www.economiadehoy.es
Filip Luc, Head of Private Banking Investments en SYZ.
Ampliar
Filip Luc, Head of Private Banking Investments en SYZ.

Actualización del mercado de gestión de carteras discrecionales

OPINIÓN: Por Filip Luc, Head of Private Banking Investments en SYZ

martes 25 de febrero de 2020, 19:29h
¿Qué pasó el 24 de febrero de 2020? id:55689
Las acciones de EE.UU. cayeron bruscamente el lunes con el S&P 500 (-3,35%) registrando su peor día desde diciembre de 2018 y el Stoxx Europa 600 cayó un -3,79%. El aumento de los casos de COVID-19 (coronavirus) fuera de China alimenta la preocupación de que pueda transformarse en una pandemia mundial. El número de casos en todo el mundo llegó a 80.000 y la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó los nuevos casos de "profundamente preocupantes", pero aún no de pandemia. Corea, Irán e Italia informaron de nuevos casos. En respuesta, las autoridades de Corea del Sur elevaron el nivel de alerta a "rojo" (el más alto) por primera vez en un decenio, ampliaron las pruebas de detección e impusieron restricciones más estrictas a los viajes.

Los sectores más afectados fueron el de los viajes y el de la energía, mientras que los sectores sensibles a las tasas de interés, como el de los bienes raíces y el de los servicios públicos, tuvieron un rendimiento superior. Los bancos también se vieron afectados negativamente por la fuerte disminución de las tasas a largo plazo, mientras que algunas acciones de alto vuelo (principalmente las empresas de tecnología de la información) sufrieron por la obtención de beneficios. A los cielos seguros les fue bien, ya que el Tesoro de los 10 años de EE.UU. cayó por debajo del 1,4% y el oro cerró la sesión en 1'660 dólares (el máximo de los últimos 7 años).

Nuestras opiniones

Consideramos que a medida que COVID-19 se extiende fuera de China, en particular en el norte de Italia (centro industrial) y en Corea (gran exportador neto), el problema corre el riesgo de pasar de ser un problema de producción y consumo chino a uno verdaderamente mundial. Esto podría ejercer una fuerte presión a la baja sobre el crecimiento económico mundial. En la actualidad no es posible evaluar el resultado final ya que los datos de contaminación son muy volátiles.

Sin embargo, también hay varios elementos que debemos tener en cuenta: en primer lugar, antes del brote del virus, la economía mundial estaba mejorando, extendiendo la tendencia alentadora del cuarto trimestre del año pasado. Por lo tanto, la crisis del virus golpeó en un momento de impulso positivo. En segundo lugar, China está utilizando todas las palancas económicas posibles para suavizar el golpe para su economía, como las inyecciones masivas de liquidez. En menor medida, es probable que todos los bancos centrales del mundo desarrollado y emergente mantengan o incluso refuercen su postura general de apoyo en 2020. Por último, el consumo de los hogares, principal impulsor del crecimiento del PIB en las economías desarrolladas sigue estando respaldado por un desempleo bajo y en descenso, el aumento de los precios de los activos y el crédito barato. Todos esos elementos son factores positivos que deberían contener o mitigar los efectos del brote del virus en la actividad económica mundial.

Hemos reducido nuestra preferencia por las acciones europeas, que es una economía muy dependiente del comercio. Además, hemos mantenido la exposición a las acciones estadounidenses, ya que los Estados Unidos deberían ser más inmunes debido a su mayor mercado interno, su menor sesgo sectorial cíclico y unas autoridades que pueden actuar más rápidamente que en Europa.

Conclusión

En la cartera de nuestros clientes, ya hemos reducido el riesgo a principios de febrero, ya que consideramos que el mercado era demasiado complaciente con el impacto económico del brote de COVID-19 en China.

Ahora estamos siguiendo de cerca la situación y estamos preparados para actuar en caso de que el virus se siga propagando por todo el mundo, reduciendo las posiciones netas de acciones. Todavía hay un gran grado de incertidumbre en torno al virus, y nadie sabe cómo va a resultar esto en última instancia.

La gran pregunta es si lo que sigue será más bien un rebote económico en forma de V, de U o de L. Consideramos que el escenario central sigue siendo una recuperación en forma de V, pero reconocemos que la probabilidad de una recuperación en forma de U, es decir, un impacto negativo más duradero, ha aumentado significativamente durante la última semana a medida que el virus se propaga por todo el mundo.

Seguimos centrándonos en la gestión de riesgos y nos esforzamos por buscar el equilibrio adecuado entre la gestión de los riesgos a la baja y el mantenimiento del potencial alcista.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios