www.economiadehoy.es

Las buenas ideas personalizadas

Las buenas ideas personalizadas
Ampliar
viernes 24 de julio de 2020, 07:35h
Con la llegada del coronavirus nos hemos tenido que acostumbrar al teletrabajo. id:61328
Y pasados unos días de adaptación, tanto empresas como empleados han descubierto que el teletrabjo no es solo un remedio puntual para resolver una contingencia crítica sino que tiene muchas ventajas en cuanto a productividad, ahorro de costes -tanto para las compañías como para los trabajadores- y comodidad.

Claro, trabajar en casa requiere un mínimo espacio y una buena organización. Se supone que todo el mundo dispone de un ordenador y de un teléfono, pero en una oficina hay muchas más cosas que pueden llegar a pasar desapercibidas de tanto usarlas con absoluta normalidad. Es el caso de una libreta, bloc de notas, cuadernillo o cartilla que solíamos tener en el puesto de trabajo de nuestra empresa y ahora nos puede faltar.

Ahora que la gente pasa más tiempo en su casa, muchas empresas han descubierto que hacer regalos publicitarios con su logo es una muy buena manera de fijar en la mente de los consumidores su marca. Suelen ser regalos muy baratos, ya que se pueden comprar y personalizar en grandes cantidades, pero que resultan muy útiles en el trabajo diario.

muybuenaidea.com es una tienda online que dispone de más de 75.000 artículos personalizables, entre los que elegir los adecuados para nuestros clientes. Y si no encontramos lo que buscamos, su equipo técnico lo localiza y nos orienta sobre el mejor método de impresión para su personalización.

Veamos un caso muy sencillo: el de las libretas personalizadas que son algo que casi todo el mundo usa. En la cocina, en el salón o en nuestro nuevo despacho en casa siempre surge la necesidad de apuntar algo. Las libretas son de muy diversos tamaños, colores y acabados: espiral, aros, cartón reciclado y algunas pueden incluir un bolígrafo.

Este tipo de libretas siempre son muy bien recibidas por su gran utilidad. Incluso aunque ahora mismo no la vayamos a usar -porque tengamos otra a medio usar, por ejemplo- no la tiraremos.

Y es que en eso radica, junto con la economía, el éxito de las campañas promocionales realizadas con objetos personalizados. Por ejemplo, si los repartimos en un evento es muy posible que nunca sepamos dónde acaba nuestro regalo. Pero si sabremos que nuestra marca está siendo vista en algún lugar, durante mucho tiempo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios