www.economiadehoy.es

La industria de la eurozona

¿Está el final de la depresión a la vista?
Ampliar

¿Está el final de la depresión a la vista?

Autor: Bert Colijn, Economista Senior Eurozona ING

viernes 12 de julio de 2019, 13:31h
Es probable que la producción industrial haya aumentado en mayo, pero no deje que los números lo engañen. Sin una mejor perspectiva comercial, la industria manufacturera podría tener una débil segunda mitad del año. Sin embargo, mientras el empleo se mantenga estable, una recesión absoluta en la zona euro sigue siendo poco probable. id:47708

La producción industrial alcanzó su punto máximo en diciembre de 2017 y ha estado en una tendencia decreciente desde entonces. Si bien el indicador es volátil y muchos factores puntuales han afectado al sector industrial durante el último año y medio, la tendencia es preocupante. Si bien las razones detrás de la desaceleración siguen siendo un tanto misteriosas, dado que algunos indicadores aún apuntan a un desempeño decente, parece que el debilitamiento de la demanda global y la incertidumbre comercial han tenido un impacto más significativo de lo que se esperaba inicialmente. Esto significa que podría haber más lentitud en las cartas. Sin embargo, notablemente, esta contracción en la actividad no ha hecho que el empleo disminuya. Mientras ese sea el caso, una recesión absoluta en la eurozona sigue siendo poco probable.

El crecimiento de las exportaciones sigue siendo positivo, pero las industrias con exposición a las exportaciones son las más débiles.

La producción parece sensible al debilitamiento de la demanda mundial y la incertidumbre comercial, en particular porque la disminución de la producción coincidió con la caída de la confianza y el inicio de una importante retórica comercial de los Estados Unidos. Sin embargo, las exportaciones alemanas a los Estados Unidos y China se han mantenido bastante bien y los datos de las cuentas nacionales sugieren que las exportaciones de bienes de la zona euro siguen aumentando. Dicho esto, la tasa de crecimiento se ha desacelerado notablemente, excepto por un breve repunte en el 1T, que se relacionó principalmente con el almacenamiento en el Reino Unido. Esto se suma a puntos de vista mixtos sobre la desaceleración de la producción, ya que plantea la pregunta de si la demanda externa realmente puede ser el problema cuando las exportaciones siguen aumentando.

La producción ha disminuido más entre las industrias dependientes de la exportación

Fuente: Eurostat, World Input Output Database, ING Research Note: excluye cinco sectores industriales más pequeños

Es difícil llegar a una respuesta concluyente sobre esto, pero parece que el entorno externo juega un papel importante. A pesar de que el crecimiento de las exportaciones sigue siendo positivo, las encuestas de negocios han señalado una contracción en los pedidos desde el exterior. Además, existe una fuerte correlación entre el porcentaje que las industrias producen para la demanda final extranjera y el desempeño en la producción desde diciembre de 2017, mientras que las industrias que producen más para la demanda final extranjera tienen un desempeño mucho peor que las que producen más para la demanda final doméstica. Este indicador incluye productos intermedios que se utilizan en productos que se exportan, lo que da una indicación más completa de la sensibilidad de la industria a una demanda externa más débil.

Las exportaciones brutas más débiles podrían estar en juego durante el verano

Fuente: Comisión Europea, Eurostat, ING Research.

Si bien el crecimiento de las exportaciones se ha mantenido positivo hasta ahora, la producción más débil de productos intermedios utilizados para las exportaciones indica que las exportaciones brutas más débiles podrían estar en peligro en los meses de verano. Esta opinión también está respaldada por el deterioro informado de la competitividad internacional de las empresas de la eurozona.

Si bien las perspectivas para la industria se ven empañadas por bastantes señales mixtas, se espera que la lenta demanda global y las preocupaciones comerciales se prolonguen en los próximos meses. Eso significa que es poco probable que se recupere rápidamente en la producción manufacturera en la segunda mitad del año y que las preocupaciones sobre el crecimiento del PIB en la zona euro sigan siendo significativas, al menos, para el resto de 2019.

¿Esto pone a la eurozona en riesgo de recesión?

Al mirar episodios de producción decreciente, éste se destaca. No hemos visto un descenso tan largo ni tan profundo sin una contracción en el PIB desde la década de 1960, que es lo más atrás que van los datos. Esto es excepto a principios de la década de 2000 en torno a la crisis de dotcom, que oficialmente no fue una recesión de la eurozona, aunque muchos países de la eurozona experimentaron una recesión en ese momento. Ahora, mientras que la segunda mitad de 2018 experimentó una marcada desaceleración en el crecimiento, la zona euro ha evitado una recesión (técnica) por ahora, pero la pregunta es: ¿cuánto tiempo puede continuar esta caída industrial sin mayores repercusiones?

La producción industrial no suele disminuir tanto tiempo sin recesión.

Fuente: BCE, CEPR, ING Nota de investigación: las áreas compartidas representan recesiones

El sólido desempeño del sector de servicios ha impedido que la economía de la eurozona se contraiga. Cabe destacar que el pobre desempeño del sector manufacturero aún no ha conducido a una disminución en el crecimiento del empleo en el sector. La expansión de la década de 2000 estuvo marcada por un fuerte descenso en el empleo manufacturero, pero el panorama actual es el contrario. El empleo en el sector manufacturero sigue creciendo, lo que apoya el consumo de los hogares, que a su vez beneficia principalmente al sector de servicios.

El empleo manufacturero sigue creciendo a pesar de la disminución de la producción

Fuente: Eurostat

Sin embargo, hay indicios de que el empleo en la industria manufacturera podría disminuir. Por ejemplo, las empresas indican que las intenciones de contratación en el sector manufacturero se están debilitando y en Alemania, los despidos han aumentado mientras que el trabajo a corto plazo está regresando. Aun así, mientras el empleo manufacturero en general continúe creciendo, la lentitud en la producción industrial puede permanecer relativamente contenida. El mercado laboral de manufactura podría, por lo tanto, ser clave en los próximos meses para ver si la expansión puede resistir la inactividad industrial.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.