www.economiadehoy.es

Perspectivas y oportunidades de inversión en Europa en 2021

Perspectivas y oportunidades de inversión en Europa en 2021
Ampliar

OPINIÓN: Por los expertos de inversión de Schroders

martes 15 de diciembre de 2020, 19:04h
Las medidas de estímulo y la política monetaria del BCE deberían apoyar la renta variable europea en 2021. A medida que la economía se recupera, cabría esperar que las áreas más sensibles al ciclo lo hagan bien. Podríamos ver una rotación hacia acciones de valor frente a las de calidad, que se han vuelto caras. id:66313
Perspectivas y oportunidades de inversión en Europa en 2021
Ampliar
  • La pandemia ha puesto en primer plano las inversiones sostenibles, también por su rentabilidad.
  • La innovación será crucial para la transición de Europa hacia una economía con bajas emisiones de carbono.
  • Vemos oportunidades de inversión en áreas como materiales, datos y procesamiento, asistencia sanitaria e ingeniería.
  • Las medidas de apoyo contribuyen a la potencial recuperación de la industria manufacturera.
  • Las empresas de pequeña capitalización ofrecen exposición a tendencias relevantes.
  • La industria del videojuego o la del reparto de comida a domicilio pueden seguir funcionando bien.
  • Hoteles, aerolíneas y operadores turísticos están bien posicionados para salir fortalecidos de la crisis.
  • La demanda de inversiones de capital riesgo europeo seguirá siendo fuerte.

Nuestros expertos de inversión analizan las perspectivas de Europa para 2021, centrándose en el potencial de rotación del mercado, la inversión sostenible, la innovación, empresas de pequeña capitalización y capital riesgo.

La economía europea se recuperó con fuerza durante el verano tras el impacto del Covid-19 durante la primavera. Sin embargo, se ha vuelto a producir una segunda ola de contagios en otoño. Con todo, Azad Zangana, economista senior de Europa de Schroders, ha mejorado su previsión del PIB de la eurozona para el año 2020 a un -7,1%, frente al -7,8% anterior. Para 2021, prevé un crecimiento del 5,2%, lo que él llama "una sólida recuperación".

Los próximos estímulos deberían contribuir a apoyar el crecimiento económico de la eurozona hasta 2021 y en adelante. "Polonia y Hungría están retrasando los progresos del fondo de recuperación de la UE, pero esperamos el desembolso en la segunda mitad de 2021, lo que llevará a un aumento del apetito inversor en 2022", dijo Zangana.

Para cualquiera que esté considerando invertir en acciones europeas ahora podría ser el momento de hacer balance de cómo ha cambiado la región. Lejos de estar dominada por los valores financieros, como era el caso hace diez años, Europa ofrece ahora exposiciones más equilibradas.

A continuación, nuestros expertos analizan las oportunidades que se presentan de cara a 2021.

¿Es hora de que Europa se recupere?

Los confinamientos de primavera, y de nuevo en otoño, restringieron la capacidad de las empresas de la eurozona para operar con normalidad. Sin embargo, las compañías europeas han resistido bien el difícil año 2020 y, en general, están en buena forma.

"Los beneficios empresariales del tercer trimestre de 2020 (los últimos disponibles) fueron muy robustos. Estimamos que la superación de perspectivas de beneficios fue la mayor de los últimos 10 años. Esto muestra que la demanda seguía ahí tras la primera oleada del virus. También demuestra cómo las empresas han podido controlar los costes, en parte a través de medidas como la falta de viajes corporativos. Esto debería mantenerlas en buen lugar, ya que el impacto del virus se desvanecerá y situará a empresas europeas para experimentar una sólida recuperación de los beneficios en 2021", afirma el gestor de fondos de Schroders, Martin Skanberg.

Enfoque en una recuperación verde

Los fondos para la recuperación llegarán en 2021, con especial atención al programa Próxima Generación de la UE, dotado con 750.000 millones de euros. Está diseñado para construir una Europa más verde, más digital y más resistente. La política monetaria flexible de los bancos centrales también prestará apoyo.

"Se está produciendo un importante estímulo fiscal en Europa y en Estados Unidos, ya que la recuperación tras el Covid-19 es prioritaria". Esto ayudará a apoyar la renta variable, al igual que las medidas adoptadas por el Banco Central Europeo. El énfasis en una recuperación 'verde' es alentador y debería apoyar a las acciones relacionadas con la energía renovable, por ejemplo”, explica SkanbergEn general, a medida que los efectos de la pandemia se desvanecen y la economía se recupera, cabría esperar que las áreas más sensibles al ciclo lo hagan bien. “Esto también podría incluir las acciones que se beneficiarán de la reapertura de las partes de la economía más afectadas por el Covid, como las empresas de ingeniería aeronáutica, por ejemplo".

¿Ha llegado el momento de la rotación?

Después de un período prolongado de rentabilidad superior para las acciones de crecimiento y calidad, podrían darse las condiciones para un cambio.

"Hay señales de que la amenaza de una deflación permanente puede estar retrocediendo", explica Skanberg. "Las medidas de estímulo se están combinando con la recuperación económica y una reconfiguración de las cadenas de suministro a medida que las empresas buscan más proveedores locales. El aumento de los precios tiende a favorecer a las partes del mercado con menor valoración, que se han quedado atrás en los últimos años. Podríamos ver una rotación hacia estas acciones de valor frente a las de calidad, que se han vuelto caras. Los mercados podrían ser volátiles a medida que esto ocurra. Otras áreas del mercado pueden continuar enfrentándose a retos. El sector energético ha estado bajo presión en medio de los bajos precios del petróleo, la disminución de los dividendos y el aumento de la importancia de los factores ambientales para los inversores. Esa combinación de vientos en contra para el sector puede prevalecer aún en 2021".

La sostenibilidad en el punto de mira

La pandemia puso en primer plano las inversiones sostenibles, no sólo por la atención prestada a la forma en que las empresas tratan a sus grupos de interés (stakeholders en inglés), sino también por la rentabilidad de las inversiones sostenibles. El índice MSCI Europe ESG cede un -1,9% en lo que va de año, en comparación con el -5,6% del índice MSCI Europe (fuente: Morningstar, a 30 de noviembre de 2020).

"Ha sido realmente alentador ver la rentabilidad relativa de los productos de inversión sostenible este año. Lo que nos demuestra que la inversión sostenible ya no se considera un lujo o algo en lo que los inversores sólo pueden permitirse pensar durante un mercado alcista”, afirma Nicholette MacDonald-Brown, responsable de EuropeanBlend.

Por su parte, el gestor de fondos, Scott MacLennan, cree que la sostenibilidad ha aumentado su credibilidad entre los inversores escépticos. “El año 2020 ha sido una prueba para la sostenibilidad al juzgar cómo añade valor. Habiendo pasado esa prueba, la sostenibilidad es ahora aceptada como una parte central de la política empresarial y del análisis fundamental de las compañías”.

Las personas y el planeta

El debate en torno a la sostenibilidad se ha hecho evidente en 2020 y debería continuar siéndolo de ahora en adelante. "Los factores climáticos o ambientales habían dominado hasta ahora el debate sobre la sostenibilidad", dijo MacLennan. "La pandemia puso en primer plano las preocupaciones en torno a las personas, con el tratamiento de las empresas a los empleados bajo un mayor escrutinio que nunca. Esperamos que este equilibrio persista hasta el 2021 y más allá. Las empresas tienen que atender a las diferentes partes interesadas: empleados, clientes, proveedores, reguladores, medio ambiente y accionistas. La importancia relativa de estas diferentes partes interesadas en un momento dado disminuirá en función de acontecimientos más amplios, pero la sostenibilidad ya no se percibe como algo solo relacionado con las cuestiones medioambientales".

