www.economiadehoy.es

Relaciones íntimas y coronavirus

Relaciones íntimas y coronavirus
Ampliar
(Foto: David Kokainis.)
miércoles 02 de septiembre de 2020, 13:14h
Muertes, cuidados intensivos, confinamiento, aislamiento… Son muchas las palabras terribles asimiladas a la crisis sanitaria en la que nos hayamos inmersos a causa de la pandemia de la Covid-19 que ha afectado a todo el mundo. id:62595
Pero, además de todo esto, encontramos también la soledad a la que muchas personas se han visto conducidas por la necesidad de distancia social, que está causando estragos en muchísima gente. Se trata, probablemente, de la secuela más importante, según los psicólogos, que está dejando esta pandemia en nuestra sociedad.

Los problemas del aislamiento

Además del uso de mascarilla, la higiene de manos y la distancia de seguridad, las autoridades también están recomendando medidas de aislamiento social que implican el poco o nulo contacto con otras personas ajenas a nuestro círculo social y familiar.

Son muchos los problemas generados por el aislamiento social. Por un lado, la obligada convivencia de parejas que no pasaban demasiado tiempo juntos ha provocado numerosas rupturas, separaciones o divorcios. Es una situación que podría asimilarse al alud de separaciones que tienen lugar después de las vacaciones estivales, pero los problemas de convivencia, esta vez, han sido con un tiempo mucho más largo: desde mediados del mes de marzo.

Por otro lado, se produce un problema inverso: parejas que aun no habían iniciado una convivencia han dejado de tener relaciones físicas, simples contactos íntimos que han provocado el enfriamiento de muchísimas relaciones.

Aislamiento individual

Finalmente, hay una situación que preocupa enormemente a los psicólogos, que no es otra que la de esas personas que han vivido el confinamiento en soledad. Esta situación no la han vivido en exclusiva nuestro mayores, sino que también ha obligado al aislamiento a muchas personas no tan mayores.

Y es que no es lo mismo el aislamiento no deseado que el retiro voluntario. Se calcula que, solo en España, casi cinco millones de personas han vivido el confinamiento en soledad, sin ningún tipo de contacto físico con nadie, si acaso, el visual de otras personas que podían asistir a los más mayores llevándoles artículos de primera necesidad.

Los datos de la soledad

La Universidad Pública de Navarra llevó a cabo un estudio con mayores de 65 años, en donde se podían apreciar las secuelas de miedo y angustia que ha dejado el confinamiento entre los más mayores, pero, ¿qué pasa con los más jóvenes?

En el mes de abril, la Universidad Complutense de Madrid promovió un estudio que ofrece algunos datos en las edades más jóvenes, las personas de entre 18 y 39 años, además de incluir también a los más mayores. En este estudio, puede verse que un 70% de las personas encuestadas reconoce haberse sentido nerviosas, angustiadas o tensas; y el 55% era incapaz de controlar esos sentimientos de preocupación.

Pero son los más jóvenes, las edades situadas entre los 18 y los 39 años los que han presentados cuadros más agudos de ansiedad, depresión u otros síntomas somáticos; así como una mayor soledad y necesidad de compañía.

¿Amor y sexo imposibles?

Las medidas más radicales de aislamiento acabaron a finales de junio, con la llegada del calor. Un momento en el que habitualmente, y debido a que solemos hacer una mayor vida social, mucha gente encuentra pareja. Pero este año ha sido muy diferente. El coronavirus seguía con nosotros y esos momentos de buscar escors en Pamplona se hacía algo más complicado.

¿Se acabaron los besos? No, sólo se trata de ser más precavidos. Se trata de besarse con contactos habituales, ya sea nuestra pareja o esa persona que hemos elegido para mantener contactos sexuales. Respecto a estos últimos, no existen evidencias de contagio a través de fluidos seminales o vaginales.

Así, lo aconsejable es mantener relaciones íntmias con círculos cerrados, evitando, en la medida de lo posible la promiscuidad. Se trata de encontrar a tu pareja perfecta en navarrasex y ser prudente ante los posibles rebrotes y contagios de nuestro entorno, siguiendo una serie de consejos y pautas.

Cinco reglas básicas

Como se ha dicho, evitar las relaciones sexuales promiscuas y centrarse en un círculo de contactos pequeño es una de las medidas más importantes que deberemos llevar a cabo. Evita el sexo con personas que creas que pueden estar contagiadas por la Covid-19 o que no sean tus parejas habituales.

Sé muy estricto con la higiene de tu cuerpo y de tus manos, tanto antes del sexo como después. Evidentemente, toma medidas contra las infecciones de transmisión sexual, como el uso de preservativos u otras medidas preventivas. En el caso de utilizar juguetes sexuales, ten en cuenta su lavado y desinfección exhaustiva.

Es muy importante tu propia responsabilidad. Si has estado en contacto con alguna persona contagiada puedes ser asintomático y ser portador del coronavirus. En tal caso, no mantengas relaciones sexuales en un par de semanas para evitar propagar el virus.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios