www.economiadehoy.es

Aceptando el Fracaso

Miriam McLemore, Enterprise Strategist de Amazon Web Services (AWS).
Ampliar
Miriam McLemore, Enterprise Strategist de Amazon Web Services (AWS).
viernes 24 de abril de 2020, 09:13h
El éxito es glamuroso, pero el fracaso nos enseña mucho más. Incorporar una cultura del fracaso en las grandes empresas requiere varios pasos proactivos, explica Miriam McLemore, Enterprise Strategist de Amazon Web Services (AWS). id:57799
En los negocios y en la sociedad en general, ponemos el foco en el éxito. Sin embargo, los líderes de negocios innovadores reconocen que las mayores lecciones se aprenden a través del fracaso, tanto el propio como el de nuestros compañeros. El fracaso nos enseña mucho más que el éxito y desde luego resulta más memorable. Sin la posibilidad del fracaso no habría ningún apetito por la innovación ni curiosidad que impulsase nuevos descubrimientos. Cuando los equipos perciben que los errores conllevan consecuencias negativas se alejan del riesgo y, al hacerlo, perpetúan el equilibrio actual.

En las grandes empresas, el fracaso rara vez se considera positivo o incluso aceptable. Como Enterprise Strategist de Amazon Web Services (AWS) puedo confirmar la reputación de Amazon como una compañía que apoya, e incluso fomenta, el fracaso, y esta actitud proviene de lo más alto. Como Jeff Bezos suele decir «Amazon es el mejor lugar donde fracasar». Nuestra postura es que, sialguien no ha fracasado durante el camino es porque no ha apuntado lo bastante alto. El teléfono Amazon Fire fracasó por completo, pero aprendimos a construir hardware complejo y eso nos ha permitido crear el servicio de voz Alexa y desarrollar la línea de altavoces para el hogar Echo.

Durante mis conversaciones con los líderes empresariales de Oriente Medio, he observado constantemente que construir una organización que respalde la idea del fracaso se basa en tres elementos clave: fomentar la experimentación, cultivar una organización donde resulte seguro fracasar, y aprender de los fracasos para reforzar la siguiente fase.

Fomentar la experimentación

Todas las empresas buscan innovar más rápidamente para construir nuevas capacidades, pero no saben cómo facilitar el fracaso en su organización. Crear una cultura de experimentación requiere lidiar con el fracaso y aceptarlo como una parte importante del proceso. La adopción de la nube fue un catalizador para permitir que los equipos de Aramex, un proveedor global de soluciones de logística y transporte con sede en los Emiratos Árabes Unidos, experimentasen, evolucionasen y fracasasen más rápidamente. Mais Rihani, Responsable de Tecnología de Aramex, manifestó «Al construir sobre AWS, el equipo actual cuenta con la libertad necesaria para ofrecer un MVP (minimum viable product o mínimo producto viable) para cualquier idea de negocio, probarlo en el mercado y a continuación valorar y recomendar si seguir en esa dirección o pasar rápidamente a la siguiente prueba».

Hacer seguro el fracaso

Gestionar el fracaso requiere de un gran equilibrio. Resulta importante que los líderes proporcionen a sus empleados la libertad para fracasar, pero tampoco deben permitir que las cosas vayan demasiado lejos antes de detenerse a arreglarlas. Los negocios deben reducir el coste del fracaso y eso puede tener significados diferentes en organizaciones diferentes. Para Chalhoub Group, distribuidor y minorista de artículos de lujo, esto significaba crear un entorno seguro para las nuevas ideas dentro del grupo, a través de una iniciativa de transformación denominada Shift Chalhoub. Rania Masri, Responsable de Transformación de Chalhoub Group, explica, «Como parte del programa, lanzamos Ibtikar, una incubadora interna para empleados de Chalhoub. Ibtikar proporciona a los empleados la singular oportunidad de experimentar y probar ideas con un periodo de tiempo, fondos y asesoramiento dedicados, en un entorno donde los riesgos y el fracaso se dan por sentados y son bienvenidos, puesto que se consideran como momentos de aprendizaje para la organización».

Identificar las lecciones

El fracaso representa una oportunidad de echar la vista atrás, examinar lo que no funcionó y cual fue nuestro papel en ello. Resulta tentador ignorar los fracasos y centrarse en los proyectos actuales que podrían convertirse en futuros éxitos, pero si no comprendemos los motivos por los que algo no ha funcionado, podríamos estar poniéndonos en una situación en la que cometeremos el mismo error una y otra vez. En Seera Group, una empresa de viajes y turismo, fracasar rápido significa aprender rápido. Louise Blake, Vicepresidenta de Datos de Seera Group, manifestó «En una ocasión creamos un modelo de aprendizaje automático para predecir la probabilidad de que los usuarios realizasen una compra en nuestra web. Este proyecto fracasó de forma notable en el momento del lanzamiento como resultado de no haber involucrado al equipo que utilizaría el modelo. Tras haber reconocido este error, actualmente empleamos equipos multidisciplinares en el desarrollo de productos, desde la fase de descubrimiento a la implementación, y ya estamos observando los beneficios».

El fracaso no siempre resulta un tema sencillo de tratar, especialmente en épocas de transformación económica, pero es precisamente en estos momentos cuando los equipos deben contar con la seguridad de que el fracaso es aceptable. La historia se encuentra repleta de ejemplos de productos de éxito surgidos a raíz de experimentos fracasados y el éxito futuro de los negocios se basa en su capacidad para aceptar el fracaso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios