www.economiadehoy.es

Cómo ahorrar calefacción en invierno

Cómo ahorrar calefacción en invierno
Ampliar
lunes 16 de diciembre de 2019, 10:45h
El invierno es la época del año en la que la factura del gas puede experimentar una mayor subida debido al uso de la calefacción del hogar. No en vano, según las últimas estimaciones de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el gasto en calefacción durante la estación invernal supone hasta el 46% de la factura energética de una vivienda. id:53291
Es por esta razón por la que muchas personas deciden prestar un poco más de atención a las diferentes tarifas de gas natural que nos ofrece el mercado. De entre todas ellas (tarifa fija, variable o mini), lo ideal es encontrar una tarifa de gas que se adapte a nuestro tipo de consumo para pagar por lo que realmente se ha gastado.

No obstante, para esta época del año también podemos hacer uso de una serie de consejos para ahorrar en calefacción.

Consejos de ahorro energético para el invierno

Si disponemos en casa de un aire acondicionado capaz de generar calor, lo más recomendable es situar su temperatura entre los 19 y los 21 grados centígrados durante el día. Por la noche, se puede apagar la calefacción y aprovechar el ambiente que se ha logrado mantener durante el día con las persianas cerradas.

El uso de los cronotermostatos

El uso racional de la calefacción en invierno nos va a permitir ahorrar hasta un 25% en la factura del gas y la electricidad. Mantener la eficiencia de la calefacción no resulta difícil si contamos con un cronotermostato, un pequeño aparato que sirve para programar el encendido y el apagado de la calefacción.

Estos termostatos de calefacción pueden ofrecer una mayor intensidad de calefacción solo cuando es estrictamente necesaria. El ajuste tenemos que basarlo a partir de los 20 grados centígrados, que es la temperatura más adecuada para disfrutar de un buen ambiente invernal en casa.

Son precisamente las subidas fuertes de temperatura las que provocan un gasto extra en el consumo de calefacción. Cada grado que se suba puede suponer un gasto de 35 euros al año.

La purga de los radiadores y la ventilación de la vivienda

Por otro lado, no hay que olvidar hacer la purga de los radiadores de la vivienda. Esta purga consiste en eliminar el aire que pueda existir en el interior de los radiadores para que el calor pueda circular fácilmente por el sistema. Este procedimiento debemos hacerlo un poco antes de la llegada del invierno para una vez llegada esta estación tener la calefacción a punto.

Una vez hecha la purga, no hay que caer en el error de tapar los radiadores con ropas o mantas creyendo que así se aprovecha mejor el calor. Lo que sucede, en cambio, es que la calefacción tiene que hacer un esfuerzo mayor para calentar el ambiente, por lo que el consumo de energía se incrementa.

Unos de los trucos más habituales para ahorrar en calefacción en invierno es ventilar la casa por la mañana. Al levantarnos, podemos abrir las ventanas durante una hora y cerrarlas inmediatamente. De esta forma, no perderemos el calor acumulado durante el día y tendremos la casa ventilada.

El sistema de aislamiento

El sistema de aislamiento de una vivienda es uno de los elementos más importantes de la misma. Sin ir más lejos, las pérdidas de calor por un mal aislamiento térmico pueden provocar un aumento de hasta el 30% en el consumo de calefacción. Por esta razón, hay que revisar que los cerramientos y las juntas están perfectamente sellados para que no haya ningún tipo de fugas.

Las ventanas de doble acristalamiento con marcos de PVC son la mejor opción para disfrutar de un excelente aislamiento térmico en casa. Otra posibilidad es instalar juntas de caucho, espuma o silicona autoadhesiva tanto en las ventanas como en las puertas, algo que puede reducir hasta en un 10% las fugas de calefacción.

El mantenimiento de la caldera

El mantenimiento de la caldera es uno de los factores que se suelen tener en cuenta a la hora de contratar gas y luz. Una caldera en buen estado va a funcionar siempre ofreciendo la máxima eficiencia y rendimiento. Prevenir en lo posible los fallos en la caldera va a suponer mantener en unos niveles óptimos el consumo de calefacción.

No obstante, si hay que renovar la caldera podemos hacerlo en la actualidad por una de cogeneración. A pesar de que supone una mayor inversión, esta caldera es mucho más eficiente y cuenta con un consumo menor, por lo que se trata de una inversión más que rentable.

En definitiva, hay muchas fórmulas que podemos poner en práctica para ahorrar calefacción en invierno. Esta es una época del año en la que el consumo se dispara, pero a partir de una serie de pequeños trucos es muy probable que podamos disfrutar de una energía mucho más eficiente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.