www.economiadehoy.es

España, nublado a corto plazo, despejado para 2023

Nadia Gharbi, Pictet WM.
Ampliar
Nadia Gharbi, Pictet WM.

OPINIÓN: Por Nadia Gharbi, economista para Europa de Pictet WM

lunes 26 de octubre de 2020, 09:22h
“El diferencial de la deuda española puede finalizar ligeramente por encima de los niveles recientes”. id:64424
Esperamos que la economía española se recupere a medio plazo gracias al Fondo de Recuperación europeo, aunque los próximos meses va a seguir empañada por el coronavirus y costes de las medidas de contención.

Hay que tener en cuenta que España está entre las economías de la Euro Zona más afectada por la recesión causada por Covid-19. El levantamiento de la mayoría de medidas de contención en Junio condujo a una rápida, pero parcial recuperación. Así, tras una mejora gradual, ha habido, coincidiendo con el resurgimiento de contagios, cierta pérdida de impulso el tercer trimestre. En consecuencia los principales indicadores, como índices de gerentes de compras, muestran pérdida de impulso económico desde Agosto, principalmente concentrado en servicios, particularmente sensibles al distanciamiento social y la importante industria del turismo español particularmente afectada por el aumento de contagios.

10,5% de contracción del PIB en 2020 y 6% de repunte en 2021

Ahora, como en otros países las perspectivas para la economía española están nubladas por la incertidumbre, que depende de cómo se desarrolle la pandemia. En nuestro escenario de referencia, prevemos que su PIB se contraiga 10,5% en 2020 y que repunte 6% en 2021. Estimamos que su PIB vuelva al nivel pre pandémico en 2023, aunque con riesgos a la baja, por posibles consecuencias adicionales de la pandemia.

De manera que las perspectivas para la economía española parecen sombrías a corto plazo.

España de los principales beneficiarios del fondo de recuperación de la UE

Ahora bien, a medio plazo las cosas pueden mejorar gracias al fondo de recuperación de la UE de Nueva Generación, que tiene como objetivo reducir la brecha entre las economías de la Euro Zona, del que España será uno de los principales beneficiarios, dada la gravedad del impacto por la pandemia.

Según cálculos del gobierno a España se le pueden llegar a asignar 140.000 millones de euros, más de 11% del PIB de 2019. En concreto, el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española, aspira a captar 72.000 millones en subvenciones comunitarias en tres años. En este sentido el presidente Pedro Sánchez ha dado detalles con el plan de recuperación "España Puede", que se basa en cuatro ejes diseñados para modernizar el país: transición ambiental, unidad social y territorial, digitalización e igualdad de género. 37 % puede destinarse a inversiones ecológicas y 33 % a proyectos de transición digital. Ha remitido a la Comisión Europea su plan presupuestario, que incluye un alza fiscal de casi 7.000 millones e incremento del gasto público de 2.500 millones sobre el realizado en 2020.

Sus cálculos apuntan a crecimiento del PIB del 9,8% en 2021, con la ejecución del Plan de Recuperación -se ha comprometido a incluir 27.000 millones de los fondos previstos ya en 2021-. El gobierno calcula que una inversión pública tan enorme creará 800.000 puestos de trabajo hasta 2022, aumentando el PIB en 2,5% anualmente durante tres años y el crecimiento potencial por encima del 2%.

El principal riesgo está en la implantación

Ahora bien, no será fácil. El país ha estado prorrogando el presupuesto de 2018 los últimos tres años, pues la fragmentación política ha hecho imposible la aprobación de uno nuevo. El actual gobierno minoritario todavía necesita que el Parlamento apruebe el presupuesto de 2021.

De todas formas, la presión de Bruselas y los intereses económicos probablemente empujen a los políticos a un acuerdo presupuestario. El caso es que el impacto de los fondos de la UE en el PIB español probablemente sea menor que las estimaciones del gobierno, aunque, no obstante, dará impulso a la economía española. Hay que tener en cuenta que Plan de Recuperación es ambicioso, pero, como en otros países,

Reducción gradual de la deuda/PIB en España

Mientras, a pesar del reciente aumento de casos de Covid-19 en España, la rentabilidad a vencimiento de los bonos soberanos españoles a diez años ha seguido cayendo, incluso hasta 0,14%, cerca de mínimos históricos. El apoyo de Europa es vital al respecto, tanto a través de los programas de compra de bonos del BCE, como por los fondos europeos. Estos apoyarán el crecimiento económico a medio plazo y deben garantizar una reducción gradual de la relación deuda/PIB en España desde el máximo previsto en 119,7% para este año -un fuerte aumento desde 95,5% de 2019-. De hecho el BCE, mediante su programa de compras de deuda soberana, está garantizando los bajos costes de financiación, incluso a pesar del aumento de emisiones del Reino de España y otros países, permitiendo que la carga de la deuda pública sea más asequible.

Dificultades para contener la propagación del coronavirus y debilidad del gobierno minoritario

No obstante, la fragmentación política en España y dificultades que el gobierno minoritario para legislar, incluido el presupuesto del Estado, ha puesto cada vez mayores dudas de su capacidad para gestionar el camino de la recuperación. Esa es una de las razones por las que la agencia de calificación crediticia S&P Global haya degradado las perspectivas de la deuda soberana de España a largo plazo de estable a negativa en septiembre. Por su parte, Moody's ha confirmado su calificación BBB1 y perspectiva neutral por ahora, pues considera transitorio el impacto del coronavirus para el crecimiento y espera fuerte recuperación gracias al estímulo fiscal. De manera que la rentabilidad a vencimiento de la deuda española a diez años ha llegado a reducirse al 0,69 % respecto a la del bono alemán, cerca de mínimos de todos los tiempos. Pero sigue siendo 0,2 % mayor respecto a los diferenciales de otros bonos soberanos de la Euro Zona de calificación crediticia similar, lo que probablemente refleja las dificultades a las que se enfrenta España para contener la propagación del coronavirus y la debilidad del actual gobierno minoritario.

De manera que el diferencial de la deuda española a diez años respecto al bono alemán puede finalizar el año cerca de 0,8 %, ligeramente por encima de los niveles recientes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios