www.economiadehoy.es

¿Perjudicará la creciente normativa antimonopolio el crecimiento de los gigantes chinos de Internet?

Brian Bandsma, Vontobel Asset Management.
Ampliar
Brian Bandsma, Vontobel Asset Management.

OPINIÓN: Por Brian Bandsma, gestor de Vontobel AM

miércoles 17 de febrero de 2021, 09:07h
Durante el proceso de salida a bolsa de Ant Group, señalamos que los riesgos regulatorios probablemente seguirían siendo un problema para la empresa. Aunque ciertamente no esperábamos que llegaran tan pronto. id:68353
A estas alturas es de sobra conocido que la aceleración del escrutinio regulatorio sobre el negocio de Ant fue en gran medida una respuesta debida a los comentarios despectivos que Jack Ma hizo sobre el estado de las regulaciones financieras en el país. Alibaba esperaba posicionar a Ant poniendo mayor énfasis en la parte "tecnológica" del negocio y en los márgenes y rendimientos que suelen acompañar a ese modelo, pero ahora podría ser claramente un holding financiero mucho menos rentable, aunque todavía muy grande y exitoso.

Sin embargo, parece que las palabras de Jack Ma le están costando mucho más que la valoración de Ant. También han puesto de manifiesto una reflexión de fondo para someter a las grandes empresas de Internet a un mayor escrutinio normativo en torno a posibles comportamientos anticompetitivos. Se considerarán varias actividades. En el caso de Alibaba, el objetivo más probable es la práctica de exigir a los comerciantes que se comprometan exclusivamente con una plataforma, aunque en este momento sigue sin determinarse cuándo y cuál puede ser el impacto financiero. Sin duda, las prácticas comerciales de la empresa seguirán bajo escrutinio, limitando las opciones de la dirección en el futuro.

El mercado ya ha asumido que la caída de Alibaba es una ganancia para JD y Pinduoduo. Hasta cierto punto, lo será si permite a los comerciantes utilizar todas las plataformas como mejor les parezca. Sin embargo, el tamaño y la escala de Alibaba siguen dando a los comerciantes el mayor alcance, y ciertos vendedores, especialmente los de productos de gama alta o de lujo, pueden no querer ser asociados con ciertas plataformas o encontrar mucha tracción con un grupo demográfico diferente. Por tanto, la suposición optimista del mercado puede necesitar cierta moderación.

Otra práctica común que probablemente se reduzca es la venta por debajo de los costes. Las empresas, sobre todo las que están en fase de arranque, suelen ofrecer importantes descuentos para fomentar la adopción y el crecimiento de los usuarios. Aunque los actores más establecidos también han utilizado una estrategia de subvención para limitar el crecimiento de los nuevos participantes, el fácil acceso a la financiación de capital riesgo ha limitado la ventaja de un balance amplio y líquido. En cualquier caso, el fuerte gasto en promoción o subvención se ha producido a expensas del crecimiento del flujo de caja. Los cambios para limitar esta práctica serían una buena noticia para los inversores.

Hasta ahora, Tencent ha experimentado unas consecuencias mínimas del mayor escrutinio normativo, pero la empresa no está totalmente a salvo. Weixin ha adquirido una importancia creciente en el comercio electrónico a través de los miniprogramas integrados. Actualmente, este canal se ha cerrado a Alibaba. Además, el propietario de Douyin, ByteDance, presentó recientemente una demanda contra Tencent por comportamiento monopolístico, ya que la empresa limita el intercambio de contenidos de Douyin. Sin embargo, los daños y perjuicios solicitados, de 90 millones de RMB, son minúsculos, lo que lleva a preguntarse hasta qué punto pueden resultar perjudicados. Esta falta de capacidad para compartir vídeos Douyin en Tencent no ha sido, desde luego, una limitación para el rápido crecimiento de ByteDance.

El mayor riesgo para Tencent es la posible erosión de la tasa de captación en su tienda de aplicaciones. Con un 75%, está claro que se lleva la mayor parte de los ingresos de las ventas de la tienda de aplicaciones. El hecho de que el escrutinio regulatorio llegue a pesar sobre los precios es menos importante, ya que la compañía ha reconocido que las tasas de captación tendrán que bajar con el tiempo. Mientras que en la mayoría de los mercados del mundo sólo se puede elegir entre dos tiendas de aplicaciones, en China hay al menos media docena de ellas, y la mayoría de las plataformas, fabricantes de teléfonos y operadores de telecomunicaciones tienen una. A pesar de ello, los índices de adopción suelen ser del 50%, frente al 30% que se observa en el resto del mundo.

La presión del mercado está empezando a imponerse y el reciente éxito del exitoso juego Genshin Impact, que ha eludido la distribución a través de las tiendas de aplicaciones, ha demostrado a los desarrolladores de juegos que, si su juego tiene una gran demanda, puede no merecer la pena pagar el coste de la distribución a través de una tienda de aplicaciones.

Sin embargo, esto no representa necesariamente una preocupación inmediata para los accionistas de Tencent. La empresa ha seguido diversificando su oferta de juegos de terceros, y muchos de los títulos más exitosos son propios. Las demás fuentes de ingresos de la empresa también se han monetizado de forma conservadora. Por lo tanto, la dirección todavía tiene mucha flexibilidad para gestionar su crecimiento, por ejemplo, aumentando el número de anuncios en sus servicios. Pero el descenso gradual de las tasas de captación será un beneficio directo para los propietarios de contenidos y los desarrolladores, que verán un impacto positivo en los márgenes brutos y podrían tener un impacto positivo en los beneficios. Netease, como segundo mayor desarrollador de juegos en China después de Tencent, sería el claro beneficiario.

Los reguladores chinos no tienen los mismos problemas de aplicación que sus homólogos occidentales. Si el gobierno chino le dice a una empresa que haga algo, la compañía tiene que hacerlo sin hacer preguntas. En Estados Unidos y Europa, el poder gubernamental es limitado y las corporaciones tienen derecho a impugnar las demandas si no siguen un proceso legal predefinido. Dicho esto, la cuestión reguladora clave es similar en cualquier país: esa forma tradicional de medir el poder del mercado o el daño al consumidor no funciona cuando lo que la empresa ofrece es en gran medida gratuito. Pero los reguladores de China tienen más flexibilidad y pueden utilizar potencialmente algo equivalente a la norma "lo sabemos cuando lo vemos".

El 7 de febrero, la Administración Estatal de Regulación del Mercado publicó una versión final de sus directrices antimonopolio. Sin embargo, la redacción de la misma fue intencionadamente vaga. En un entorno normativo que ya ha tenido dificultades de aplicación, no es probable que estas directrices cambien mucho el comportamiento del mercado. Incluso cuando se aplica la normativa, la sanción suele ser una multa pequeña en relación con el tamaño de la empresa. Por ello, las compañías podrían simplemente considerar el riesgo de una multa como un coste de hacer negocios.

En 2016, Baidu fue demonizada por sus prácticas publicitarias cuando un estudiante universitario de Shaanxi murió tras someterse a un tratamiento experimental contra el cáncer en un hospital gestionado por militares y promocionado en Baidu. Aunque puede haber un argumento justo de que la firma fue probablemente la parte menos culpable en esa transacción, inevitablemente condujo a cambios significativos en el modelo de negocio, lo que perjudicó significativamente el crecimiento y los márgenes de la empresa durante algún tiempo. Por lo tanto, siempre vale la pena considerar si, incluso con un cambio limitado en las regulaciones y su aplicación, las compañías pueden seguir operando como de costumbre. Cualquier directivo prudente debería revisar ahora sus prácticas empresariales y asegurarse de que no está haciendo algo que pueda llamar la atención más adelante por ser injusto o poco competitivo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios