www.economiadehoy.es
Gestionando proveedores extranjeros en tiempos de Coronavirus
Ampliar

Gestionando proveedores extranjeros en tiempos de Coronavirus

jueves 18 de junio de 2020, 13:48h
Durante los pasados meses hemos visto todo tipo de problemas a la hora de importar productos. Una mala gestión con los proveedores extranjeros puede acarrear graves pérdidas en nuestro negocio. id:59824
Esto es especialmente cierto en sectores de comercio electrónico que venden productos casi exclusivamente fabricados en el extranjero. Un negocio que se abastezca fundamentalmente de proveedores tiene que tener muy en cuenta la gestión del inventario, anticipando pedidos en función de la demanda prevista y manteniendo un flujo de tesorería que le permita hacer pagos al contado o, incluso, por adelantado.

Ya desde enero pasado los mercados internacionales están desquiciados, no solo en lo que se refiere a la importación de artículos para uso sanitario sino, también, a todos los de uso común. Los controles aduaneros más exhaustivos y las demoras en los despachos han hecho que muchas mercancías queden retenidas durante semanas.

Estas dificultades las han sufrido todo tipo de comercios, grandes y pequeños, de todos los sectores. Para saber cómo lidiar con las dificultades y desafíos de importar durante la pandemia hemos acudido a la experiencia de Pedro Ramos, joven emprendedor detrás de All Shisha tienda de cachimbas, con base en Granada.

Consejos para importar en tiempos de coronavirus

  • No precipitarse ante la escasez de ciertos productos.- En un mercado con la demanda descontrolada no vale la pena tampoco intentar hacer pedidos mucho más grandes para que nos hagan caso.
  • Explorar alternativas y analizar la fiabilidad de nuevos proveedores si los habituales no son capaces de suplir nuestra demanda.- Si fuimos previsores, hasta cierto momento nuestros almacenes debieron tener el stock normal pero después las cosas se complicaron. Una búsqueda previa de nuevos proveedores con garantías de calidad y suministro puede ayudarnos a continuar con la cadena de suministro intacta. Recordemos que en los primeros momentos de pánico no había ni leche en los supermercados, ni papel higiénico en ningún sitio.
  • Informarse en las administraciones públicas ante posibles bloqueos en aduanas de ciertos productos.- Es decir, no vale la pena comprar y pagar nada que sepamos de antemano que no va a pasar por la aduana. Son ganas de tirar el dinero.
  • Estar alerta ante posibles estafas y proveedores fraudulentos.- El Gobierno español realizó compras millonarias de mascarillas a fabricantes que no estaban autorizados a exportar ni por las propias autoridades chinas. No es una crítica, es un hecho y el dinero se recuperó. Pero averiguar a quién vende el nuevo proveedor y qué historial tiene no está de más. A nosotros las autoridades chinas no nos van a echar una mano para que nos devuelvan el dinero.
  • En tiempos como estos muchos aprovechan para lucrarse de la necesidad de pequeños empresarios, ofreciendo productos falsos o de baja calidad.- Si al final lo que importamos no es aquello a lo que está acostumbrada nuestra clientela problema es doble. Gastamos el dinero y no podemos vender sin perjudicar gravemente nuestra imagen de marca.

Más que nunca, las habilidades de negociación y comunicación pueden ser la diferencia entre triunfar y fracasar a la hora de importar productos, ya sea tratando con empleados de aduanas o con los mismos proveedores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios