www.economiadehoy.es

El BCE aumenta las compras de activos como consecuencia de los temores a la deflación

Azad Zangana, Schroders.
Ampliar
Azad Zangana, Schroders.

OPINIÓN: Por Azad Zangana, economista y estratega senior de Schroders

jueves 04 de junio de 2020, 18:17h
El Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado una ampliación y extensión de su reciente programa de compra de activos (APP), conocido como el Programa de Compras de Emergencia en caso de Pandemia (PEPP). id:59298
A partir de ahora, el PEPP adquirirá 600.000 millones de euros adicionales, con lo que el tamaño total del programa ascenderá a 1.350.000 millones de euros, y se ampliará al menos hasta finales de junio de 2021 (anteriormente, hasta finales de diciembre de 2020). Esto se suma al aumento de 120.000 millones de euros de su programa de compra de activos regular (APP) y a las compras mensuales de 20.000 millones de euros que se están realizando en el marco de este programa.

El aumento del QuantitativeEasing (QE) tomó a los mercados por sorpresa, dando lugar a un importante repunte de los bonos del Estado (precios más altos, rendimientos más bajos), especialmente en los mercados periféricos, como Italia y España. Las bolsas también se recuperaron inicialmente, pero pronto volvieron a caer por debajo de los niveles del momento del anuncio.

El BCE publicó sus últimas proyecciones macroeconómicas, en las que rebajó sus perspectivas de crecimiento del PIB a -8,7% para 2020, antes de un repunte del 5,2% en 2021 y del 3,3% en 2022. La previsión de inflación también fue rebajada al 0,3% en 2020, al 0,8% en 2021 y al 1,3% en 2022.

En comparación con la previsión de crecimiento que pronosticamos desde Schroders de -6,1% para 2020 y 4,6% para 2021, el BCE es mucho más pesimista para este año y el próximo.

Durante la conferencia de prensa del BCE, la presidenta Christine Lagarde pintó un cuadro muy negativo, y se esforzó en destacar las malas perspectivas de la inflación y la importancia de volver a la senda de la inflación anterior a la Covid 19. Aunque Lagarde desestimó las preguntas sobre la impugnación del Tribunal Constitucional alemán, el énfasis en el riesgo de deflación bien podría haber servido de respuesta al fallo del Tribunal de que el BCE no había justificado el aumento de sus compras a finales de 2020. Observamos que casi no hubo mención del riesgo de deflación cuando el PEPP fue anunciado originalmente, pero esto se ha colado en la comunicación del BCE este mes.

Se ha hecho evidente que los programas de QE del BCE se están utilizando ahora para financiar a los gobiernos, con cierto sesgo favorable a ayudar a los Estados miembros que están siendo castigados por los mercados por tener una mala dinámica de la deuda.

Como dijo Lagarde hoy: "La combinación de la política fiscal y la política monetaria, que claramente en este momento, mientras se desarrolla, se complementan mutuamente, trabajan mano a mano, están alineadas con objetivos similares...".

Como resultado, hay bastantes probabilidades de que el BCE amplíe y extienda sus programas más adelante, ya que se hace evidente que las finanzas públicas de Grecia e Italia se han vuelto totalmente insostenibles.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios