www.economiadehoy.es

Francia

Bernhard Bartels, Scope Ratings.
Ampliar
Bernhard Bartels, Scope Ratings.

Impacto de las medidas políticas y un déficit temporalmente más elevado

OPINIÓN: Por Bernhard Bartels, director asociado de Finanzas Públicas de Scope Ratings

lunes 26 de agosto de 2019, 13:16h
El mayor déficit presupuestario de Francia, que se encamina al 3,1% del PIB para este año y que superará los objetivos fijados para 2020, ha suscitado preocupación por la sostenibilidad de la deuda, pero no es necesariamente negativo desde el punto de vista crediticio si se invierte de forma efectiva a tasas de financiación récord actuales. id:49148
Scope Ratings afirma que, tras un breve período de consolidación fiscal, con un déficit público del 2,5% del PIB en 2018, el déficit de Francia para 2019 vuelve a aumentar, probablemente hasta el 3,1% del PIB, aunque este aumento refleja en gran medida un cambio fiscal puntual. A partir de 2020, el Gobierno sitúa las perspectivas de déficit público en torno al 2% del PIB.

En su reciente informe sobre las finanzas públicas, la oficina de auditoría de Francia expresó menos optimismo sobre las perspectivas presupuestarias, habida cuenta de las promesas del Gobierno a los chalecos amarillos de destinar más de 10.000 millones de euros a la mejora de los ingresos de los trabajadores más pobres y de los pensionistas. Dado que el Ministerio de Hacienda aún no ha anunciado los detalles sobre cómo compensar el déficit de ingresos resultante, Scope espera que el déficit de 2019 sea de 0,1-0,2 puntos porcentuales por encima de las proyecciones.

"Incluso una desviación a corto plazo de los objetivos fiscales no es necesariamente una mala noticia para el rating soberano de Francia, actualmente en AA con perspectiva estable, ya que el gasto debería ayudar a estimular el potencial de crecimiento del país, estimado por Scope en sólo un moderado 1,5%", afirma Bernhard Bartels, director asociado de Finanzas Públicas de Scope. Tras la crisis financiera, muchos países consolidaron sus finanzas públicas mediante un mayor crecimiento en lugar de acumular superávits primarios. "Centrarse en los superávits fiscales primarios puede contrarrestar de manera intuitiva los problemas de sostenibilidad de la deuda de un país si el crecimiento se ahoga en el proceso, como se ha demostrado durante muchos años en el caso de Italia".

El gobierno francés, bajo la presidencia de Emmanuel Macron, ha llevado a cabo importantes reformas orientadas a la oferta para estimular el potencial de crecimiento desde 2017. Entre ellas se incluyen recortes fiscales para los empleadores y los empleados, la reducción de los costes salariales auxiliares y una reforma del sistema fiscal altamente distorsionador.

"Hemos visto importantes incrementos de poder adquisitivo desde finales de 2008, que han apoyado el crecimiento durante los dos primeros trimestres de 2019", dice Bartels. Francia creció un 0,2% en términos intertrimestrales en el segundo trimestre de 2019, con un crecimiento estimado del 1,3% en para este año y una mejora del poder adquisitivo del 2,6% interanual.

La economía francesa podría beneficiarse de déficits más elevados al menos a corto plazo si:

  1. i) la política fiscal contribuye a reducir la elevada cuña fiscal (la relación entre el importe de los impuestos pagados por un trabajador único medio y el correspondiente coste de la mano de obra para el empleador)
  2. ii) el gasto se utiliza para financiar la inversión productiva. El seguimiento del impacto de los recortes fiscales en la cuña fiscal es sencillo, pero la evaluación del impacto del gasto adicional en la inversión deja un amplio margen de interpretación. Si bien sigue siendo importante estimular la creación de empleo, dado el desempleo estructural del país y el elevado paro juvenil, es difícil evaluar el impacto de las inversiones en el crecimiento a corto plazo, ya que los beneficios de la educación sólo se materializan a largo plazo.

"Si el gobierno mantiene su promesa de invertir en programas de educación y capacitación laboral, que promueven un crecimiento sostenible a largo plazo, las calificaciones soberanas podrían beneficiarse a pesar de un deterioro fiscal temporal", dice Bartels.

Al mismo tiempo, las autoridades han comenzado a explorar nuevas fuentes de ingresos para estabilizar el presupuesto. Entre ellos, el impuesto digital sobre las grandes empresas (con unos ingresos previstos de 500 millones de euros en 2019) y un impuesto sobre los vuelos (ingresos de 180 millones de euros a partir de 2020) son más simbólicos que el aumento de los ingresos, pero podrían sentar las bases para un desplazamiento de la fiscalidad más general del trabajo al consumo, que se beneficiaría de la ampliación de la base impositiva.

Los bajos tipos de interés récord hacen que el déficit de financiamiento sea atractivo desde una perspectiva crediticia si el gobierno logra invertir los ingresos de manera efectiva. En julio, la Oficina Francesa de Gestión de la Deuda emitió su primer bono a 10 años a un tipo negativo (-0,13%).

"Las medidas fiscales deben evaluarse teniendo en cuenta sus contribuciones marginales al crecimiento potencial frente a los costes a corto plazo, es decir, el aumento del servicio de la deuda", afirma Bartels. Aunque las tasas de financiación favorables del mercado parecen atractivas, la deuda pública de Francia, cercana al 100% del PIB, junto con los impedimentos estructurales para un mayor crecimiento (como el desempleo y la elevada cuña fiscal) podrían dar lugar a una inversión de las tasas de financiación en una situación de riesgo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios