www.economiadehoy.es

La economía española se enfrenta a uno de los mayores desafíos de su historia

Prevemos que el PIB crezca en torno al 0,1/0,2% en el primer trimestre de 2020 por la inercia del último trimestre de 2019

Prevemos que el PIB crezca en torno al 0,1/0,2% en el primer trimestre de 2020 por la inercia del último trimestre de 2019

Observatorio Financiero del Consejo General de Economistas

sábado 04 de abril de 2020, 12:43h
Nuestra estimación es que el año finalice con una caída del PIB en torno al 4%, si la actividad se recupera en el mes de mayo. id:57117
Dada la inercia del último trimestre de 2019, prevemos que el PIB crezca en torno al 0,1/0,2% en el primer trimestre de 2020. Será en el segundo y tercer trimestre cuando se reflejen ampliamente los efectos de esta crisis en la economía. Ahora bien, la incertidumbre sobre la duración de la crisis sanitaria, y, por tanto, de la recuperación de la actividad, nos hace analizar distintos escenarios. Considerando que la reanudación de la actividad se produzca durante el mes de mayo, con una previsible recuperación en U, nuestra estimación es que finalice el año con una caída del PIB en torno al 4%.

El riesgo de nuestra economía es que es muy dependiente del sector servicios, en el que el turismo tiene un peso fundamental. A ello hay que sumarle la paralización de la construcción, así como del comercio exterior –que el pasado año representó un tercio del PIB–, y la caída de la inversión –tanto nacional como extranjera–, lo que nos conduce a un escenario de incertidumbre, cuyas consecuencias dependerán del tiempo que se tarde en controlar la pandemia y, por tanto, que se pueda reactivar la actividad económica.

El empleo se está viendo afectado muy negativamente por la situación debido al cese de actividad de muchas empresas, en muchos casos pymes y autónomos, y con mayor incidencia en el sector servicios (206.016 nuevos inscritos en el SEPE en marzo, fundamentalmente por la hostelería y el comercio), y en la construcción (59.551 nuevos desempleados), efecto que, sin duda, se agudizará en los próximos meses.

El Gobierno está adoptando medidas para mantener cierto nivel de consumo y para que el efecto de esta crisis sea temporal, como, por ejemplo, facilitando los ERTES o estableciendo moratorias en los pagos de las cotizaciones sociales, con la esperanza que este paro temporal no se convierta en definitivo.

A esto le acompaña la alta volatilidad de los mercados de capitales. Como ejemplo, el Ibex, que desde el 19 de febrero al 31 de marzo ha bajado de los 10.083 puntos a los 6.785.

Por último, es importante que se mantenga controlada la prima de riesgo (El BCE está ayudando a ello), dado el aumento del déficit y deuda, y la necesidad de que se sigan financiando a tipos muy bajos.

Observatorio Financiero del Consejo General de Economistas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios