www.economiadehoy.es

Su guía para la inversión de impacto

Pascal Dudle, Vontobel AM.
Ampliar
Pascal Dudle, Vontobel AM.

OPINIÓN: Por Pascal Dudle, Head of Listed Impact, Portfolio Manager, Vontobel AM y Elena Tedesco, Portfolio Manager, Vontobel AM

jueves 19 de agosto de 2021, 11:41h
Las carteras de los gestores de activos están repletas de los llamados productos sostenibles, y hay buenos motivos para ello. id:75109
Elena Tedesco, Vontobel AM.
Ampliar
Elena Tedesco, Vontobel AM.
A juzgar por el enorme crecimiento de este segmento de renta variable, los inversores se han volcado de lleno en lo “verde”. Su entusiasmo es comprensible. ¿Quién no quiere hacer una inversión que promete no solo rentabilidad sino, también, dejarte con la conciencia tranquila?

La creciente popularidad de este subsegmento ha generado multitud de productos que llevan con orgullo la etiqueta de “sostenibilidad”. Pese a los esfuerzos realizados para ayudar a los inversores a distinguir entre lo que es verde y lo que no, especialmente en Europa1, resulta a veces difícil atravesar la jungla de conceptos y términos sostenibles. ¿Cuál es, por ejemplo, la diferencia exactamente entre microfinanciación e inversión de impacto en mercados financieros, cuando el objetivo último de ambas es conseguir un efecto social beneficioso? Aunque la respuesta en este caso es relativamente sencilla – la primera se caracteriza por estar dirigida a proyectos concretos, a menudo financiados con fondos privados, y la segunda tiene como objeto conseguir un impacto positivo a través de la participación en el capital de empresas que cotizan en bolsa – pocas personas disponen del tiempo y los recursos suficientes para estudiar con detenimiento los folletos informativos, las carteras de los fondos de inversión y las actas de las votaciones de las empresas y conocer así todas las diferencias entre ellas. Los gestores de activos deben aumentar la transparencia y mejorar la forma en que comunican lo que hacen.

El arte de invertir en impacto

Como regla general, los inversores de impacto buscan un doble dividendo: obtener un rendimiento financiero y, además, generar beneficios sociales y medioambientales. La mayoría de los gestores de activos están encantados de servir de vía de entrada a este mercado, pero no todo lo que se ofrece en él cumple con la consigna de ayudar a mejorar el mundo además de conseguir un rendimiento económico. Los más críticos han señalado que algunos gestores de activos prometen más de lo que cumplen.2 Por tanto, el arte de invertir en impacto consiste precisamente en la búsqueda activa de lo que es verdaderamente sostenible, en contra de la crítica de greenwashing. 3

¿Qué mecanismo hay detrás de la inversión de impacto?

Los primeros pasos por la senda del impacto llevan normalmente a los inversores a alguno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas. Por muy poco concretos que parezcan (“Ciudades y comunidades sostenibles”, “Acción por el clima”), hacen referencia a los retos más acuciantes a los que se enfrenta el mundo. Con el fin de contribuir al cumplimiento de algunos de estos ODS, cientos de empresas están desarrollando los productos y servicios necesarios y sus acciones encajan especialmente bien en una cartera de impacto.

¿Qué sigue a continuación? Existen guías diseñadas para ofrecer una base sólida para los inversores que deseen generar impacto. La Global Impact Investing Network (GIIN)4 , por un lado, y la Corporación Financiera Internacional (IFC)5 – la división dedicada a inversiones del Banco Mundial – por el otro, han establecido los siguientes principios, en gran medida coincidentes:

  1. Intencionalidad en la inversión de impacto
    El proceso de inversión se pone en marcha definiendo los objetivos de impacto que han de encontrarse en la misión de la empresa en la que se va a invertir. Estos deben incluir contribuir positivamente a la sociedad y el medio ambiente en consonancia con alguno de los 17 ODS de Naciones Unidas u otros objetivos ampliamente aceptados.
  2. Búsqueda de retornos financieros
    Además de conseguir el efecto deseado, los inversores de impacto buscan una rentabilidad sobre el capital invertido, que podrá ser por debajo de mercado a rendimientos iguales o superiores a los de mercado. Esto es lo que diferencia la inversión de impacto de la filantropía, que se centra exclusivamente en el cambio social o medioambiental, sin buscar un rendimiento financiero.
  3. Inversión en diferentes clases de activos
    Pueden encontrarse numerosas oportunidades en las diferentes clases de activos, desde instrumentos de renta variable y renta fija fuera de mercados bursátiles hasta acciones que cotizan en bolsa y “bonos verdes”.
  4. Gestión y medición del impacto
    Definir indicadores de acuerdo con las intenciones y medir posteriormente cada objetivo cumplido e informar de los resultados.

En un mundo que se enfrenta a numerosos problemas de sostenibilidad, creemos que los inversores deben buscar que sus estrategias generen unos efectos de sostenibilidad cuantificables además de la rentabilidad de sus inversiones y esperar que el poder de invertir a largo plazo en una estrategia así sea superior a invertir en un único valor “verde”.

Referencias

[1] El reciente Reglamento de la UE sobre la divulgación de información relativa a la sostenibilidad en el sector de los servicios financieros requiere a los participantes en el mercado financiero y los asesores financieros mucha mayor transparencia en la promoción de productos financieros basados en criterios de sostenibilidad o en los objetivos sostenibles que persiguen. También los gestores de activos especializados en impacto deberán proporcionar información detallada sobre las políticas y los objetivos incluidos en sus procesos de inversión y hasta qué punto sus productos cumplen realmente lo que afirman en su publicidad.

[2] Son frecuentes las preguntas sobre la efectividad del enfoque de impacto. El importante periódico suizo Neue Zürcher Zeitung, por ejemplo, expresaba hace poco sus dudas sobre el efecto positivo adicional que podría tener que la inversión en acciones “sostenibles” a través de gestores de activos con enfoque de impacto frente a la inversión directa de un inversor particular. Puede leerse en “Greenwashing wird für Anleger zunehmen zum Ärgernis”, Neue Zürcher Zeitung, 19 de julio de 2021.
[3] El regulador financiero alemán, BaFin, trató recientemente el problema del greenwashing. En su circular 13/2021 especificó los límites máximos al porcentaje de ventas obtenidas de empresas del sector del carbón, por ejemplo, que pueden formar parte de carteras “verdes” de gestoras de activos.
[4] La Global Impact Investing Network, foro de inversores de impacto, tiene como finalidad facilitar el intercambio de las mejores prácticas entre sus miembros y dar a conocer enfoques innovadores de inversión. GIIN elabora también herramientas y estadísticas sobre inversión de impacto.
[5] IFC, “Investing for Impact: Operating Principles for Impact Management”, 2019.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios