www.economiadehoy.es

Tokio: Aquí sí hay playa

Hachijojima Island (Izu Islands).
Ampliar
Hachijojima Island (Izu Islands).
domingo 09 de mayo de 2021, 09:46h
Tokio también cuenta con un grupo de 11 islas intactas con playas tropicales, volcanes, bosques y diversidad cultural para soñar con ese verano diferente. id:71443
Sí, Tokio, la capital de Japón, también tiene playa. A pesar de ser una característica que no es conocida por todos, cuenta con las islas Izu y Ogasawara, un total de 11 ínsulas intactas donde se pueden encontrar aventura sin fin y diversidad cultural en un paisaje lejos de las clásicas luces de neón y bullicio urbano y marcado por playas tropicales de arena blanca, volcanes creadores de paisajes escarpados y montañas cubiertas de bosque.

Subir a montañas volcánicas, explorar los coloridos arrecifes de coral y la vida marina de las islas, experimentar su cultura única y relajarse en playas de arena blanca y aguas azules cristalinas son algunas de las atractivas experiencias para disfrutar en este conjunto de islas.

El visitante puede conocer desde el salvaje paisaje de Oshima o el misterio de la más remota y topográficamente más interesante isla del archipiélago de Izu, Aogashima, que permite descubrirse a vista de pájaro en helicóptero; además de bucear con delfines en la isla de Toshima, de naturaleza frondosa y aventura al aire libre a unas dos horas y media al sur de Tokio en ferry de alta velocidad; practicar montañismo o esnórquel en la isla de Kozushima, destino ideal para familias; u observar aves en Miyakejima.

Por su parte, Niijima y Shikinejima son islas naturales de Tokio que se caracterizan por los colores de sus aguas cristalinas, la naturaleza que las rodea y las variadas actividades que se pueden realizar en su entorno. Se encuentran a 160km al sur de la capital y se puede llevar a ellas en tan solo 35 minutos por avión, desde el Aeropuerto de Chōfu, o por mar en ferry rápido desde el embarcadero de Takeshiba en unas 2 horas y media. Además, también están comunicadas entre sí por el ferry Nishiki con un corto trayecto de 10 minutos.

También puede convertirse en una experiencia puramente tokiota acercarse a la diminuta isla de Mikurashima, de tan solo 20 kilómetros cuadrados y una población de menos de 400 habitantes, y disfrutar de su belleza natural, nadar con delfines y subir al monte volcánico de Oyama. Los que prefieran relajarse, un paraíso subtropical y los complejos de fuentes termales (onsen) esperan en Hachijojima, mientras que los amantes del buceo podrán bucear por los restos del Hinko-maru, un buque de guerra hundido o admirar las impresionantes vistas del Parque Ogamiyama en la pequeña isla de Chichijima (islas Ogasawara), que puede explorarse en un día.

Escalar el punto más alto del archipiélago de Ogasawara, el monte Chibusayama; contemplar bellas puestas de sol en el cielo y arrecifes de coral en el mar y observación de delfines son solo algunas de las actividades para disfrutar de la isla de Hahajima, una de las dos únicas islas habitadas del archipiélago de Ogasawara, a más de 1.000 km al sur del centro de Tokio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios