www.economiadehoy.es

Porqué cambiarnos a la energía verde

Porqué cambiarnos a la energía verde
Ampliar
lunes 01 de marzo de 2021, 09:29h
La energía verde se genera a partir de recursos naturales como la luz solar, el viento y el agua. A diferencia de las fuentes de combustible tradicionales, éstas son renovables, por lo que nunca se agotarán, y causan menos contaminación. id:68849
Es importante entender que la energía que seguramente consumes ahora es una mezcla de energía verde, renovable y convencional, independientemente del producto que compres. Esto se debe a que todas las fuentes de energía de la red eléctrica se mezclan cuando entran en la red de transmisión de energía. Desde aquí, la electricidad viaja hasta los hogares y las empresas a través de un puñado de redes regionales.

Por lo tanto, al comprar exclusivamente luz barata estás comprando directamente energía verde para tu casa. Para los que quieren ser ecológicos en casa y no tienen espacio o fondos para una instalación de paneles solares, ésta es la mejor manera de reducir de forma apreciable la huella de carbono asociada a su consumo de energía. También es la forma más asequible de aumentar la inversión en energías renovables a gran escala y permite que más hogares y empresas tengan acceso a la energía verde.

Si estás con un proveedor de energía verde, es posible que pagues una prima muy pequeña por comprar productos de energía verde, que suele ser similar al precio de cuatro cafés al mes o de una entrada de cine. Este coste, si es que lo tienes que pagar, contribuye a proyectos de energía verde, como el desarrollo y mantenimiento de campos solares, para que podamos avanzar juntos hacia un futuro más limpio y ecológico. A medida que este movimiento gane más tracción y financiación, menos energía de la que consumimos se producirá con métodos convencionales que son insostenibles, contribuyen a la contaminación del aire, empeoran el calentamiento global y dañan el medio ambiente.

El aumento de la cuota de renovables en el sistema requiere de flexibilidad para mantener el equilibrio de la red, veamos un ejemplo del Reino Unido.

La pasada primavera, el sistema energético del Reino Unido se vio en ocasiones afectado por la caída del consumo debida al COVID-19 y al aumento de la producción en las centrales solares y eólicas. Para ayudar a superar el problema, una empresa de suministro animó a sus clientes domésticos a gastar electricidad. No les cobraba, pero pagaba a los hogares por cada kilovatio-hora consumido. Aunque parezca difícil de creer, es la verdad.

La posibilidad apareció por primera vez en diciembre del año pasado para el consumo nocturno, y el 5 de abril se aplicó por primera vez durante el día. La tendencia continuó y el cambio radical en la relación con el cliente se mantuvo durante unos días seguidos a finales de abril.

Estas oportunidades son consecuencia de la intermitencia de las renovables, que a veces hace que la oferta de energía verde supere la demanda. Pero la oferta y la demanda en el sistema deben ser constantes, por lo que el equilibrio es un reto importante. Esta situación se utiliza ampliamente como argumento contra las renovables: las centrales verdes son difíciles de equilibrar.

Esa compañía quiso mostrar cómo equilibrar las energías renovables e introdujo la posibilidad de cobrar por consumir energía. Así, sus clientes minoristas que contrataron una tarifa flexible recibieron un pago de unos 4,5 céntimos de euro (cuatro peniques) por consumir electricidad en determinados periodos del día durante los eventos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios