www.economiadehoy.es

El BCE podría reafirmar su postura dovish en su próxima reunión

El BCE podría reafirmar su postura dovish en su próxima reunión
Ampliar

OPINIÓN: Por Martin Wolburg, Economista Senior y Elisa Belgacen, Estratega de Crédito Senior, de Generali Investments

martes 07 de septiembre de 2021, 10:57h
La actividad cobró impulso en verano y se mantuvo fuerte según algunos indicadores clave como los PMI. El debilitamiento de las expectativas en medio de otra ola de Covid-19 está empañando las perspectivas de crecimiento. En la reunión de septiembre del BCE prevalecerá un tono moderado. id:75589
El BCE podría reafirmar su postura dovish en su próxima reunión
Ampliar
La recuperación tras el cierre avanza. La fuerte actividad en el segundo trimestre de 2021 (con un PIB del 2,0% intertrimestral) hizo que la producción de la zona euro se situara solo un 3% por debajo del nivel anterior a la crisis de la Covid-19. Por lo tanto, fue una recuperación más fuerte de la esperado. La lectura media de los PMI de julio y agosto (PMI compuesto en 60,2-59,5 frente a la media del segundo trimestre de 56,8) indica que la actividad se acelera incluso en el tercer trimestre.

Perspectivas económicas poco halagüeñas

Dicho esto, hay claras señales de desaceleración de la actividad en el horizonte. En primer lugar, la situación de la pandemia ha empeorado durante el verano. La propagación de la variante delta, más infecciosa, ha hecho que aumenten los nuevos casos de Covid-19, lo que supone un lastre para la confianza de los consumidores (que empezó a deteriorarse en julio) y la actividad de compra (véase el gráfico superior). Si los avances en la vacunación se consideran insuficientes, podría producirse incluso un endurecimiento de las restricciones.

En segundo lugar, persiste la escasez de semiconductores. Los plazos de entrega en la fabricación siguen estando cerca de los máximos del segundo trimestre. Esto seguirá lastrando la producción industrial. Asimismo, los fenómenos meteorológicos desfavorables y las huelgas en algunas economías frenarán la actividad.

Por lo tanto, no es de extrañar que las perspectivasen los principales indicadores de sentimiento hayan empeorado (véase el gráfico central), anunciando una desaceleración de la actividad. Los datos concretos del tercer trimestre aún no están disponibles, pero esperamos que ofrezcan un panorama menos halagüeño que los PMI. En general, sólo esperamos una ligera aceleración de la actividad en el tercer trimestre (hasta el 2,2% trimestral) y una mayor desaceleración a partir de entonces. A pesar de la fuerte lectura del PIB en el segundo trimestre, ajustamos nuestra previsión de crecimiento para 2021 a solo el 4,9% (desde el 4,6%) y dejamos sin cambios nuestra cifra del 4,5% para 2022.

Otro mensaje dovish del BCE en septiembre

La próxima reunión de política monetaria del 9 de septiembre probablemente reafirmará la postura dovish del BCE de ver y esperar. La actualización de las perspectivas dará lugar a un aumento de las cifras de crecimiento e inflación. El aumento previsto de la inflación no tendrá repercusiones políticas, ya que se considerará transitorio y no alterará la orientación del BCE sobre los tipos de interés. Además, en una reciente entrevista del economista jefe Lane se sugiere que el tapering del PEPP podría posponerse de nuevo. Esto coincide con nuestra opinión. Como el PEPP está claramente vinculado a la pandemia, su empeoramiento podría incluso aumentar el riesgo de que el PEPP se prolongue más allá de marzo de 2022. En cualquier caso, el reciente flujo de datos juega a favor de las palomas y esto también debería reflejarse en los comentarios de la presidenta Lagarde.

Los mercados de crédito deberían resistir al debate sobre el tapering

Esperamos que el debate sobre el tapering deje a los bonos corporativos en su mayoría insensibles, ya que sólo se detendrá el programa de emergencia del BCE, el PEPP. De hecho, la cantidad de crédito dentro de este programa es muy baja. El BCE está apoyando principalmente el mercado de bonos privados a través de su APP, que se ejecutará poco antes de que el BCE comience a subir los tipos. Aunque las perspectivas a medio plazo sobre la inflación siguen siendo inciertas hasta cierto punto, el APP estará en vigor hasta 2023, como mínimo, y posiblemente mucho más allá, ya que el BCE ha modificado su orientación futura para permitir un cierto rebasamiento temporal de la inflación antes de empezar a subir los tipos. Además, el BCE seguirá centrándose en las condiciones de financiación, y la cantidad en juego para estabilizar el mercado de crédito es mucho menor que en el lado público.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios