www.economiadehoy.es
Ebury: “Los emergentes que no puedan contener el virus y tengan fundamentos más frágiles verán sus monedas más expuestas a nuevas caídas”
Ampliar

Ebury: “Los emergentes que no puedan contener el virus y tengan fundamentos más frágiles verán sus monedas más expuestas a nuevas caídas”

Informe ¿Cómo han reaccionado las divisas de los mercados emergentes ante el COVID-19?

jueves 25 de junio de 2020, 11:24h
Ebury explica en su informe que las divisas que han experimentado las caídas más bruscas en el periodo de pandemia han sido, por lo general, las de los países que dependen en gran medida de la producción de commodities -ya que necesitan de la demanda externa o sus fundamentos macroeconómicos son especialmente frágiles-. id:60097
Ebury, la institución financiera especializada en pagos internacionales e intercambio de divisas, asegura que las divisas de países como Brasil, China, India, Rusia, Sudáfrica o Turquía, entre una larga lista de emergentes, estarían más expuestas a corto y medio plazo a mayores pérdidas en función de sus fundamentos económicos. “A corto y medio plazo, creemos que los mercados emergentes que no puedan contener la expansión del virus y tengan fundamentos más frágiles verán sus monedas más expuestas a nuevas caídas derivadas de la pandemia”, asegura Ebury en análisis sobre mercados emergentes y su reacción al COVID-19.

No obstante, la entidad financiera se sigue mostrando optimista a largo plazo. “Toda vez que haya pasado la peor parte del impacto económico y la economía mundial vuelva por lo menos a un cierto sentido de normalidad, la mayoría de las divisas de los mercados emergentes se recuperarán a largo plazo”.

Ebury explica en su informe que las divisas que han experimentado las caídas más bruscas en el periodo de pandemia han sido, por lo general, las de los países que dependen en gran medida de la producción de commodities -ya que necesitan de la demanda externa o sus fundamentos macroeconómicos son especialmente frágiles-. Entre las divisas que han tenido peores resultados se encuentran el real brasileño (BRL), cita el rand sudafricano (ZAR) y el peso mexicano (MXN), todas ellas con caídas superiores al 20% en lo que va de año. Los mejores resultados han tendido a darse entre las que tenían unas bases más sólidas o las que estaban estrechamente controladas por sus respectivos bancos centrales. El dólar de Singapur (SGD) y el nuevo séquel israelí (ILS) son dos ejemplos de esto último.

Recuerda Ebury que en marzo -durante el punto álgido de la pandemia- los inversores se dirigieron a los activos considerados de menor riesgo, vendiendo los que se consideraban de alto riesgo. “Las divisas de los mercados emergentes, enmarcadas dentro de este último grupo, se llevaron la peor parte. Muchas de estas monedas se hundieron hasta alcanzar mínimos que no se habían visto en años -e incluso marcaron récords históricos- frente al dólar estadounidense, un activo refugio”.

Salvo unas pocas excepciones, el dólar sigue cotizándose más alto en términos anuales frente a casi todas las demás monedas, aunque la mayoría se ha recuperado de los mínimos alcanzados. En el momento de redactar el presente informe, el dólar se está cotizando aproximadamente un 4% más alto frente al conjunto de divisas que componen el Índice de Divisas de Mercados Emergentes del MSCI.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios