www.economiadehoy.es
Perspectivas en la zona euro
Ampliar

Perspectivas en la zona euro

Informe Euler Hermes, uno de los accionistas de Solunion

lunes 16 de noviembre de 2020, 13:08h
Se acerca un largo invierno económico (europeo): El repunte del crecimiento en el tercer trimestre fue más fuerte de lo esperado, con un crecimiento del PIB de +12,7% que demostró que las economías de la zona euro pueden recuperarse bastante rápido a medida que se levantan las restricciones. id:65136

La gran pregunta ahora es si pueden volver a hacerlo. Después de todo, la nueva tanda de duras restricciones anunciadas en las últimas semanas, provocará casi con total certeza que la economía de la zona euro vuelva a caer en el último trimestre de 2020.

No habrá una repetición del primer semestre de 2020: Hay diferencias importantes en comparación con los primeros cierres de Europa, ya que el impacto económico en el PIB del cuarto trimestre de 2020 debería ser un 30-60% menos severo. La recuperación de la zona euro podría retrasarse, pero no descarrilar. El PIB del cuarto trimestre de 2020 podría contraerse alrededor de un -4% intertrimestral, llevando la previsión para todo el año 2020 a un -7,6%. Sin embargo, se espera una tímida recuperación en 2021 (+4,1% frente al +4,8% previsto a finales de septiembre), ya que siguen vigentes estrictas normas sobre las interacciones sociales. Solo en la segunda mitad de 2021, la previsión de disponibilidad de una vacuna eficaz proporcionará cierto viento de cola, muy necesario para la recuperación económica al reducir la incertidumbre. No obstante, el riesgo de que la economía quede con cicatrices a largo plazo ha aumentado ante el incremento de las insolvencias, el aumento del desempleo y la mayor presión sobre el sector bancario.

Búsqueda de una respuesta política adecuada: Para que nuestro escenario base se mantenga, los responsables políticos tendrán que mejorar rápidamente su respuesta a la crisis, con el fin de reforzar la confianza del sector privado, evitar una recesión de "triple caída" y mantener la barrera de los daños permanentes a la economía. Para ello, los gobiernos de cada país tendrían que intensificar sus estrategias de localización de contactos y, al mismo tiempo, ampliar la ayuda fiscal de emergencia (sobre todo los planes de reducción de la jornada laboral y los planes de garantía de crédito público). En cuanto a la política monetaria, el BCE tendrá que recalibrar su respuesta política en la próxima reunión de diciembre, impulsando sus programas de evaluación de la calidad en 500.000 millones de euros para 2021, con el fin de mantener la cobertura de los costes de refinanciación para los gobiernos y el sector privado y garantizar una provisión de liquidez suficiente.

¿Qué significa esto para las empresas? Una respuesta política rápida y adecuada debería evitar una crisis de flujo de caja corporativa a gran escala. Se estima que la proporción de pymes con un margen EBITDA negativo, es decir, las que corren mayor riesgo de sufrir una crisis de flujo de caja, es de entre el 15% y el 20% en las cuatro economías más grandes de la zona del euro. Además, la proporción de pymes “zombis” - pymes que tienen altos niveles de deuda, baja rentabilidad y bajos coeficientes de capital propio - se sitúa entre el 8% y el 10%. Por ello, los efectos de la doble caída de la confianza podrían resultar más peligrosos, al desanimar a las empresas a cubrir la emisión de flujo de caja con deuda adicional en un entorno en el que no se espera que el crecimiento del volumen de negocios en los sectores más afectados vuelva a los niveles anteriores a la crisis antes de 2023.

¿Qué significa para los mercados de capital? La curva de rentabilidad se inclina, las sobrevaloraciones de las acciones proporcionan poca protección contra los resultados adversos y hay preocupaciones sobre los bonos corporativos (de highyield). Se podría esperar un modesto aumento de las curvas de rentabilidad soberana, más en EE.UU. que en la UEM, en línea con el rápido aumento del déficit público y los ratios de deuda. En segundo lugar, en lo que respecta a la renta variable, las sobrevaloraciones han aumentado en Estados Unidos y los mercados emergentes en comparación con Europa y ofrecen poca protección contra los resultados adversos. En Estados Unidos, también representan un riesgo a la baja para el tipo de cambio del dólar. Por último, nuestras preocupaciones con respecto a los segmentos de bonos corporativos han aumentado, en particular para el segmento de highyield, ya que no forma parte de la descripción clásica del trabajo de un banco central prestar a empresas insolventes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios