www.economiadehoy.es

Amazon Echo (Alexa), el altavoz inteligente preferido por los usuarios

Amazon Echo (Alexa), el altavoz inteligente preferido por los usuarios
Ampliar
sábado 15 de junio de 2019, 09:33h
Hace poco más de un año, muy poca gente sabía de la existencia de los altavoces inteligentes en España, pero desde que Amazon hizo su despliegue en nuestro país, parece que este utensilio se integró con total naturalidad en muchos de los hogares, pese a que Google se posicionó anteriormente en el mercado con su Google Home, aunque no tuvo tanto impacto como el gigante del ecommerce. id:46486
Amazon Echo (Alexa), el altavoz inteligente preferido por los usuarios
Ampliar
A partir de aquí, son muchas las compañías que ven la oportunidad de posicionarse y ofrecer servicios a través de estas interfaces, aunque pueda parecer que el estado de madurez sea todavía bajo.

Legridd, agencia especializada en el diseño de servicios e interfaces conversacionales ha realizado un pequeño estudio que formará parte de uno más completo donde el objetivo es entender cómo utilizan los usuarios los altavoces inteligentes, y poder identificar que oportunidades hay para integrar los servicios a través de estas nuevas interfaces de voz.

Para ello, hace algo más de un mes se puso en marcha una encuesta para hacer balance de la experiencia de uso de los altavoces inteligentes en los hogares. La encuesta se realizó a 117 personas, durante febrero y marzo, que se seleccionaron mediante un muestreo de bola de nieve por redes sociales. Es un estudio con el objetivo de conocer las tendencias entre internautas sin buscar que los datos sean extrapolables al conjunto de la población.

En esta primera aproximación el objetivo era extraer información acerca de si los altavoces inteligentes están o no extendidos en el mercado, su grado de madurez, y para qué utilizan realmente estas herramientas así como la percepción que tienen de ellas.

“La idea es que, a partir de este pequeño estudio, podamos profundizar aún más sobre los modelos de interacción, aplicativos, sectores, etc..”

Previo a este estudio ya se habían estado analizando datos de EEUU, que es el país con mayor número de usuarios de estos dispositivos y después de realizar esta pequeña encuesta parece que estamos en un estado de madurez similar a EEUU hace un par de años.

Como era de esperar, el estudio arroja datos y reflexiones muy interesantes, algunas de las que os contamos a continuación.

Amazon Echo es el preferido de los usuarios

El 42,4% de las personas encuestadas tiene altavoces inteligentes. Un porcentaje elevado que adquiere más importancia si se suma a aquellas personas que están abiertas a tener un altavoz (41,4%).

Los datos son consistentes con otros estudios, y muestran una tendencia clara: los altavoces inteligentes se han instalado entre las preferencias de personas con un perfil digital medio o alto en el segmento de 35–54 años. Alexa es claramente el que ha tenido más penetración: 6 de cada 10 hogares con altavoces han optado por el dispositivo de Amazon.

Los hogares ya cuentan con un ecosistema tecnológico y lo han integrado como uno más

Otra pregunta fundamental a la hora de abordar el impacto de los era conocer qué posición habían tomado los altavoces en los hogares. ¿Han sido un objeto de consumo o regalo impulsivo que ha quedado arrinconado en el algún lugar de la casa con un uso anecdótico?

Los datos muestran que se han integrado con facilidad en el ecosistema tecnológico de los usuarios, como demuestra que sólo el 8,2% afirma que no lo utiliza Nunca o Casi nunca, frente al 36,7% que lo utiliza varias veces al día.

Son una novedad, pero se les da un uso básico

Este dato es el que nos impacta más a la hora de pensar en diseño de servicios integrados en este tipo de interfaces, pues el uso principal que se le da al altavoz es para escuchar música, poner alarmas, solicitar información del tiempo, escuchar recetas,... y ninguno utiliza funcionalidades que ya están en el mercado como la Skill de Domino’s Pizza, o EVO Assistant.

Por tanto, a día de hoy, el valor añadido de los altavoces hay que buscarlo en aspectos como la eficiencia y una experiencia de uso más natural sin que medien pantallas.

Dispositivos con “falsa apariencia de facilidad”

Los usuarios afirman que los altavoces son muy fáciles de utilizar. La posibilidad de realizar búsquedas con algo tan natural como el habla, supone un claro valor añadido en este sentido. Pero en el fondo, los usuarios perciben un claro margen de mejora en la usabilidad de estos dispositivos. Observan que tienen una clara dificultad para interaccionar con ellos, principalmente porque nos les entienden cuando hablan, y tienen que adaptar su lenguaje para hacerse entender.

Esto se denomina “falsa sensación de facilidad” en la que la percepción de que el uso del dispositivo es sencillo convive con una clara sensación de que tienen un claro margen de mejora en términos de eficiencia y eficacia de uso.

Hay que destacar que de manera proactiva, todos los usuarios indican que una de las cosas que más les emociona de este tipo de productos es que ven que mejora cada día, y ellos lo ven como algo muy positivo. Cada vez les entiende mejor y esta dimensión emocional que genera engagement con el dispositivo es fundamental para su uso en el futuro: les satisface ver que tiene comportamientos parecidos a los humanos.

Como se puede observar, todavía tienen mucho recorrido de mejora y evolución, pero está claro que los altavoces inteligentes se han convertido en uno más de la familia y han venido a quedarse. Ahora les toca a agencias como Legridd ayudar a las compañías a adaptar y diseñar los servicios a este nuevo modelo de interacción.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.