www.economiadehoy.es

Razones para contratar un abogado de familia y matrimonialista

Razones para contratar un abogado de familia y matrimonialista
Ampliar
miércoles 20 de mayo de 2020, 19:15h
El Derecho de familia abarca numerosas situaciones y cada una de ellas presenta sus propias complejidades. Es importante conocer cuáles son los casos en los que resulta conveniente contratar a un abogado profesional para que intervenga. id:58773
Dentro del campo de la abogacía existen muchas ramas de especialización, una de ellas es el Derecho de familia, que abarca numerosas situaciones, entre las cuales se incluyen algunas como el divorcio o las herencias. Hay algunos casos particulares en los cuales es necesaria la intervención de un abogado especializado, por lo que es importante saber más al respecto para poder identificar cada situación y proceder con responsabilidad.

Un abogado de familia

Para saber más acerca de las funciones de un abogado de familia, es importante saber en qué consiste el Derecho de familia y qué situaciones específicas abarca. Sólo de esta forma podremos identificar el momento en el cual es necesario contratar a abogados de familia en Madrid para que intervengan. En primer lugar, el Derecho de familia es la rama jurídica especializada, precisamente, en lo relacionado las relaciones dentro de las unidades familiares, éstas pueden ser entre los hijos, entre padres e hijos, entre los cónyuges, etcétera. Por ejemplo, cuando dos personas se separan y tienen hijos menores de edad, es necesario tomar medidas para proteger los intereses de los menores.

A su vez, también se toman medidas en cuanto a la custodia, la patria potestad o derechos semejantes, que remiten a quiénes serán los adultos que quedarán a cargo de los niños. Del mismo modo, el Derecho de familia incluye los casos de cónyuges separados en los que para uno de los dos es necesario reclamar pensiones alimentarias, y también abarca situaciones en las que se debe tratar una herencia o sucesión ante el fallecimiento de un familiar. En cualquiera de estas circunstancias, el papel del abogado de familia es intervenir con la sensibilidad que implica el tratamiento de estas cuestiones. El jurista será el intermediario entre las partes, y quien tendrá que asegurarse de disminuir posibles tensiones.

Un abogado matrimonialista

Dentro del ámbito de la familia y de forma similar, los abogados matrimonialistas se ocupan explícitamente de los casos en los que ha habido algún tipo de conflicto entre los cónyuges. Es especialmente cuando surge el deseo de terminar legalmente el matrimonio cuando estos juristas deben intervenir, ya que conocen la forma de proceder. Estos procesos legales implican la tramitación de documentos y numerosas gestiones, y es el abogado el que se encarga de estas tareas al participar de un caso.

Además, es importante tener en cuenta que existen diversos tipos de divorcios, según las características en las que ocurra cada uno. Los divorcios amistosos o de mutuo acuerdo son aquellos, en los cuales, ambos cónyuges han decidido terminar el matrimonio. Debido a esto, el procedimiento suele ser mucho más fácil y rápido, porque no existen objeciones de ningún tipo, conflictos ni intereses contrapuestos en el medio. Del modo contrario, los divorcios contenciosos son aquellos en los que sí se presentan desacuerdos, tanto en relación a la repartición de bienes como al divorcio en sí mismo. En estas situaciones, el papel del abogado cobra un papel fundamental, ya que tendrá que lograr un acuerdo justo entre ambas partes.

Otro tipo de divorcio, es el divorcio notarial. Este tipo se puede aplicar en los casos en los que no haya hijos menores al cargo de los cónyuges, y siempre y cuando ambos estén de acuerdo. Es una manera de divorciarse rápidamente de forma amistosa sin tener que pasar por el juzgado. En cualquiera de estos casos, con todas las complejidades que puede presentar cada uno de ellos, un abogado matrimonialista debe interceder.

Lo cierto es que, para bien o para mal, a menudo estos casos pueden llegar a variar, porque cada matrimonio tiene sus propias particularidades. Es muy importante que, al contratar al abogado, se le comuniquen con total honestidad todos los aspectos pertinentes, de modo que el profesional pueda contar con la información completa y hacer así un análisis mucho más agudo del caso. Es la única forma en la que podrá ayudarnos, logrando que los conflictos se resuelvan de la manera más ágil y suave posible.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.