Aumentará la regulación

La urgente necesidad de responder a la pandemia suspendió varias iniciativas para hacer frente a la crisis climática. El aplazamiento de la conferencia climática COP26 en Glasgow es sólo un ejemplo."Europa ha estado a la vanguardia de la sostenibilidad desde el punto de vista normativo, pero hubo un paréntesis debido al Covid-19", dijo MacDonald-Brown. A medida que la pandemia se desvanece, esperamos que la regulación se recupere y que se introduzcan herramientas adicionales para medir el progreso. También esperamos que 2021 sea el año que demuestre que la inversión sostenible no es lo mismo que la inversión en crecimiento de calidad. Las empresas de crecimiento de calidad tienden a tener rentabilidades robustas y esta consistencia ha sido apreciada por los inversores en los últimos años.

A medida que la economía se fortalece tras la pandemia, hay margen para que las empresas de valor baratas generen mejores rentabilidades. Este tipo de empresas también pueden ser inversiones sostenibles, en particular si nosotros, como inversores, nos comprometemos con ellas y ayudamos a efectuar un cambio positivo.

La innovación aumenta en Europa

La innovación será crucial si Europa va a hacer la transición hacia una economía digital con bajas emisiones de carbono, en línea con los objetivos del plan de recuperación Próxima Generación de la UE. Según el gestor Paul Griffin “Espero que 2021 sea el año en el que empiecen a cambiar las viejas percepciones de la inversión en Europa. Hay una creencia popular que dice que Europa es simplemente una apuesta por el crecimiento global y que no hay nada particularmente nuevo o innovador que esté sucediendo. No es así. Siete de los diez países más innovadores del mundo están en Europa, según el Índice de Innovación Global 2020 de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual. Los dos primeros son Suiza y Suecia, mientras que EE.UU. ocupa el tercer lugar. En los últimos años, la innovación se ha asociado a menudo con las grandes empresas tecnológicas de EE.UU. Estas empresas han transformado la forma en que comunicamos, compramos y consumimos noticias y entretenimiento, y han visto enormes beneficios en el precio de las acciones. La gente a menudo pregunta dónde están los equivalentes europeos de esas compañías tecnológicas de EE.UU. Pero la innovación puede ser mucho más que esas tecnologías centradas en el consumidor que nos mantienen pegados a nuestras pantallas.

La innovación para resolver los desafíos del mundo

"Hay un énfasis creciente dentro de la industria de la inversión y más allá de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDGs en inglés) de la ONU. "Estos son los grandes retos a los que se enfrenta el mundo hoy en día, desde el cambio climático hasta la seguridad alimentaria, pasando por el acceso a la sanidad, y muchos más. Hay una enorme oportunidad potencial para generar grandes rentabilidades de las empresas que se centran en los temas señalados en los ODS”, explica el gestor de fondos de Schroders Leon Howard-Spink.

"Tomemos la tecnología sanitaria como ejemplo. El objetivo de este año ha sido encontrar una vacuna contra el Covid-19 y la innovación ha sido crucial para ese proceso. Una vez aprobadas, las vacunas deben ser fabricadas a escala y distribuidas. Algunas de las vacunas necesitan ser almacenadas a temperaturas muy bajas que requieren viales altamente especializados. Europa es el hogar de compañías que tienen este tipo de capacidades avanzadas en la fabricación de productos especializados.

Asimismo, Griffin destaca cómo la innovación crea productos que conducen a una mayor cuota de mercado, abren nuevos mercados y ayudan a avanzar en los ODS de la ONU. "Los vehículos eléctricos (VE), por ejemplo, son una parte importante del movimiento hacia una infraestructura de transporte más sostenible. “Este tipo de vehículos dependen de semiconductores especializados que unas pocas empresas pueden producir. Varias de ellas tienen su sede en Europa”.

También vemos oportunidades de inversión en áreas como materiales, datos y procesamiento, asistencia sanitaria e ingeniería. Las empresas europeas que operan en estas áreas no son muy conocidas, pero hay muchas que son líderes en sus campos. Europa ya está a la cabeza en cuestiones de sostenibilidad, tanto a nivel gubernamental como empresarial; asimismo, la inversión propuesta en el plan Próxima Generación de la UE ofrece un viento de cola adicional.

Las empresas de pequeña capitalización ofrecen exposición a tendencias relevantes

Las empresas europeas deberían estar bien situadas para beneficiarse de la recuperación económica, siempre que los vientos en contra provocados por el Covid-19 se desvanezcan, según el gestor de fondos de smallcaps Luke Biermann."2018 y 2019 fueron años difíciles para el sector manufacturero europeo. Italia entró en recesión y Alemania la evitó por poco. Esto significa que las empresas manufactureras ya se habían adaptado a la reducción de la demanda. No entraron en la crisis con enormes bases de costes o exceso de inventarios. Eso las deja bien posicionadas para la próxima recuperación, asumiendo que los efectos de la pandemia empiecen a desvanecerse”, añade Biermann.

Una política monetaria flexible y medidas de apoyo por parte de los gobiernos también contribuyen a la potencial recuperación de la industria manufacturera. Otras economías, como China, ya se han recuperado de la crisis y la demanda está creciendo. Esto podría ayudar a impulsar las exportaciones, que son particularmente importantes para Europa. Incluso cuando se excluye el comercio dentro de la zona euro, las exportaciones representan el 28% de la economía de la región, en comparación con el 12% de EE.UU., el 19% de Japón y el 20% de China.

La transformación digital ha llegado para quedarse

El cambio hacia una economía digital ha sido una característica de la pandemia, pero continuará después de ella. El director ejecutivo de Microsoft, Satya Nardella, por ejemplo, dijo que dos años de transformación digital se han producido en sólo dos meses.

"Las empresas -tanto industriales como de consumo- que no tenían una estrategia digital para llegar a los clientes sufrieron de inmediato cuando la pandemia se instaló", dijo Biermann.

Ha habido una demanda de expertos en la materia, empresas de consultoría y empresas especializadas en marketing digital, para ayudar a esas empresas a elaborar estrategias rápidamente. Esto seguirá evolucionando a medida que las empresas tengan la urgencia de mejorar en esta área si quieren seguir siendo relevantes. “Como inversor de empresas de pequeña capitalización europeas, este tipo de compañías especializadas ofrecen una exposición a la que puede resultar más difícil acceder a través de empresas de mayor capitalización".

Los videojuegos, no sólo para el confinamiento

Hay industrias específicas en las que las empresas de pequeña capitalización pueden ofrecer exposición a tendencias a las que es más difícil acceder a través de compañías grandes. Biermann destaca la industria de los videojuegos como un ejemplo de ello. "Los videojuegos siguen evolucionando muy rápido. El ritmo del cambio en los últimos 40 años ha sido increíble y la innovación continúa. El videojuego se asocia con el confinamiento en la mente de algunos inversores, pero eso ignora el enorme potencial de crecimiento estructural del sector. En este sentido, hemos visto un gran número de personas que se dedican a los videojuegos. También hemos visto evolucionar los juegos de tal manera que se trata tanto de socializar como el juego mismo. Además, están las innovaciones online en los deportes electrónicos y de realidad virtual. Desde el punto de vista de la inversión, el potencial para monetizar estos desarrollos es muy emocionante. Los precios de las acciones se han mantenido en gran medida, pero eso está empezando a cambiar", añade Biermann.

La gestora de fondos de smallcaps, Hannah Piper, está de acuerdo en que la industria del videojuego puede seguir funcionando bien hasta el año 2021 y posteriormente. "Las empresas ganadoras con el Covid no son necesariamente perdedoras tras la vacuna", dijo Piper. "Esprobable que muchos de los hábitos adquiridos durante el confinamiento se mantengan. El videojuego como forma de entretenimiento y socialización parece ser uno de ellos. Otro éxito del confinamiento ha sido el reparto de comida a domicilio. Una vez más, creo que esta es una tendencia que perdurará más allá de la pandemia. El confinamiento y el teletrabajo significan que la gente ha estado preparando más comida que nunca y muchos se están aburriendo de su propia cocina. Incluso una vez que los restaurantes abran de nuevo, los kits de comida proporcionan variedad y son un capricho más asequible que salir".

El ganador se lleva todo en el sector de viajes y ocio

En cambio, otras industrias han sido muy afectadas por el virus. La industria de los viajes es una de las más obvias, con restricciones en los desplazamientos nacionales e internacionales, imposiciones de cuarentena y una enorme reducción de los viajes de negocios. Sin embargo, la demanda podría regresar muy rápidamente una vez que las vacunas restablezcan la confianza en la seguridad de los viajes. Piper señala que habrá "grandes ganadores y grandes perdedores" de la crisis y que las compañías que eran más fuertes antes pueden estar mejor situadas para prosperar una vez que termine.

"La industria hotelera es una en las mejor posicionadas, con una sólida situación financiera, es probable que salgan de la crisis fortalecida. La oferta caerá a medida que los operadores hoteleros más débiles quiebren o vendan sus activos. Los operadores más fuertes podrán elegir los mejores activos de estos negocios más débiles. A medida que la demanda aumente, estarán en una buena posición para subir los precios. Es la misma situación para las aerolíneas y los operadores turísticos. Incluso antes de la pandemia había compañías que habían quebrado, como Thomas Cook. Después de un invierno de restricciones, la demanda acumulada de viajes una vez que las vacunas estén disponibles será enorme. Las empresas con balances sólidos que hayan podido capear la crisis serán las ganadoras".

El capital riesgo europeo atrae los intereses de inversores extranjeros

En cuanto al capital riesgo, la demanda de inversiones europeas parece que seguirá siendo fuerte. La responsable de activos alternativos, Emily Pollock, dice que las operaciones en el espacio del capital riesgo europeo han aumentado en la última parte de 2020. "Los sectores de tecnología y salud han sido particularmente activos. Ahora estamos empezando a ver un aumento de la actividad en otros sectores, incluyendo la educación y los productos de consumo básico". Hay algunas tendencias a largo plazo en capital riesgo que se espera que sigan vigentes en 2021 y más allá. "Algo que hemos seguido viendo este año es que las empresas tienden a esperar más tiempo antes de cotizar en los mercados públicos. Esto significa que las compañías a menudo esperan hasta que son más grandes antes de cotizar y hay un mayor número de objetivos de adquisición para los compradores de capital riesgo”, añade Pollock.

Asimismo, el interés de los inversores extranjeros en el capital riesgo europeo sigue siendo alto. "Hay varias razones para esto. En primer lugar, hay un gran margen para la consolidación en Europa. Muchas industrias están muy fragmentadas con un gran número de pequeñas empresas locales. Esto significa que los compradores de capital riesgo tienen oportunidades de invertir en un negocio, y luego adquirir competidores, y/o ayudar al negocio a expandirse más allá de su mercado local.

En segundo lugar, Europa tiene una elevada proporción de empresas familiares. Dado el envejecimiento de la población, muchos fundadores están tratando de transmitir sus empresas a la próxima generación. Sin embargo, es posible que los miembros de la familia no tengan las aptitudes adecuadas, o el deseo, de hacerse cargo de ellas. Ahí es donde puede intervenir el capital riesgo, quizá mediante una compra con toma de control de la gestión.

En tercer lugar, hay una serie de objetivos de adquisición de alta calidad en Europa. Los bienes fabricados en Europa se perciben como de alta calidad, por lo que los exportadores pueden aprovechar el crecimiento de los mercados exteriores.

Desde la perspectiva del cliente, Pollock añade que se están desarrollando nuevos productos que pueden ayudar a llevar la inversión en capital riesgo más allá de su esfera tradicional. "Estamos asistiendo a una mayor democratización del capital riesgo para que esta clase de activos pueda ponerse a disposición de una gama más amplia de inversores. Los fondos que incluyen una mezcla de empresas públicas y privadas están ayudando a hacer que este tipo de inversión sea una opción para más personas", añade.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios