www.economiadehoy.es

El gran bajón de las monedas oficiales

El gran bajón de las monedas oficiales
Ampliar

Fuente: Degussa

martes 04 de agosto de 2020, 13:19h
El precio del oro ha alcanzado un nuevo récord. A mediados de la semana pasada, el metal amarillo alcanzó un precio de 1.960 USD/oz, que estaba muy por encima del anterior máximo de alrededor de 1.900 USD/oz, visto a principios de septiembre de 2011. Además, el precio de la plata ha subido sustancialmente. id:61723

Aunque todavía está muy por debajo de su máximo histórico de cerca de 50 USD/oz, como se vio en abril de 2011, el precio de la plata, que ahora se cotiza cerca de 25 USD/oz, casi se ha duplicado desde su deprimido nivel de marzo de 2020.

Si bien se puede decir que "los precios del oro y la plata están en alza", en realidad sería más significativo afirmar que "el poder adquisitivo de las monedas oficiales con respecto al oro y la plata está en declive", porque esto es lo que significa un aumento del precio del oro y la plata en, por ejemplo, el dólar de los EE.UU., el euro, el renminbi chino, el yen japonés o el franco suizo: Cuanto más altos son los precios de estos metales preciosos, más bajo es el valor de cambio de las monedas oficiales.

No sólo el aumento de los precios de los metales preciosos indica la pérdida de poder adquisitivo de las monedas oficiales. Básicamente, los precios de todos los demás bienes también aumentan, sobre todo los precios de los activos: Los precios de las acciones, los bonos, la vivienda y los bienes raíces también suben. Esto significa que se pueden comprar cada vez menos acciones, bonos y casas con una unidad monetaria oficial determinada. Desde esta perspectiva, se puede concluir acertadamente que se está produciendo una verdadera y amplia degradación de las principales monedas oficiales del mundo.

Por supuesto, esto no es lo que la mayoría de la gente desearía, ya que prefieren mantener un tipo de dinero que no baje de valor; un dinero que realmente conserve su poder adquisitivo a lo largo del tiempo, que ciertamente no se deprecie con el tiempo. Desafortunadamente, sin embargo, los bancos centrales han estado degradando sus monedas oficiales durante las últimas décadas. Para empeorar las cosas, la degradación monetaria se ha acelerado debido a las consecuencias de la crisis de bloqueo políticamente dictada: el confinamiento.

Los bancos centrales de todo el mundo imprimen cantidades cada vez mayores de dinero para compensar las pérdidas de ingresos y beneficios, en particular en los Estados Unidos de América y Europa. El aumento de la cantidad de dinero hará que, como ley económica, el valor de cambio de la unidad monetaria disminuya, ya sea en términos absolutos o relativos (es decir, manteniendo los precios del dinero a un nivel más alto en comparación con una situación en la que la cantidad de dinero no hubiera aumentado).

Es en este contexto en el que se puede entender el aumento de los precios de los bienes en términos de monedas oficiales: Debido a las políticas monetarias de los bancos centrales para reducir el poder adquisitivo de las monedas oficiales, la gente busca cada vez más mantener activos como, por ejemplo, acciones y viviendas que se consideran "protegidos contra la inflación". El aumento de los precios de estos activos beneficia a quienes los poseen, pero es una expresión de la pérdida de riqueza de quienes poseen dinero.

En un mundo en el que los bancos centrales han llevado los tipos de interés del mercado a cero, lo que también contribuye a la inflación del precio de los activos, hay buenas razones para que el inversor inteligente mantenga sus medios líquidos en oro y plata en lugar de atenerse a las monedas oficiales, ya sea en forma de efectivo o de depósitos bancarios. El valor del oro y la plata no puede ser degradado por las políticas de los bancos centrales, y estos metales preciosos no conllevan un riesgo de incumplimiento de préstamo o de pago.

Dicho esto, existen buenas razones para ir a la baja en las monedas oficiales. En términos prácticos, esto significa que es aconsejable mantener las tenencias de dinero al mínimo (en relación con el propósito de la transacción); vivir la dura realidad de que las monedas oficiales no pueden servir como depósito de valor; y que la tenencia física de oro y plata es una posibilidad efectiva para contrarrestar los efectos derivados de las políticas inflacionarias de los bancos centrales que, lamentablemente, no es probable que terminen pronto.

Sin duda, los precios del oro y la plata han subido de forma bastante significativa en un período relativamente corto. Como resultado, los inversores no deberían sorprenderse demasiado cuando se produzca un retroceso. Sin embargo, las actuales políticas monetarias inflacionarias de los bancos centrales respaldan firmemente la perspectiva de que la tendencia subyacente de los precios de los metales preciosos seguirá apuntando al alza.

En particular para los inversores orientados a largo plazo, el oro y la plata no sólo deben considerarse líquidos, sino también componentes de la cartera de activos que reducen el riesgo y aumentan el rendimiento, especialmente en épocas en que se producen grandes pérdidas en las monedas oficiales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios