www.economiadehoy.es

Renta variable

El empuje del sector bancario no ha posibilitado que el IBEX 35 (-0,23%) finalice la semana por encima de 7.000 puntos
Ampliar

El empuje del sector bancario no ha posibilitado que el IBEX 35 (-0,23%) finalice la semana por encima de 7.000 puntos

viernes 04 de septiembre de 2020, 19:33h
Jornada de toma de beneficios en los mercados de renta variable a nivel global, destacando, como en la jornada de ayer, las pérdidas de hasta un -2,4% del Nasdaq Composite, acelerado a media sesión tras la apertura a las 15:30h de Wall Street. id:62694
El empuje del sector bancario no ha posibilitado que el IBEX 35 (-0,23%) finalice la semana por encima de 7.000 puntos
Ampliar
En el caso de las bolsas asiáticas, éstas han recogido hoy las pérdidas que registraron ayer la renta variable europea y estadounidense, cerrando con retrocesos de entorno a un 1%. Así, el Shanghai Composite ha caído un 0,87%, mientras que el Nikkei 225 japonés lo ha hecho un 1,11% hasta 23.200 puntos.

En este escenario, como sucedió ayer, a excepción de las noticias sobre las dificultades del desarrollo de una vacuna antes de las elecciones presidenciales de EEUU de noviembre, no se ha producido un factor estructural que explique el significativo movimiento a la baja en el mercado de renta variable estadounidense, especialmente tras reflejar el informe de empleo de agosto la caída de su tasa de desempleo hasta un 8,4%. Por ello, todo indica que se debe a la toma de beneficios de las acciones del sector tecnológico (S&P 500 info tech -5,8% ayer y -2,4% hoy) que está arrastrando el sentimiento del mercado en la renta variable, provocando pérdidas tanto en las bolsas de EEUU como en las de Europa (a la espera de la jornada bursátil asiática del lunes). Si bien también hay que señalar que estas caídas se produces tras registrar el S&P 500 en agosto su mejor mes de agosto desde 1986 y 74 de sus 500 valores se situaban en el miércoles en máximos históricos, y que el movimiento acumulado de ayer y hoy se ha situado en niveles similares a los de mediados del mes pasado. En concreto, el S&P 500 (3379 puntos) y el Nasdaq Composite (11.179 puntos)) se sitúan ambos en niveles similares a los del 19 de agosto.

Paralelamente, las bolsas europeas, tras las pérdidas de ayer de los principales índices bursátiles estadounidenses, han la sesión en rojo. Si bien, la noticia del inicio de conversaciones para una eventual fusión entre CaixaBank y Bankia ha impulsado el sentimiento de mercado europeo, pasando a cotizar con ganancias moderadas de en torno a un 1% (el IBEX 35 ha superado el 2%). Sin embargo, como ocurrió ayer, el inicio de la jornada en las bolsas estadounidenses ha provocado que las bolsas europeas hayan terminado la última sesión de la semana en negativo.

En este contexto, en Europa, en una jornada muy volátil y de más a menos, sus principales índices bursátiles han cerrado en rojo, con pérdidas que se han situado en un rango de entre un 0,23% del IBEX 35 español y un 1,65% del DAX 30 alemán. Asimismo, los retrocesos del Footsie 100 inglés (-0,88%) y el CAC 40 francés (-0,89%) no han superado el 1%.

En España, el empuje del sector bancario no ha posibilitado que el IBEX 35 (-0,23%) finalice la semana por encima de 7.000 puntos, cerrando en 6.969 puntos. Entre sus componentes, el inicio de negociaciones de fusión entre Bankia (+32,28%) y CaixaBank (+12,37%) han impulsado al resto de valores del sector bancario, con Banco Sabadell revalorizándose un 13,81% y Bankinter un 5,32%. Por otro lado, en terreno negativo, los mayores retrocesos se han situado en Inmobiliaria Colonial (-6,01%) y Siemens Gamesa (-5,45%).

En Estados Unidos, a cierre de sesión europea, se mantiene el sell-off del sector tecnológico, con el Nasdaq Composite retrocediendo un 2,4%, que arrastra al resto de la bolsa estadounidense, si bien se moderan las caídas por debajo del umbral de un 2,5%. Así, el S&P 500 trata de recuperar el nivel de 3.400 puntos mientras que el Nasdaq Composite, después de caer momentáneamente por debajo de 11.000 puntos, en un escenario volátil busca situarse por encima de los 11.200 puntos.

Renta fija

Tras las caídas de TIRes que se registraron ayer en el mercado de renta fija soberana europea, la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia y su repercusión en el ritmo de recuperación económica, con consecuencias negativas sobre los niveles de déficit presupuestario y de deuda pública, explican que en la sesión de hoy se produzcan repuntes generalizados yield.

En este sentido, los repuntes de yield han sido superiores en los bonos del sur de Europa frente a los del centro de Europa, que se han mostrado menos volátiles ante su menor riesgo de crédito.

En concreto, la rentabilidad del bono alemán a 10 años ha repuntado 1 pb hasta un -0,48%, mientras que la del bono francés a 10 años ha aumentado en 2 pb hasta un -0,18%.

Por su parte, en el sur de Europa, la TIR del bono italiano a 10 años ha superado nuevamente el umbral de un 1,0%, repuntado en 5 pb hasta un 1,02%, al mismo tiempo que la del bono español a 10 años ha alcanzado el 0,35% (+3 pb).

Fuera de la Eurozona, la yield del bono británico a 10 años ha aumentado en 2 pb hasta un 0,25%, en un escenario en el que se suma la incertidumbre sobre el proceso del Brexit.

En EEUU, a cierre de la sesión europea, la TIR del bono Treasury a 10 años repunta 4 pb hasta un 0,68%.

Materias primas y divisas (a cierre de sesión europea)

El petróleo mantiene la tendencia bajista iniciada ayer, junto con el mercado de renta variable estadounidense, situándose nuevamente en mínimos de un mes, con el punto de mira en la demanda de crudo a corto plazo y la evolución de dólar, tras el incremento de su volatilidad del último mes y medio.

En este contexto, el precio del petróleo Brent cae un 2,90% hasta el nivel de 43,1 dólares por barril, mientras que el del WTI (de referencia en EEUU) se sitúa en torno a 40,1 dólares por barril (-3,5%).

Por su parte, en el mercado de metales preciosos se mantiene la tendencia bajista, presentada desde el inicio del mes de septiembre, ante la apreciación del dólar hoy, si bien los retrocesos no superan el umbral de un 1%. En concreto, el precio del oro disminuye un 0,6% hasta 1.921 dólares por onza y el de la plata un 0,7% hasta 26,7 dólares por onza.

En el mercado de divisas, el dólar vuelve a caer por debajo de 1,18 dólares por euro, lastrando la cotización de las materias primas y de la renta variable de EEUU. Así, a cierre de sesión europea, el cruce eurodólar retrocede hasta 1,179 dólares por euro (-0,8%). Por su parte, el Dollar Index se mantiene prácticamente en plano en 93,2 puntos (+0,5%).

Macro

Pedidos manufactureros, Alemania

En julio, los nuevos pedidos manufactureros en Alemania repuntaron un 2,8% respecto al mes anterior (frente a +28,8% en junio). Sin embargo, aún se mantienen un 8,2% por debajo de sus niveles previos a la pandemia (febrero de 2020).

Este incremento se apoyó fundamentalmente en el aumento de los pedidos internacionales (+14,4% mensual), especialmente de los países de fuera de la Eurozona (+19,2%). En contraste, los nacionales disminuyeron un 10,2% respecto a junio.

Por tipología de bienes, el mayor repunte se produjo en los bienes intermedios (+9,5%), seguido de los bienes de consumo (+0,4%). Destacó especialmente el incremento de los pedidos en la industria del automóvil (+8,5% mensual), que aún se mantienen un 2,4% por debajo de los de febrero de 2020.

En términos interanuales, los pedidos manufactureros disminuyeron un 7,3%.

Tasa de desempleo, EEUU

En agosto, la tasa de desempleo en EEUU retrocedió por cuarto mes consecutivo hasta un 8,4% de la población activa, frente al 10,2% registrado en el mes anterior. No obstante, se mantiene todavía 4,9 pp por encima de sus niveles pre-pandemia (3,5%).

Por su parte, el número de nóminas no agrícolas continuó con su tendencia al alza iniciada en mayo, aunque a un ritmo más moderado, incrementándose en 1,37 millones (vs. +1,73 millones en julio) ante la ralentización de la recuperación de la actividad económica. Asimismo, estas cifras incluyen la contratación de 238.000 trabajadores temporales por parte del Gobierno.

Empresarial

Naturgy (Hoy: -1,53%; YTD: -26,58%)

La compañía española ha anunciado su alianza con Snow Hydro, a través de su joint venture Global Power Generation (controlada al 75% por Naturgy y el 25% por Kuwait Investment Authority), para la construcción de un parque eólico de 218 MW en el Estado de Victoria (Australia).

La construcción del parque eólico, que será denominado Ryan Corner, requerirá una inversión de en torno a 359 millones de dólares australianos (alrededor de 219 millones de euros) y se espera que entre en funcionamiento en el 2T de 2020.

En este sentido, el contrato adjudicado consiste en un contrato PPA (compraventa de energía) a 15 años por 75% de la energía producida. Naturgy ha señalado que las condiciones del contrato cumplen con los criterios de inversión y rentabilidad fijados por la compañía española para la creación de valor.

Así, Naturgy duplica su presencia en Australia hasta una capacidad de 500 MW, convirtiéndose en el tercer mayor productor independiente de energía eólica del país, confirmando su apuesta por el crecimiento en renovables en la economía australiana.

Ryanair (Hoy: +3,52%; YTD: -17,57%)

La aerolínea irlandesa ha realizado una ampliación de capital dirigida a inversores institucionales, con el objetivo de mejorar el balance de situación de la compañía y tener mayor margen de maniobra para aprovechar las oportunidades de crecimiento en la era post Covid-19.

En concreto, Ryanair ha recaudado 400 millones de euros a través de una ampliación de aproximadamente un 3,2% de su capital. El precio ofertado ha sido de 11,35 euros por acción, lo que supone un descuento de un 2,6% respecto al precio de cierre de ayer.

Repsol (Hoy: +0,56%; YTD: -53,71%)

La petrolera española ha anunciado un programa de recompra de acciones con el objetivo de reducir el capital social de Repsol mediante la amortización de acciones propias. Asimismo, la finalidad de este programa es mejorar la retribución al accionista a través del incremento del beneficio por acción (BPA) al reducir el número de acciones susceptibles de cambiar de manos en el mercado.

En este sentido, el importe máximo que destinará Repsol al programa de recompra de acciones será de 227 millones de euros y el número de acciones máximo representa un 1,45% del capital de la compañía española.

El programa de recompra de acciones dará comienzo el 4 de septiembre de 2020 y permanecerá vigente hasta el 18 de diciembre de 2020, aunque Repsol se reserva el derecho de finalizar prematuramente su vigencia en caso de que alcance su objetivo o se supere el importe máximo establecido.

OHL (Hoy: -6,38%; YTD: -39,81%)

La compañía ha recibido la aprobación por parte de sus bonistas (400 millones de euros con vencimiento en 2022 y 325 millones de euros con vencimiento en 2023) para recibir un crédito de 140 millones de euros por parte de un sindicato bancario y avalado por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) de España.

En concreto, los bonistas han renunciado a su derecho de frenar el otorgamiento de este crédito según las cláusulas de folleto de emisión de los bonos (Prospecto), que dan derecho a los bonistas de paralizar el proceso de que OHL alcance un determinado nivel de endeudamiento a través de nuevos créditos.

En este contexto, OHL ha anunciado que mantiene la negociación con sus bonistas en la búsqueda de alternativas estratégicas que permitan reforzar el balance y para la compañía pueda disponer del segundo tramo del crédito avalado por el ICO de 70 millones de euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios