www.economiadehoy.es

El precio de la ambigüedad

Jeremy Lawson, Aberdeen Standard Investments.
Ampliar
Jeremy Lawson, Aberdeen Standard Investments.

OPINIÓN: Por Jeremy Lawson, economista jefe de Aberdeen Standard Investments

sábado 28 de agosto de 2021, 09:53h
No cabe duda de que los bancos centrales son más transparentes que en el pasado. Pero el discurso de Jerome Powell en Jackson Hole esta semana fue una prueba más de que la transparencia no significa claridad. Y el vacío que deja la ambigüedad de la Fed tiene un precio. id:75293
A pesar de los funcionarios de la Fed que se alinean para decir que el momento de reducir el programa flexibilización cuantitativa se está acercando, Powell siguió manteniendo sus opciones abiertas sobre el momento específico. Aunque reconoció que, en su opinión, "se ha cumplido la prueba de progreso sustancial para la inflación", siguió siendo más ambiguo sobre la prueba de empleo. El resultado es que todavía no sabemos con certeza si el taper comenzará este año.

El discurso sigue una pauta de ambigüedad por parte de la Fed. La Fed publica proyecciones de desempleo a corto y largo plazo. Pero no definirá el nivel máximo de empleo, ya que Powell admitió recientemente que: "es muy difícil ser preciso al respecto". Sin un objetivo final, nadie sabe cuándo llegará la Fed a su destino.

Los objetivos de inflación de la Reserva Federal son, posiblemente, aún más misteriosos. El año pasado, la Fed cambió a un objetivo de inflación media. Pero no ha definido la duración de la franja sobre la que se calcula la media. También han sido imprecisos en cuanto al grado en que se permitirá que la inflación se sitúe por debajo o por encima del objetivo del 2%, admitiendo que puede ser diferente para cada una de las personas que votan. Pues sí, bastante. Pero no lleves a nadie en una determinada dirección si no estás dispuesto a decirle en qué consiste.

Mientras tanto, el análisis de la Fed sobre por qué la inflación ha aumentado tanto este año también ha carecido de sustancia. Su mantra es que se debe principalmente a las distorsiones transitorias creadas por la naturaleza de la pandemia y la reapertura de la economía. Pero, ¿qué significa exactamente el término transitorio? ¿Cómo se pueden distinguir las presiones temporales sobre los salarios de las presiones persistentes sobre las pensiones? Y si la aceleración de la inflación se debe a una reapertura que ya esperaban, ¿por qué sus previsiones han estado tan equivocadas? Nos queda adivinar las respuestas.

Hay buenas razones por las que la Fed optaría por cierta ambigüedad. Si son tan claros que todos los inversores sacan las mismas conclusiones, las operaciones se agolpan y los mercados se vuelven más volátiles cuando la Fed cambia inevitablemente de rumbo. Una mayor claridad haría que los inversores se aferraran a cada palabra de la Reserva Federal aún más de lo que ya lo hacen. Por otra parte, las decisiones de la Fed están condicionadas por un futuro del que no pueden estar seguros, por lo que un cierto grado de incertidumbre es esencial.

Pero si la Reserva Federal ni siquiera está siendo clara en cuanto a su objetivo y a cómo se comportará en diferentes circunstancias, entonces sólo crea más incertidumbre sobre la que ya existe. Eso obliga a los inversores a un juego artesanal de adivinanzas sobre el camino que podrían tomar, conduce a más en lugar de menos volatilidad y desperdicia enormes cantidades de recursos.

Cuando una empresa presenta sus resultados, no puede prever con precisión todas las variables que afectan a sus beneficios futuros. Pero tiene que presentar una estrategia empresarial coherente si quiere que los inversores valoren sus acciones adecuadamente. No hay demasiados directores generales que hagan de la incertidumbre una virtud para sus inversores.

El juego de las adivinanzas es especialmente perjudicial debido a quién es la Fed. Adoptan decisiones que influyen en el principal activo libre de riesgo del mundo y, en consecuencia, en la valoración de todos los demás activos a nivel global. La importancia de la claridad y el coste de la ambigüedad es mayor que en cualquier otra parte del sistema financiero. La ambigüedad crea una opción para los bancos centrales, pero también tiene un precio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios