www.economiadehoy.es

Valores inmobiliarios mundiales

Valores inmobiliarios mundiales
Ampliar

Actualización trimestral. Segundo trimestre | Julio de 2021

martes 17 de agosto de 2021, 10:21h
La moderación de las segundas derivadas en los datos del crecimiento económico y la inflación, junto con el inesperado tono duro de la Reserva Federal en su reunión de junio, propiciaron un aplanamiento de la curva de tipos y una pausa en la rotación del crecimiento al valor. id:75046

Los rendimientos de los bonos también se vieron sometidos a presión por la aparición de una variante «delta» del COVID-19, más peligrosa e infecciosa, lo que volvió a suscitar preocupación por las perspectivas de crecimiento. Las empresas inmobiliarias mundiales (FTSE EPRA/NAREIT Developed GTR: 9,4%) siguieron comportándose mejor que los índices bursátiles generales (MSCI World: 7,9%), impulsadas por los componentes más defensivos del índice inmobiliario este trimestre. Los bonos mundiales continuaron rezagados (Barclays Global Aggregate: 1,3%). El rendimiento del bono del Tesoro de Estados Unidos a 10 años cerró el trimestre casi 30 puntos básicos (pb) por debajo (145 pb).

América volvió a ser la región que mejor se comportó (11,1%), dado el ritmo relativamente mayor de vacunaciones y el impulso de la reapertura. Las previsiones actualizadas del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) abogaban por una vuelta a la normalidad de los vacunados con la pauta completa. A medida que avanzaba el trimestre, resultó más evidente que las limitaciones de la oferta estaban afectando a la recuperación del empleo y contribuyendo a los datos de aumento de la inflación, lo que condujo a la Reserva Federal a adelantar sus expectativas de subida de los tipos a 2023. Aunque esto provocó cierta volatilidad, los índices bursátiles generales lo pasaron por alto y cerraron el trimestre en máximos históricos. Las empresas inmobiliarias siguieron comportándose mejor, pues los inversores las consideran unas de las grandes beneficiarias de la reapertura y una posible protección frente a la inflación si la reciente subida resulta no ser tan pasajera. Autoalmacenamiento, viviendas y centros comerciales lideraron el trimestre. El primero se benefició de un aumento de los niveles de ocupación y de los precios. Hoteles y centros sanitarios quedaron rezagados, debido a las recogidas de beneficios y a factores específicos de las empresas. En Canadá, las empresas inmobiliarias reprodujeron la rentabilidad de sus homólogas estadounidenses. Las empresas industriales fueron las que mejor se comportaron, debido a sus sólidas perspectivas operativas y unos datos de transacciones favorables.

Gráfico 1. Rentabilidades totales inmobiliarias mundiales por región

Europa (10,6%) pisó los talones a América. La pandemia de COVID-19 siguió siendo el principal motor de las economías y los mercados, aunque la rentabilidad del mercado ha empezado a desvincularse de las tendencias del virus a medida que las economías se adaptan. Los importantes avances en la vacunación de las personas más vulnerables y las bajas tasas de infección permitieron acelerar la reapertura económica, aunque la mayoría de los países siguen aplicando algunas restricciones. El Reino Unido quedó rezagado con respecto al resto de Europa, lastrado por el decreciente apetito de apuestas por la reapertura de mayor riesgo, como el comercio minorista y los fondos de inversión inmobiliaria (REIT) diversificados, tras un excelente primer trimestre. Los sectores inmobiliarios de autoalmacenamiento, industria y vivienda despuntaron en el segundo trimestre, alentados por una revalorización mayor de la esperada, mientras que el crecimiento de la ocupación y los alquileres en autoalmacenamiento e industria también ha sorprendido positivamente. Suecia también por su buen comportamiento, seguida de cerca por Finlandia. Los sectores industrial y diversificado de los países nórdicos fueron los más sólidos, seguidos de los de oficinas y viviendas. La fortaleza del sector industrial se debe al rápido crecimiento de la demanda y la aceleración de las ganancias de los desarrollos, por el aumento de los procesos para satisfacer la demanda. La solidez del sector diversificado se debió básicamente a las importantes ganancias de las empresas nórdicas con gran exposición a viviendas, servicios comunitarios y oficinas. Las empresas de fuera de los países escandinavos se comportaron peor en general.

Asia (3,4%) quedó rezagada. La región se vio más afectada por la aparición de la variante delta y la reimposición de confinamientos más o menos estrictos. En el plano macroeconómico, los datos económicos de China mostraron una continua desaceleración del impulso económico, frente a las tendencias de datos todavía sólidos y al alza en otros lugares. Por regiones, Singapur fue la que peor se comportó, por el desconcierto de los inversores ante el repunte de casos en uno de los lugares que se consideraba que mejor había gestionado la pandemia de COVID-19 el año pasado. Tras un largo periodo sin nuevos contagios locales, Hong Kong lideró la rentabilidad de la región. Los promotores de beta superior se comportaron peor en general que los fondos de inversión inmobiliaria (REIT). Las mayores rentabilidades de los REIT se dieron en Hong Kong, donde el índice presenta un sesgo hacia el comercio minorista no discrecional, que se benefició del ritmo relativamente más rápido de la reapertura en Hong Kong comparado con otras regiones.

Los REIT japoneses (JREIT) también se comportaron bien, debido a su inclusión en los índices generales FTSE. Por sectores, los promotores de Singapur y el comercio minorista australiano fueron los que peor se comportaron; el primero se vio perjudicado por la menor dinámica de venta de viviendas, ya que Singapur volvió al confinamiento, mientras que el segundo se vio afectado de un resurgimiento de casos.

Gráfico 2. Rentabilidades totales inmobiliarias mundiales por sector

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios