www.economiadehoy.es

Nueva guía de prevención de riesgos laborales durante el embarazo y la lactancia

Nueva guía de prevención de riesgos laborales durante el embarazo y la lactancia
Ampliar
sábado 21 de diciembre de 2019, 07:38h
El objetivo es dar a conocer una serie de buenas prácticas preventivas generales y ergonómicas durante el embarazo y la lactancia en especial en actividades que presenten carga física. id:53472
La protección de la maternidad frente a los posibles riesgos derivados del trabajo debe ser una preocupación para las empresas. La nueva guía de umivale presenta aquellos aspectos legales a cumplir por parte del empresario en relación a trabajadoras embarazadas, que hayan dado a luz recientemente o en periodo de lactancia y una serie de recomendaciones generales y ergonómicas, en especial para trabajadoras gestantes que desarrollen actividades en puesto de trabajo con carga física (por manipulación manual de cargas, tareas repetitivas o actividades con posturas forzadas).

“Las obligaciones del empresario en lo relativo a la trabajadora embarazada, que ha dado a luz recientemente o en periodo de lactancia se desarrollan en torno a la evaluación de riesgos, la información y formación, la vigilancia de la salud y la adopción de las medidas preventivas”, afirma José Luis Cebrián, responsable de Prevención en umivale.

La evaluación de riesgos es el instrumento preventivo fundamental a disposición del empresario para la eliminación, minimización o control de todos los riesgos para la salud y seguridad de los trabajadores.

Existen, al menos, tres momentos en los que se debe realizar la evaluación: inicial (se hace con carácter general, aunque el puesto de trabajo no esté ocupado por una mujer), periódicas (cuando cambien las condiciones de trabajo o las características de la trabajadora o se detecte un daño para la salud) y, finalmente, adicional (en los puestos de trabajo con riesgo, en el momento en que se conoce la situación de embarazo, parto reciente o lactancia para determinar la naturaleza, grado y duración de la exposición de la trabajadora a condiciones de trabajo que puedan influir negativamente en su salud o la del feto o la del hijo lactante).

Formación e información

El responsable de umivale indica: “El empresario debe informar a la trabajadora embarazada o en periodo de lactancia sobre los riesgos a los que puede estar expuesta así como sobre cualquier medida relativa a la seguridad y salud de los trabajadores, en particular, medidas que afecten a la protección del embarazo y la lactancia”.

Del mismo modo, en relación con la formación, el empresario “deberá garantizar que las trabajadoras reciban una adecuada formación sobre los riesgos derivados de su actividad y sobre aquellos que puedan generar riesgos para el embarazo y la lactancia”, añade Cebrián.

Las medidas preventivas generales van orientadas al ajuste de las condiciones y organización del tiempo de trabajo. Deberá comprobarse si estas recomendaciones pueden aplicarse en cada caso concreto:

  • Intentar mantener a la mujer embarazada en el mismo trabajo si es posible (incluyendo las adaptaciones necesarias) antes que transferirla a una actividad nueva o poco familiar.
  • Permitir suficientes pausas de descanso durante el trabajo. Son preferibles las pausas cortas y frecuentes.
  • Establecer un sistema de rotación de tareas que no presenten factores de riesgo para la trabajadora embarazada.
  • Proporcionar lugares de descanso adecuados, para aliviar la fatiga física y mental.
  • Favorecer la hidratación de la trabajadora disponiendo de fuentes de agua de acceso fácil durante el trabajo.
  • Proporcionar a la trabajadora una formación e información adecuadas sobre los riesgos derivados de la realización de su trabajo, así como de las medidas de prevención que pueden adoptarse para evitarlos o minimizarlos.
  • Utilizar un calzado cómodo, estable y seguro, para reducir las molestias y el riesgo de caídas. Evitar los tacones altos.

Además la trabajadora debe:

  • Evitar la ropa o equipos de protección constrictivos que puedan comprimir el abdomen.
  • Tomar alimento de forma regular, y mantener una alimentación sana y equilibrada, procurando no excederse en el peso.
  • Mantener la forma física general, para minimizar las molestias musculoesqueléticas durante el embarazo.
  • Mantener un control médico regular.

Éstas son algunas de las medidas recomendadas en la nueva guía de umivale. Para obtener más información es posible visitar el material informativo en la web corporativa de umivale en el apartado de prevención y colectivos especiales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.