www.economiadehoy.es

Las hidrolimpiadoras de gasolina marcan el camino a seguir en la limpieza doméstica e industrial

Hidrolimpiadora Agua Fría Profesional.
Ampliar
Hidrolimpiadora Agua Fría Profesional.
jueves 09 de septiembre de 2021, 09:32h
Las hidrolimpiadoras siempre han sido una herramienta útil para la limpieza en profundidad. Gracias a su sistema, pueden lanzar agua a presión y concentrada en el punto que deseemos, permitiéndonos eliminar la suciedad más incrustada con absoluta facilidad. Algo ideal en jardines, como también en negocios donde la suciedad sea lo habitual por la actividad que desarrollan. id:75675
¿Su problema? Las limitaciones que han tenido a lo largo de los años. Aunque surgen modelos con más movilidad y facilidades, alternativas que van ganando en ligereza para facilitar su uso, sigue habiendo problemas y limitaciones que impiden dar toda la libertad de uso o potencia que se desearía. Pero, por suerte, este sector está avanzando para mejorar gracias a la aparición de las hidrolimpiadoras de gasolina.

¿Por qué las hidrolimpiadoras de gasolina?

Las hidrolimpiadoras de gasolina son la solución perfecta para aquellas empresas donde la movilidad es habitual, su uso es frecuente tanto en explotaciones ganaderas como en explotaciones agrícolas, y en aquellos lugares donde no tengamos acceso a un enchufe. Por diseño y funcionamiento, poseen una serie de ventajas que las posicionan muy por delante de los otros modelos que hay en el sector.

Son más potentes con menos peso, son más móviles y, en definitiva, son herramientas más completas y competentes en todos los frentes. Tanto es así, que cada vez más negocios, dentro y fuera de los sectores citados, apuestan por ellas. Vamos a ver cuáles son las ventajas principales que ofrece esta opción a continuación:

Mayor durabilidad

Las buenas hidrolimpiadoras con motor de gasolina están diseñadas para tener una mayor durabilidad, como también para reducir las emisiones de gases. Precisamente gracias a esto último han demostrado ser mucho más duraderas y sufrir menos desgaste a la hora de utilizarlas. Sus piezas aguantan mejor el trabajo y, por lo tanto, garantizan más años de vida y más años dándoles uso.

Solo hay que pensar en que no hay baterías de por medio y, por lo tanto, no hay riesgo de que la carga se vaya perdiendo con el paso del tiempo y que cada vez tengan una menor duración. Los motores de combustión suelen tener un aguante mucho mayor que el de cualquier batería, al menos, dentro de este terreno.

Más independencia

Puede parecer extraño, pero las hidrolimpiadoras de gasolina tienen una mayor movilidad que las eléctricas, a pesar de que puedan tener un mayor peso por el motor con el que cuentan. La clave de todo está en que no necesitan cables, solo dependen de su depósito y el motor integrado, que son los responsables de suministrar a la máquina la potencia necesaria para lanzar el agua a presión.

Esto implica, por tanto, una mayor independencia del aparato. No hay ni un solo cable de por medio que entorpezca el uso u obligue a tener cerca una toma de corriente. Tampoco hay una batería que se gaste rápido, porque los depósitos de combustible pueden otorgar una autonomía del doble o incluso del triple que las hidrolimpiadoras eléctricas. Una ventaja más que considerable.

Potencia máxima

Con el motor de gasolina, la hidrolimpiadora puede alcanzar una potencia mucho mayor que la de un motor eléctrico. No solo hablamos ya de potencia del motor en sí, sino también de presión de salida, muy por encima que la de las hidrolimpiadoras eléctricas. ¿Qué significa eso? Que es mucho más fácil eliminar cualquier resto de suciedad que esté totalmente adherido a una superficie o que, generalmente, sea difícil de quitar.

De hecho, esto confiere a dichas máquinas una versatilidad mucho mayor que las demás. Porque se pueden usar en el ámbito doméstico, sobre todo en jardines o incluso para limpiar el coche; pero también se pueden usar en el ámbito industrial que, generalmente, es mucho más exigente con esto de la limpieza. Un modelo eléctrico no se puede permitir esto último generalmente.

La limpieza, más rápida y sencilla

Todo esto nos obliga a destacar que las hidrolimpiadoras de gasolina ofrecen una limpieza mucho más rápida, sencilla y cómoda. Tienes el extra de la movilidad sin cables y con mayor autonomía, un motor y una máquina que garantiza una mayor durabilidad y, para rematar, una potencia más alta ideal para eliminar hasta la suciedad que haya en los rincones más difíciles. Todo esto, al final, hace que hablemos de un aparato que facilita la limpieza en todos los sentidos.

Son ideales para cualquier tipo de limpieza, facilitándola al máximo. Puede que sean más caras que los modelos eléctricos, sobre todo si buscamos algo que tenga una buena calidad y esté cubierto por una garantía sólida. Sin embargo, ese extra a pagar se nota cada vez que se empieza a utilizar. Todo es más sencillo, más cómodo incluso cuando generalmente sería complicado. Es un aparato que demuestra que la tecnología siempre avanza para hacernos las cosas más fáciles.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

1 comentarios