www.economiadehoy.es
Keith Wade, Schroders.
Ampliar
Keith Wade, Schroders.

Trump vs. Biden: posibles resultados e impacto de las elecciones presidenciales de EE.UU. en los mercados

lunes 10 de agosto de 2020, 13:03h
El año 2020 ha sido hasta ahora un año sin precedentes, y la incertidumbre que rodea la recuperación a nivel mundial de la pandemia sigue siendo alta. Con este telón de fondo, EE.UU. se prepara para elegir a su próximo presidente. id:61907
Piya Sachdeva, Schroders.
Ampliar
Piya Sachdeva, Schroders.
Quienquiera que sea elegido el 3 de noviembre se enfrentará a importantes retos como el aumento del desempleo y las continuas tensiones entre EE.UU. y China, y tendrá quelidiar con políticas complejas como el cambio climático y la atención sanitaria.

Los expertos de Schroders comparten sus opiniones sobre la carrera presidencial de EE.UU. de 2020; desde lo que nos dicen las encuestas hasta el impacto potencial en los mercados y la política.

Conversando sobre el impacto del Covid-19 y las perspectivas para la economía de Estados Unidos, Keith Wade, economista jefe y estratega de Schroders, comenta:

"Estamos entrando en una etapa en la que los gobiernos se enfrentan a un difícil equilibrio entre la reactivación de la economía y los riesgos para la salud de las personas que entran en contacto con el virus. La gran pregunta es: ¿se están recuperando realmente las economías, o el rebote es sólo de corta duración debido a la reapertura de los comercios, restaurantes y servicios? EE.UU. se apresuró a levantar el confinamiento, sin embargo, como hemos visto en las últimas semanas, esto ha llevado a un aumento de los contagios y a nuevas restricciones en los Estados más afectados. Mientras tanto, el mercado laboral de EE.UU. sigue siendo precario, y las solicitudes iniciales de desempleo aumentaron por primera vez desde marzo. Es posible que sigan incrementándose a medida que se vuelvan a introducir medidas de bloqueo. Se espera que el Congreso dé luz verde a un mayor apoyo fiscal, pero el coste de los programas para amortiguar el golpe del desempleo y la pérdida de ingresos se evidencia ya en las cifras de endeudamiento del Gobierno. El nivel de apoyo necesario es insostenible a largo plazo. Hemos visto algunas señales de mejora en algunos datos, específicamente en las ventas al por menor y el rebote del índice adelantado (PMI) de mayo. Sin embargo, los datos de alta frecuencia apuntan a una pérdida de impulso en julio, por lo que la recuperación de EE.UU. ahora parece ir a la zaga de Europa".

Bob Kaynor, responsable de Small and MidCap de EE.UU. de Schroders, comenta las perspectivas para las acciones de pequeña y mediana capitalización, y cómo el resultado de las elecciones podría afectar a estos activos:

"En la actualidad, el aumento del desempleo y el cierre de pequeñas empresas se ven empequeñecidas por una respuesta fiscal y monetaria sin precedentes. Tal vez la mayor evidencia de esto es que, al aumentar el desempleo del 3% al 13%, los ingresos disponibles aumentaron en un 7% (según datos de FactSet julio 2020).A medida que Bidenva ganando rápidamente popularidad en las encuestas presidenciales, los mercados de EE.UU. están empezando a contemplar las implicaciones políticas de una presidencia del candidato demócrata. En este sentido, debería considerarse probable que lleve a cabo, como mínimo, un retroceso parcial de los recortes de impuestos de Trump, junto con el endurecimiento de las presiones regulatorias. Al igual que sus recientes predecesores, la acción ejecutiva, sin el apoyo requerido del Congreso, será el camino más probable para el cambio de política.Porel lado positivo, cualquier proyecto de ley de infraestructuras, que parece estar ganando apoyo bipartidista, es probable que estimule el crecimiento y la inflación. En este punto del ciclo, ambas cosas serían bienvenidas, especialmente si van acompañadas de subidas de los tipos de interés cuidadosamente gestionadas. La tecnología, y las áreas de crecimiento secular en general, probablemente quedarían atrás en este entorno. Cuando el crecimiento es incierto, los participantes en el mercado pagan altos precios por tener certidumbre, lo que explica el liderazgo de los valores de crecimiento secular que hemos visto en las bolsas en lo que va de año. Una ampliación del crecimiento económico, acompañado de un modesto aumento de los tipos de interés, sería un viento relativamente desfavorable para la tecnología y otras industrias de crecimiento secular.

EE.UU. sigue siendo uno de los mercados más profundos e innovadores del mundo. Sin embargo, el entorno actual está cargado de muchas corrientes enfrentadas. Tener la capacidad de navegar por este entorno centrándose en la duración y la creación de valor a más largo plazo es fundamental si queremos evitar quedarnos atrapados persiguiendo la volatilidad mientras el mercado digiere las presiones económicas a corto plazo. Además, al mismo tiempo se corre el riesgo de verse abrumado por el apoyo fiscal y monetario, que en última instancia es finito".

Piya Sachdeva, economista de Schroders, analiza los datos y de lo que nos dicen las encuestas:

"A la hora de hacer pronósticos sobre las elecciones de EE.UU., ya usemos modelos macro o encuestas, ambos apuntan a una cómoda victoria de Biden. Sin embargo, si hacemos ajustes a las encuestas para aprender de los fracasos de 2016, la carrera podría estar más igualada de lo que se anticipó en un principio. Biden está a la cabeza en casi todos los Estados clave, siendo Ohio, Indiana y Iowa las excepciones. Cuando cotejamos los votos implícitos del colegio electoral, en función de la inclinación política de losEstados, vemos queBiden ganaría el 62% de los votos. Si tuviéramos en cuenta la incertidumbre, incluyendo los Estados más “empatados” (es decir, los Estados en los que ladiferencia entre ambos candidatos es menor al 5% de los), las encuestas apuntan a que Bidense haría con el 57% de los votos. Con todo, sigue siendo una mayoría bastante cómoda paraBiden".

¿Quién es mejor para los mercados: los demócratas o los republicanos? Sean Markowicz, estratega global de Schroders, explica:

"La percepción de que una victoria de Biden sería un mal resultado para los mercados no está corroborada por el historial de los presidentes demócratas. Los inversores deben centrarse en su programa político y sus posibles implicaciones para la inversión. Si los demócratas vencen en el Congreso, es probable que los precios de las acciones de EE.UU. descuenten el aumento de los impuestos a las empresas. Esto reforzaría el atractivo de las acciones no estadounidenses, especialmente si va acompañado de una reducción de las fricciones comerciales. Por otro lado, si los republicanos mantienen el control del Senado, es poco probable que se aprueben reformas fiscales. Sin embargo, como la mayor parte de la toma de decisiones de política exterior reside en el presidente, todavía podemos esperar una mejora en las relaciones internacionales. Esta combinación de statu quo fiscal y un deshielo de las relaciones internacionales sería el mejor escenario para los mercados globales. A medio plazo, pueden surgir problemas específicos de un sector u otro que podrían pesar sobre las valoraciones de las acciones de las empresas del sector sanitario y tecnológico de EE.UU. Por lo que los inversores deben mantenerse en guardia si están demasiado expuestos a esas áreas".

Bob Kaynor,  Schroders.
Bob Kaynor, Schroders.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios