www.economiadehoy.es

El oro no está en zona de burbuja

El oro no está en zona de burbuja
Ampliar
domingo 14 de febrero de 2021, 11:09h
"Parece un pato; camina como un pato; grazna como un pato. ¿Tal vez sea un pato? Este dicho me viene a la mente cuando observo los mercados financieros en estos días. id:68224

Por ejemplo, la valoración de los mercados de deuda pública es ridículamente alta. Los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años rinden actualmente un 1,13%, lo que equivale a una relación precio-ganancia de 88. En otras palabras, si usted comprara el bono ahora, tendría que esperar 88 años para recuperar su inversión al recibir los pagos de los cupones. En la zona del euro, el compuesto de bonos del Estado a largo plazo cotiza con un rendimiento negativo, una situación bastante grotesca.

Los múltiplos del mercado de valores también están en niveles muy altos, en gran medida impulsados por el entorno de bajos tipos de interés creado por los bancos centrales. Los beneficios futuros esperados se descuentan con un tipo de interés bastante bajo, lo que aumenta los valores actuales de las empresas y, por tanto, el precio de sus acciones. Además, los bajos tipos de interés reducen el coste de la deuda y, por tanto, favorecen los beneficios de las empresas, contribuyendo a la subida de las cotizaciones. En un entorno de bajos rendimientos, los inversores se lanzan cada vez más a la búsqueda de un "aumento de la rentabilidad", corriendo hacia el mercado de valores e impulsando los precios de las acciones.

Es justo suponer que los mercados de bonos y acciones se encuentran en “zona de burbuja”. Pero, como demuestra la experiencia, las burbujas pueden persistir durante bastante tiempo. ¡No tienen por qué estallar en el momento en que se detectan! De hecho, una corrección del mercado parece relativamente improbable en este momento. ¿Por qué? La respuesta es que los bancos centrales han reforzado su control sobre los mercados de crédito, fijando los tipos de interés en niveles muy bajos.

Si no suben los tipos de interés, es difícil ver cómo la corrección de los precios puede, o va a, ponerse en marcha. Si los bancos centrales continúan con sus políticas de bajos tipos de interés y de expansión monetaria -lo que creemos que es probable-, las expectativas de que los efectos inflacionistas sigan haciendo subir los precios de los bienes de consumo y de los activos parecen estar justificadas. En particular, los precios de los mercados de valores y de la vivienda tienen muchas posibilidades de inflarse aún más en el futuro.

Por otro lado, existen dudas razonables sobre la posibilidad de que los bancos centrales suban necesariamente los tipos de interés una vez que la inflación de los precios al consumo asome la cabeza. Una razón importante para esta suposición es que los gobiernos favorecen una mayor inflación: Con los tipos de interés firmemente suprimidos, una mayor inflación significa rendimientos de financiación reales negativos.

Los bancos centrales serán reacios a abandonar su política monetaria extremadamente expansiva demasiado pronto. Porque si lo hacen, lo más probable es que la pirámide de la deuda se derrumbe, provocando potencialmente una recesión y un desempleo masivo a gran escala. La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) ya ha cambiado su objetivo de inflación en consecuencia:

En agosto de 2020, la FFE anunció que ahora aspirará a una inflación "media" del 2%, en lugar de mantener el 2% como objetivo fijo. Con esta evaluación como telón de fondo, se ponen de manifiesto al menos dos grandes riesgos para los inversores. En primer lugar, la política monetaria inflacionista en curso seguirá alimentando la inflación de los precios de los consumidores y/o de los activos, en particular, impulsando las valoraciones de los activos hacia el territorio de la burbuja. En otras palabras: El poder adquisitivo del dinero disminuirá. En segundo lugar, la burbuja estalla antes de lo previsto, desinflando las valoraciones de los activos y haciendo que las economías caigan en picado.

Ambos riesgos son, sin duda, desafiantes desde el punto de vista del inversor. Poseer oro (como parte de la liquidez de la cartera) podría ser parte de la solución. A medio y largo plazo, el poder adquisitivo del oro no puede ser degradado por los bancos centrales que hacen funcionar las imprentas de billetes. Además, el oro no conlleva un riesgo de impago (distinto, por ejemplo, de los depósitos bancarios), una característica importante sobre todo teniendo en cuenta el escenario de "explosión de la burbuja".

Tal y como están las cosas, creemos que el oro no está en zona de burbuja. A su precio actual, consideramos que el oro es una "compra", que ofrece un considerable potencial alcista para los inversores con un horizonte de inversión de, por ejemplo, tres o cinco años; el metal amarillo tiene un atractivo perfil de riesgo-recompensa desde nuestro punto de vista, que se hace aún más atractivo si el precio del oro sufre un retroceso a corto plazo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios