reducir la ciclicidad de sus ingresos (anteriormente ligados a volubles presupuestos de marketing) mediante la adopción de un modelo basado en suscripciones y en la nube destinado a sus servicios de «software» creativo como Photoshop e Illustrator. Si Adobe es una marca asociada a la creatividad, el renombre de Autodesk en el sector de la arquitectura, la construcción y el diseño industrial no es menor. Esta compañía ha adoptado un modelo de suscripción que podría beneficiar a la entidad a largo plazo, a medida que siga ofreciendo soluciones de «software» para los sectores a los que atiende.

Si cambiamos de tercio nos encontramos con Workday, que se enmarca en el ámbito de los recursos humanos, las nóminas y el capital humano, y está cambiando el modo de gestionarlos dentro de una compañía mediante soluciones de «software» basadas en la nube, aplicadas a finanzas, nóminas, gestión de tiempo y contratación de personal. En el sector de los servicios de comunicación hay compañías como RingCentral, que ofrece servicios de comunicación basados en la nube gracias los que las compañías pueden migrar todas sus interacciones de audio y vídeo a una única plataforma digital.

La tecnología financiera y el comercio electrónico son otras áreas listas para la computación en la nube, una tendencia que ha beneficiado a Shopify. Esta compañía ofrece herramientas para crear tiendas de comercio electrónico que prestan todo tipo de servicios, desde diseño de páginas web hasta lanzamiento de campañas de «marketing», pasando por el envío de productos, el tratamiento de pagos y las soluciones para comercios. Gracias todo esto, incluso los vendedores más pequeños pueden migrar sus negocios al entorno digital y se les ofrece la oportunidad de prosperar en tiempos de distanciamiento social.

  1. Digitalización del entretenimiento: El «streaming» y los videojuegos encabezan la transformación

Cabe prever que se mantenga la demanda de entretenimiento digital, que se aceleró cuando se impusieron confinamientos en todo el mundo con motivo del COVID-19, a medida que se consolidan los hábitos de los consumidores de contenido audiovisual. Netflix ganó más de 26 millones de nuevos abonados en el primer semestre de 2020, lo que eleva el total mundial de abonados a más de 193 millones. La entidad también gastó más de 15.000 millones de USD en contenido en 2019, lo que la catapultó al tercer puesto entre productoras y proveedores de contenido en «streaming». Si la compañía registra una tasa de crecimiento del gasto superior al 10% en 2020, tal y como se prevé, podría ampliar la brecha que la separa de muchos competidores, tanto en los medios tradicionales como en la oferta de «streaming», en términos de contenido original. Sin embargo, es probable que la COVID-19 haya retrasado esta nueva victoria.

Durante los confinamientos también se disparó el número de jugadores por Internet. Las compañías de videojuegos se beneficiaron del repunte de la demanda, similar a la que suele producirse en periodos de vacaciones. Twitch, la plataforma de retransmisión de videojuegos en directo de Amazon, experimentó un crecimiento interanual del 100% en horas visualizadas en abril hasta alcanzar los 1.650 millones. Es una cifra aún mayor que el promedio mensual de 1.600 millones de horas visualizadas que se registró durante la temporada de la Liga Nacional de Fútbol Americano de 2018. Twitch también alcanzó una cifra récord de usuarios simultáneos (4,3 millones).

Estos excelentes resultados se extendieron también a otras plataformas de videojuegos. La compañía china Tencent (la mayor compañía de videojuegos del mundo en términos de facturación) alcanzó una cifra récord de gasto diario y usuarios activos diarios (DAU, por sus siglas en inglés) en relación con sus juegos Honor of Kings y Peacekeeper Elite (que, en total, suman aproximadamente 200 millones de DAU) durante el Año Nuevo chino. En marzo, Nintendo registró unas ventas récord de consolas Switch, al tiempo que Steam alcanzó una cifra récord de jugadores simultáneos (24 millones).

Si tomamos a China como guía de tendencias futuras, el número de usuarios diarios específicos de Tencent descendió cuando los empleados regresaron al trabajo. Lo más curioso, sin embargo, es que, a día de hoy, se sigue dedicando más tiempo a los juegos que antes del estallido del COVID-19. Las personas que durante los confinamientos provocados por el coronavirus invirtieron más tiempo y dinero de lo normal en sus juegos han seguido jugando, incluso tras volverse a permitir las actividades al aire libre, en la calle y en establecimientos. También existe un elemento social vinculado a los juegos, especialmente en dispositivos móviles, que ha reforzado su atractivo permanente, tanto durante como después del periodo de confinamiento.

Los juegos siguen siendo una de las formas más baratas de entretenimiento de los consumidores, además de albergar un gran potencial para captar una mayor cuota de gasto discrecional. Por otro lado, varios analistas auguran que la migración hacia el entretenimiento digital puede mejorar la rentabilidad operativa de los propietarios de contenidos. Ahora bien, las plataformas de juegos en la nube, que brindan acceso a cualquier juego, en cualquier parte y en cualquier dispositivo, se han revelado como la próxima gran novedad en videojuegos, lo que nos lleva a evaluar continuamente a las compañías susceptibles de beneficiarse de esta migración.

  1. El distanciamiento social está acelerando la acogida de nuevas tecnologías en sectores de servicios

El distanciamiento social está acelerando la adopción de nuevas tecnologías, especialmente en los sectores de servicios. Los que se apresuraron a adoptarlas se situaron en mejores condiciones para capear los periodos de confinamiento impuestos en marzo. Un buen ejemplo es Domino’s Pizza, que sabe cómo aprovechar los recursos que brinda la tecnología. La entidad fue pionera en adaptar tecnologías de digitalización, como la realización de pedidos desde una aplicación móvil, el seguimiento digital, la creación de perfiles de usuarios y los pedidos por voz. El negocio digital de este fabricante de pizzas ha crecido vertiginosamente y ahora representa alrededor del 65% de sus pedidos. Este sistema ha ido atrayendo a nuevos usuarios que la compañía puede fidelizar. Incluso las compañías de comida rápida como McDonald's están recurriendo a plataformas de reparto (p. ej., UberEats) y migrando hacia un modelo de reparto a domicilio, sin abandonar sus tradicionales servicios de restaurante y pedidos desde el coche.

Análogamente, en el área de alimentación, un sector que factura casi 700.000 millones de USD al año en Estados Unidos, las compañías de tecnología y comercio electrónico están transformando el panorama a través de ofertas que incluyen productos y servicios innovadores. Amazon compró WholeFoods en 2017 y, posteriormente, expandió el negocio de reparto de alimentos gracias a su ingente clientela real, que excede los 110 millones de miembros Prime en EE.UU. Gracias a ello, el gigante de comercio electrónico obtuvo una mejor posición para atender el aluvión de demanda de comida por Internet que sobrevino con la pandemia. Las ventas de comida por Internet que registró Amazon en el segundo trimestre de 2020 se triplicaron con respecto al mismo periodo del año anterior. Aunque el acelerado ritmo del cambio se debe esencialmente a las medidas de distanciamiento social impuestas en muchas ciudades y estados a comienzos del año, esta transformación sigue siendo una tendencia positiva para un sector que, hasta ahora, apenas se concebía fuera de los establecimientos tradicionales.

Ocado, con sede en el Reino Unido, también encarna la innovación en la industria de alimentación. Esta entidad, originalmente un negocio de reparto de menús por Internet, ha ampliado sus competencias en «software» para comercios electrónicos, robótica y gestión de almacenes, a fin de crear alianzas internacionales que amplían su presencia digital y su capacidad de reparto ante algunos de los principales minoristas del mundo. Para ello, Ocado ha tenido que crear centros especializados de atención al cliente (basados en su tecnología automatizada) para diversos socios, entre los que figuran Kroger, en EE.UU., Casino, en Francia, y Aeon, en Japón. Gracias a su inversión periódica en tecnología durante los últimos años, Ocado empezó a cosechar beneficios en cuanto los consumidores aceleraron la adopción de las compras de comestibles por Internet. A finales de mayo la compañía registró un aumento de las ventas del 40% con respecto al año anterior y también tiene una lista de espera de clientes para prestarles servicio en su mercado nacional.

  1. Los sectores poco tecnológicos también están aumentado el uso de las nuevas tecnologías

Un buen ejemplo de la expansión de tecnología en un sector tradicionalmente poco tecnológico es la gestión de residuos. El software de optimización de rutas, los camiones automatizados y la robótica se emplean cada vez más para obtener mayores eficiencias operativas y de capital. Tradicionalmente, la industria del tratamiento de residuos apenas estaba tecnologizada; todo lo que se requería era un conductor y un camión. Era frecuente utilizar mapas en papel y guiarse por las rutas que se trazaban en ellos. Sin embargo, en los últimos años, la tecnología ha inducido cambios significativos en los modelos operativos de las compañías, lo que ha supuesto una reducción de los costes y un incremento de los puntos de contacto con los clientes, así como un aumento cada vez mayor en la retención y captación de ingresos.

Entre los ejemplos de esta implantación de tecnología cabe destacar los siguientes:

  • Software de optimización de rutas: El efecto más importante se aprecia en la eficiencia en términos de flota, combustible y conductores. Esto, unido a la incorporación de una cámara a bordo, ha promovido mejoras significativas en el modelo de negocio. Ha redefinido las obligaciones de los conductores, ya que las marcas de tiempo y las fotografías no dejan lugar a dudas en caso de que se pase por alto una recogida de basuras, y ha agilizado los cambios de turno entre los conductores y sus relevos.
  • Herramientas o aplicaciones de interacción con clientes: Al modernizar la comunicación con los clientes y ofrecerles la emisión de facturas sin contratiempos, el sector de la gestión de residuos no solo ha incrementado las tasas de retención, sino que ha reducido su dependencia de las centralitas y ha creado una experiencia de compra más fácil (similar a los cambios implantados por las aerolíneas).
  1. La automatización de las fábricas y cadenas de suministro va en aumento

China es desde hace tiempo el centro de fabricación predominante para la economía mundial. Sin embargo, el encarecimiento de la mano de obra observado durante la pasada década, combinado con las tensiones comerciales con Estados Unidos y la rigurosidad de las restricciones a los desplazamientos como consecuencia de la pandemia ha llevado a algunas multinacionales a examinar la concentración de sus cadenas de suministro y buscar fórmulas para diversificar.

A medida que las compañías crean nuevas fábricas y modernizan las que ya tienen, es probable que la automatización cobre impulso. Las compañías de automatización japonesas como Keyence y SMC podrían ser las principales beneficiarias de esta tendencia, ya que ambas tienen presencia internacional, unas sólidas posiciones en el sector y abundante tesorería en sus balances para poder afrontar una contracción prolongada de la actividad. Por otro lado, Keyence cuenta con una diversa oferta de productos, desde sensores hasta equipos de visión artificial e impresoras 3D, los cuales podrían ayudar a potenciar la automatización en muchas industrias distintas. La presencia internacional de SMC podría proporcionarle ventaja mientras sus clientes tratan de construir nuevas fábricas para diversificar sus cadenas de suministro.

Conclusión

Desde la perspectiva a largo plazo, el COVID-19 ha ampliado la «brecha» al fortalecer la posición competitiva de muchos líderes del mercado con gran escala, relaciones dominantes y sólidas capacidades digitales. No obstante, los operadores especializados más pequeños han ganado notoriedad al incrementarse la demanda de sus servicios. Aunque la propagación del COVID-19 ha provocado que muchas compañías echen el freno al gasto en TI, también ha creado una necesidad imperiosa permanente en las compañías que les ha llevado a acelerar sus iniciativas de transformación digital.

Estas transformaciones se producen tanto dentro como fuera del sector tecnológico. A continuación indicamos las principales tendencias que, a nuestro juicio, cobrarán impulso aun cuando regresemos a un mundo poscoronavirus más normal: 1. La migración hacia la computación en la nube; 2. La digitalización del entretenimiento y la expansión de los videojuegos en Internet; 3. La adopción de las nuevas tecnologías en sectores de servicios; 4. La implementación de soluciones tecnológicas para mejorar la logística en sectores más rudimentarios; y 5. La automatización de las fábricas a medida que la manufactura se diversifica más allá de China.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios