www.economiadehoy.es

¿Qué consecuencias tendrá el coronavirus en la economía mundial?

¿Qué consecuencias tendrá el coronavirus en la economía mundial?

OPINIÓN: Por Investment Desk, Bank DegroofPetercam

martes 28 de enero de 2020, 13:49h
Cinco países asiáticos han notificado casos de personas contagiadas por el coronavirus (China, Japón, Tailandia, Corea del Sur y Taiwán). Además, las autoridades estadounidenses y las francesas también han confirmado la detección de casos en ambos países. id:54655
Existe un riesgo real de que el virus se extienda y aumente el número de muertes por la enfermedad, pero el efecto negativo sobre la economía mundial dependerá de varios parámetros:
  • El primero es el grado de contagio del virus. Cuanto más contagioso sea el virus, más miedo tendrá la gente de contraerlo, lo que tendrá un impacto negativo en la actividad económica (menos viajes, salidas, gastos, etc.).
  • El segundo elemento a tener en cuenta es la tasa de mortalidad del virus.
  • Además, la velocidad con la que un medicamento/vacuna pueda llegar al mercado también debe tenerse en cuenta para evaluar el impacto económico.
  • Por último, está la importancia económica de la región donde se produce el virus. La epidemia del virus del Ebola (2014-2016), que es mucho más contagioso y mortal que el SARS o el virus actual, se produjo en África Central, una región de importancia económica limitada y alejada de las principales economías, lo cual redujo la afectación.

Sin embargo, es imposible evaluar el impacto de este virus en la economía mundial con la información de que disponemos hoy en día. En 2003, el SARS tuvo un impacto significativo en el crecimiento económico de la región asiática. Su impacto también fue efímero, una vez que la situación se normalizó. Dados los indicios de reducción de la infecciosidad y el hecho de que la Organización Mundial de la Salud está ahora mejor preparada para enfrentar los brotes, el escenario más probable es que el impacto sea menor.

La Organización Mundial de la Salud no ha declarado (todavía) el brote de coronavirus como una emergencia internacional, pero ha hecho recomendaciones y ha proporcionado presupuestos para el desarrollo de medicamentos. El Gobierno chino ha puesto en cuarentena la zona de Wuhan cerrando todo el transporte público. Varios aeropuertos internacionales ya han puesto en marcha medidas para examinar a los pasajeros que llegan de China para evitar cualquier propagación del virus. El riesgo es obviamente más elevado en las grandes ciudades asiáticas, donde la densidad de población es de las más altas del mundo.

Reacción del mercado

Los índices bursátiles de China y Hong Kong han corregido desde comienzos de la semana pasada por temor a que la enfermedad se extienda. Los mercados de valores de otras partes del mundo también han corregido. La epidemia de SARS de 2003 provocó una disminución de las existencias de artículos de lujo, ocio y turismo y las compañías relacionadas con esos sectores cayeron en bolsa, aunque posteriormente revirtieron sus pérdidas en unos pocos meses.

Actualmente, los inversores temen que el brote de este nuevo virus afecte a las ventas de estos mismos sectores. Por otro lado, las cotizaciones bursátiles de algunas empresas farmacéuticas asiáticas han aumentado considerablemente. De hecho, estas empresas verían aumentar sus ventas si el coronavirus se propaga (medicamentos, mascarillas quirúrgicas, kits de detección de la gripe, desinfectante, etc.). No obstante, la reacción del mercado parece mucho más limitada que en 2003. La pronunciada reacción del mercado en aquel momento también se debió al secreto inicial con el que el gobierno chino trató el SARS, lo que creó gran incertidumbre.

Aunque el daño infligido por este virus a la economía mundial es imposible de predecir en este momento, consideramos que el impacto económico y la respuesta del mercado al brote de SARS de 2003 fue una excepción más que la regla. Otras epidemias, a veces más mortales, (gripe porcina H1N1, MERS, Ébola, etc.) no han tenido las mismas consecuencias económicas ni el mismo impacto en los mercados bursátiles. Según los datos actuales, el coronavirus no seguirá el mismo camino y no pone en peligro nuestro escenario económico. No obstante, este incidente confirma la necesidad de mantener una cartera extremadamente diversificada, compuesta también por activos defensivos que se apreciarán en caso de que se materialicen ciertos riesgos en gran medida impredecibles.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.