www.economiadehoy.es

Este es un breve resumen del informe quincenal Degussa Marktreport

El oro y el miedo al mercado que no es
Ampliar

El oro y el miedo al mercado que no es

viernes 30 de julio de 2021, 09:07h
¿Por qué el oro y la plata no cotizan al alza? Esta es una pregunta que probablemente se hagan muchos inversores estos días. Y con razón. Los bancos centrales mantienen los tipos de interés en niveles extremadamente bajos y siguen aumentando la oferta de crédito y dinero. Esto, a su vez, conduce a una inflación de los precios de los bienes que ya es bastante dolorosa para el consumidor medio. id:74581
No sólo suben los precios de las necesidades diarias (alimentos, energía, transporte, etc.). Los precios de los activos -en particular, los precios de los bienes inmuebles y la vivienda- también suben como consecuencia de una política monetaria cada vez más inflacionista. Esto beneficia a los propietarios de los activos, pero es una carga para los que todavía quieren comprarlos (como las familias jóvenes que desean adquirir una vivienda).

Además, los tipos de interés reales han entrado en territorio negativo. Es decir, el poder adquisitivo del dinero de los ciudadanos en el banco disminuye con el tiempo. Los bancos centrales, con el apoyo de los economistas de la corriente dominante, han sugerido repetidamente que el aumento de la inflación de los precios es sólo temporal y que tarde o temprano llegarán tasas de inflación más bajas. Aunque este argumento tiene algunos fundamentos, no refleja toda la verdad. Es innegable que hay un elemento temporal en el aumento de los precios al productor y al consumidor relacionado con los problemas de oferta y demanda causados por los períodos de cierre dictados políticamente. La escasez de producción y los cuellos de botella logísticos provocan presiones al alza de los precios en casi todos los sectores de bienes y servicios.

Sin embargo, un aumento generalizado de los precios de casi todos los bienes y servicios indica una política monetaria inflacionista: una política que aumenta significativamente la cantidad de dinero. Y eso es lo que está ocurriendo en muchos países del mundo. Para empeorar las cosas, no se ve el fin de las fuerzas inflacionistas. Lo cierto es que las economías están cargadas de niveles de deuda récord tras años de tipos de interés muy bajos. El Instituto de Finanzas Internacionales (IIF) estima que, a finales del primer trimestre de 2021, la deuda mundial había alcanzado los 289 billones de dólares o el 360% del producto interior bruto mundial. En este contexto, es difícil ver cómo los bancos centrales podrían subir los tipos de interés sin desencadenar la próxima crisis crediticia o financiera y económica grave.

Al mismo tiempo, los mercados financieros han permanecido relativamente tranquilos. No hay una "huida del dinero", ni una venta masiva en los mercados de bonos. Sin embargo, esto no debería ser una sorpresa. Al fin y al cabo, la confianza de los ciudadanos en la voluntad y la capacidad de los bancos centrales para mantener baja la inflación de los precios no se ha debilitado. La gente tampoco espera un colapso inminente del sistema de papel moneda sin respaldo, que ha dado lugar a una pirámide de crédito a gran escala en las últimas décadas. Tal vez no sea demasiado exagerado decir que los bancos centrales han conseguido que la gente deje de preocuparse por la inflación, por el temor a los impagos y por la angustia del colapso. Esto podría explicar por qué el oro y la plata no cotizan más alto de lo que lo hacen actualmente. Sin embargo, todo esto no es óbice para que el oro y la plata físicos formen parte de los "medios líquidos" de la cartera.

El precio del oro se encuentra en una firme trayectoria ascendente, como sugiere el gráfico anterior, una evolución que se ve respaldada en gran medida por las políticas de los bancos centrales para aumentar la oferta monetaria y mantener los tipos de interés reales en territorio negativo en el futuro inmediato. Es más, es muy probable que el acto de equilibrio de los bancos centrales deje de funcionar en algún momento y que, con toda probabilidad, desemboque en un problema de inflación brutal: si tienen que elegir entre dejar que el sistema financiero y económico quiebre o imprimir más dinero (para evitar la "gran crisis"), es muy probable que los bancos centrales opten por lo segundo en lugar de lo primero. Sin embargo, como los agentes del mercado se aferran a su fe en los bancos centrales, por el momento, el oro y la plata no ocupan un lugar destacado en la escala de valores de la gente.

Dicho esto, los inversores con un horizonte a largo plazo deberían considerar el precio actual del oro y la plata como una oportunidad muy atractiva para ampliar su cartera de metales preciosos físicos. Cuando volvamos la vista a julio de 2021 dentro de unos años, estoy bastante seguro de que la decisión de exponerse a los "metales monetarios", el oro y la plata, habrá resultado beneficiosa para los inversores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios