www.economiadehoy.es

Cómo ahorrar energía en la cocina

Cómo ahorrar energía en la cocina
Ampliar
martes 08 de diciembre de 2020, 08:36h
La cocina es un lugar de especial consideración en muchos hogares. Allí se empieza el día con una taza de café caliente y un desayuno. De la misma manera, es donde la última comida del día comienza su viaje hacia la mesa del comedor. id:65970

Se necesitan muchos electrodomésticos para mantener funcionando bien una cocina y la factura eléctrica puede subir rápidamente. La mayoría de las veces, ahorrar energía no es lo primero que se tiene en cuenta al cocinar una comida. Los expertos de QueCocina.com nos recomiendan muchos pequeños y grandes electrodomésticos para consumir menos electricidad. Y también ofrecen comparativas sobre distintos modelos y marcas de aparatos.

Vamos a ver a continuación dos consejos generales sobre ahorro energético en la cocina:

La nevera

El frigorífico doméstico está a la cabeza de la lista de aparatos que más energía consumen en un hogar medio. Es lógico que una nevera esté siempre en funcionamiento para que cumpla su función básica: conservar alimentos y bebidas. El uso continuado afectará a cualquier electrodoméstico, por lo que hay que vigilar la nevera para asegurarse de que no está anticuada. Si tenemos una nevera fabricada antes de 1994, entonces es casi seguro que esté consumiendo muchísima más energía que una moderna.

Una nevera llena gasta menos

Además, hay un beneficio energético directo al mantener su frigorífico bien abastecido de alimentos y bebidas en todo momento. Cuantos más productos tenga dentro de su nevera, menos energía necesitará para mantenerlos fríos. Todo esto es gracias a la maravillosa segunda ley de la termodinámica. La 2ª ley de la termodinámica establece que el calor siempre trata de fluir de una región caliente a una región fría. Este proceso se conoce como transferencia de calor.

Lo anterior significa que cuando usted abre la puerta de su frigorífico el aire caliente se precipita dentro y desplaza al aire frío. Más alimentos fríos en su aparato significan menos espacio para el aire libre. Menos espacio de aire significa menos espacio para que el aire caliente lo ocupe. Y esto se traduce en menos tiempo para que el frigorífico se enfríe de nuevo después de cerrar la puerta.

Los vampiros

La cocina moderna está llena de aparatos que usan lo que se conoce como "cargas fantasmas" de electricidad, es decir, que están tomando energía incluso cuando están apagados.

Estos "vampiros de la energía", como también se les conoce, pueden representar un importante desperdicio de energía a lo largo del tiempo. Algunos ejemplos bien conocidos de vampiros energéticos son las cafeteras portátiles, los hornos tostadores e incluso un horno microondas.

La mejor manera de identificar si un aparato es un posible vampiro de la energía es apagarlo y luego echarle un vistazo. ¿Hay alguna luz todavía encendida? ¿Un reloj digital? ¿Una luz parpadeante? Si la respuesta es sí entonces ese aparato es probablemente un vampiro de la energía, y podría estar costándole mucho dinero.

La mejor manera de ahorrar energía y combatir a los vampiros es ponerlos en una regleta y apagarlos en la fuente cuando no están siendo utilizados. Para el hogar verdaderamente conectado, el uso de enchufes inteligentes es ideal, ya que nos permite controlarlos en la fuente con nuestro Smartphone.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios