www.economiadehoy.es
Ante el estancamiento de los concursos en España en 2018, los economistas consideran necesario introducir reformas
Ampliar

Ante el estancamiento de los concursos en España en 2018, los economistas consideran necesario introducir reformas

El Registro de Economistas Forenses (REFOR) analiza las estadísticas concursales del INE y las compara con otros países de Europa y con otras variables relacionadas

lunes 11 de febrero de 2019, 09:32h
Los economistas del REFOR estiman que el decrecimiento concursal de empresas en 2018 (del 3,1% según el INE), muestra un estancamiento de su evolución. id:41737
El Consejo General de Economistas de España, a través de su órgano especializado en economía forense (REFOR), ha analizado las estadísticas concursales del INE publicadas ayer, que permiten hacer una radiografía de las insolvencias en nuestro país de todo el ejercicio 2018.

Concursos de acreedores de empresas

Como se puede observar en la gráfica que incluimos a continuación, vemos un estancamiento en la evolución concursal de las personas jurídicas en 2017 y 2018 (en cifras en torno a los 4.100 concursos), frente a los años de grandes incrementos concursales –de 2007 a 2009 y de 2010 a 2013 (en este último año se llegaron a superar los 9.000)–, o en los que hubo importantes descensos (de 2013 a 2016).

Gráfica 1: elaboración propia REFOR-CGE, a partir de datos INE (incluye datos 2018 publicados 7 febrero 2019)

De acuerdo con el INE, los concursos de acreedores de empresas en 2018 han disminuido un 3,1%, totalizando 4.131 insolvencias frente a las 4.261 que hubo en 2017. Observamos por lo tanto un mayor decrecimiento concursal que en 2017 (-0,8%), pero moderado, frente a la gran disminución de 2016 (-15,7%). A este respecto, el presidente del REFOR, Alfred Albiol, ha comentado que “se confirma la tendencia, iniciada en el año 2017, hacia un pequeño decrecimiento concursal, que mostraría un estancamiento o atonía concursal, frente a las grandes bajadas y subidas de anteriores años”.

Adicionalmente, Albiol ha destacado que “se sigue observando que la gran mayoría de los concursos de empresas se concentra en personas físicas con actividad empresarial, pues frente al decrecimiento de concursos de SL y SA, los concursos de autónomos han aumentado un 18,9%.” Esto significa que los concursos son cada vez de una dimensión más pequeña.

Por su parte, el presidente del Consejo General de Economistas de España, Valentín Pich, ha destacado que “si comparamos las cifras de concursos de acreedores totales de empresas de 2018 con los pagos del FOGASA, siguen existiendo más pagos por parte de este último (insolvencias) que concursos de acreedores, lo que pone de manifiesto que muchas empresas siguen sin acudir al concurso y que, por tanto, continúa existiendo una bolsa de insolvencias de economía sumergida difícil de solventar”.

Concursos de acreedores de personas físicas

Como se puede ver, la gráfica que incluimos a continuación sobre concursos de personas físicas tiene una evolución diferente con respecto a la gráfica anterior (de empresas). Coincide con la de empresas en cuanto al estancamiento en el año 2018, frente a grandes crecimientos de 2015 a 2017, especialmente dicho último año. Los concursos de personas físicas se han quedado en cifras de 1.500 en los últimos años.

Gráfica 2: elaboración propia REFOR-CGE, a partir de datos INE (incluye datos 2018 publicados 7 febrero 2019)

Frente al gran crecimiento del 2017, los concursos de personas físicas han experimentado también un estancamiento, pues tuvieron un crecimiento del 56% en 2017 mientras que en 2018 solo ha sido del 0,8%. El presidente del Consejo General de Economistas de España, Valentín Pich, ha subrayado que “una gran parte de estos concursos de personas físicas son debidos a la segunda oportunidad, por lo que el estancamiento producido en 2018, quedándose en solo 1.500 concursos, ha podido deberse a que el crédito público –las deudas con Hacienda y Seguridad Social– no está incluido en la segunda oportunidad, por lo que no todas las personas pueden acogerse al concurso”.

Acuerdos de refinanciación

En cuanto a los acuerdos de refinanciación, desde el servicio de estudios del REFOR comentan que, si tomamos el conjunto de los doce meses de 2018, de enero a diciembre, los acuerdos de refinanciación homologados han disminuido un 9%, por lo que su decrecimiento es menor que en 2017 cuando bajaron un 24%. Observamos que continúa la tendencia hacia un número menor de acuerdos de refinanciación homologados, si bien a un ritmo inferior de descenso.

Comparativa con Europa

Si comparamos los datos de España con los de otros países de Europa, se puede afirmar que la tendencia generalizada en Europa Occidental en 2018, es hacia un estancamiento de los concursos de acreedores con pequeñas disminuciones concursales. Así, en Francia disminuyen los concursos de acreedores un 1%; en Alemania, un 1,2%; en Italia, disminuyen más del doble (pasando del -3 al -7,8%); y Reino Unido vuelve a ser una de las excepciones, pues incrementa ligeramente los concursos de acreedores en un 0,7% (quizás debido, entre otras variables a las incertidumbres del Brexit). También Dinamarca cambia de tendencia y se incrementan los concursos de acreedores un 12%. Otro país nórdico, Finlandia, experimenta una de las mayores subidas, un 17%.

Entre las principales CONCLUSIONES de estos datos del 2018 desde REFOR destacan:

  • Observamos un ESTANCAMIENTO y PARÁLISIS generalizada en las principales variables concursales: concursos acreedores de empresas y de personas físicas, acuerdos de refinanciación homologados y pagos del Fogasa, pues no experimentan cambios importantes. Por lo que habría que introducir reformas, aprovechando la Directiva Europa de Insolvencias.
  • Preocupa también la atrofia de los concursos de personas físicas, ya que una gran parte proceden de la segunda oportunidad que, frente al gran crecimiento en 2017, sin embargo solo aumentan un 0,8%. Por ello se deben incluir medidas de estímulo de la segunda oportunidad, para que más personas puedan incluirse dentro del paraguas de la misma, extendiéndola al crédito público y avalistas, para que pueda ampliarse su utilización.
  • Recordamos que hay que apostar por un mayor peso del contenido económico-empresarial en la Ley Concursal para una mayor eficiencia y rapidez: definición económico-empresarial de insolvencia, estimular los acuerdos de refinanciación –y su extensión no sólo para grandes empresas– y favorecer venta de unidades productivas con más flexibilidad en las cargas laborales.
  • Resulta interesante impulsar la mediación para la resolución alternativa de las insolvencias y especialmente para las microempresas y pequeñas empresas. Podría aprovecharse el Anteproyecto de Ley de impulso de la mediación que se está tramitando en 2019 para introducir mejoras. Actualmente el 96% de las mediaciones concursales son de personas físicas, siendo muy escasas las de empresas.
  • El nuevo borrador de Directiva Europea que se espera se apruebe antes de las elecciones del Parlamento Europeo de mayo 2019, contribuirá a una mayor homogeneización de las legislaciones de insolvencia en el marco europeo, pues a día de hoy se observan grandes diferencias de esta regulación entre los países de la UE ante la tendencia creciente de insolvencias transfronterizas. En el estudio comparativo concursal europeo del REFOR de 2018 se observa una tendencia generalizada en Europa Occidental hacia un estancamiento de los concursos de acreedores con pequeñas disminuciones concursales. la Directiva de insolvencia podría ser un revulsivo para introducir mejoras en los diferentes países. Las cifras absolutas de insolvencias en España siguen siendo muy bajas si las comparamos con Europa.
  • Se considera favorable la senda que propone el nuevo borrador de Directiva Europea de Insolvencia para favorecer las reestructuraciones y refinanciaciones como alternativa al concurso de acreedores siguiendo el ejemplo implementado ya en varios países de la UE y que ha dado como resultado una mayor seguridad y supervivencia de empresas. Resulta necesario estimular los acuerdos de refinanciación cuyo número ha descendido un 9% en 2018, según datos del REFOR.
  • Los estudios realizados desde REFOR-CGE detectan que las cifras de insolvencias reales son superiores a las que aparecen en las estadísticas oficiales, lo que hace pensar en la existencia de una bolsa persistente de empresas que no acuden al procedimiento concursal debido a la gran complejidad del mismo. Esta situación no sólo viene sucediendo en nuestro país sino en otras economías europeas, por lo que cabe plantearse la modificación de los actuales procedimientos concursales excesivamente complejos y formalistas, hacia fórmulas más ágiles y eficientes, según indica la nueva Directiva de Insolvencia tomando como posible modelo (si bien con adaptaciones) el de Estados Unidos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.