www.economiadehoy.es
Brad Neuman, CFA, vicepresidente y director de estrategias de Alger.
Ampliar
Brad Neuman, CFA, vicepresidente y director de estrategias de Alger.

¿Es momento de replantearse cómo diversificar?

OPINIÓN: Por Daniel C. Chung, CFA, director de inversiones y gestor de Alger, y Brad Neuman, CFA, vicepresidente y director de estrategias de Alger

martes 06 de octubre de 2020, 19:34h
Los inversores suelen mezclar acciones de valor (value) y crecimiento (growth) con otros activos, como bonos y activos inmobiliarios, para mejorar potencialmente los perfiles de riesgo y la rentabilidad de sus carteras. id:63804
Dado que el rendimiento de los distintos tipos de activos o estilos de inversión puede no estar correlacionado, el impacto sobre una cartera de determinados activos que pierden valor puede ser compensado posiblemente por otros que generan beneficios. Creemos que es importante llevar a cabo una diversificación prudente, pero, basándonos en los resultados de los últimos 10 años o más, pensamos que debe reevaluarse el papel de las acciones value para mejorar potencialmente el perfil de riesgo y rentabilidad de una cartera.

La cuestión es particularmente relevante en este momento porque los inversores han hecho importantes inversiones en acciones value. De los aproximadamente 9,3 billones de dólares en fondos de acciones de Estados Unidos y ETFs, sólo 2,9 billones de dólares tienen su asignación en acciones de crecimiento puro, mientras que el resto de los activos son carteras value o mixtas, según los datos de Morningstar.

Sin embargo, el fuerte aumento de la inversión value ha dado resultados decepcionantes. Durante los últimos 10 años, la diversificación en acciones value habría logrado el objetivo opuesto de la diversificación: una cartera con rentabilidades absolutas más bajas y un perfil de riesgo/rentabilidad menos atractivo. Las acciones de valor han tenido un rendimiento drásticamente inferior durante la última década, como resultado, en parte, de varios defectos en la "filosofía" value, en nuestra opinión. En primer lugar, existe una dependencia de las métricas de valoración, que a menudo se basan en prácticas contables anticuadas que constituyen la base de la definición de "valor". En segundo lugar, y lo que es más importante, invertir según la métrica del "valor" tiende a no apreciar los impulsores fundamentales del negocio de una empresa. Las compañías value pueden ser víctimas del "cambio dinámico" en nuestra economía y sus industrias. Como resultado, los inversores en la categoría de estilo value a menudo están muy inclinados hacia las empresas con modelos de negocio heredados y estrategias de gestión y de producto estancadas.

Los inversores value se convierten así en inversores de sectores como la venta al por menor de materiales de construcción, las empresas de publicidad impresa y televisiva o las energéticas relacionadas con petróleo y el gas que, en el mundo real, donde los fundamentos empresariales del crecimiento y la innovación son lo primero (no las métricas de valoración financiera), se están convirtiendo en víctimas del cambio: son los sectores perjudicados, no los disruptores. Creemos que este cambio dinámico se está acelerando por la crisis del Covid, así como por otras tendencias en curso, y seguirá perjudicando la rentabilidad de las acciones value.

Daniel C. Chung, CFA, director de inversiones y gestor de Alger.
Daniel C. Chung, CFA, director de inversiones y gestor de Alger.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios