www.economiadehoy.es
Cómo aumentar la productividad de la empresa
Ampliar

Cómo aumentar la productividad de la empresa

viernes 29 de mayo de 2020, 08:00h
La mejor forma de aumentar la productividad es contar con los empleados mejor formados. id:59082
Cualquier euro invertido en formación será recuperado o, por lo menos, sabremos cuánto nos hemos gastado en capacitación. Lo que muchos directivos y empresarios no se preguntan tanto como debieran es cuánto cuesta un trabajador sin la formación adecuada.

En las circunstancias actuales las empresas necesitan certezas que suelen llegar de un programa económico serio. Parece que el proceso de llegada a eso que llaman “nueva normalidad” se está desarrollando bastante bien y que todo el país retomará la plena actividad económica a finales de junio.

En esta situación la formación tiene aún más importancia que antes. Nuevas actividades nacidas de la necesidad de reconvertirse dan lugar a nuevas necesidades de formación, como ha sido el caso de una fábrica de abanicos que ahora produce mascarillas.

Euroinnova Editorial dispone de un amplio catálogo contenidos para cursos de formación en el que las empresas podrán encontrar los que necesiten. Además, hay que tener en cuenta que los trabajadores agradecen la formación. Y en contra de lo que podría esperarse los empleados seleccionados para realizar un nuevo curso lo ven como una muestra de confianza en sus capacidades. Retener al personal adecuado es imprescindible para que cualquier empresa siga funcionando.

El estrés laboral

Numerosos estudios muestran que el estrés laboral es, con mucho, la mayor fuente de tensiones para los adultos y que ha aumentado progresivamente en las últimas décadas. Se ha demostrado que el aumento de los niveles de estrés laboral, evaluado por la percepción de tener poco control pero muchas exigencias, está asociado con el aumento de los índices de ataques cardíacos, hipertensión y otros trastornos. No saber manejar adecuadamente el estrés puede convertirse también en otro tipo de inconvenientes personales y familiares.

No existen ocupaciones "más" y "menos" estresantes. No es el trabajo, sino la adecuación persona-medio ambiente lo que importa. Algunos individuos prosperan en la olla a presión urgente de la vida en el carril rápido, teniendo que realizar varias tareas al mismo tiempo -y una lista de cosas que hacer que nos abrumaría a la mayoría de nosotros- pero siempre perciben que tienen el control. Este tipo de personas estarían muy estresadas por el trabajo aburrido y sin salida de una cadena de montaje del que disfrutan otros que rehúyen la responsabilidad y, simplemente, quieren realizar una tarea que está dentro de sus capacidades.

El estrés es un fenómeno muy personalizado y puede variar ampliamente incluso en situaciones idénticas por diferentes razones. En una encuesta se demostró que para muchos agentes de policía era más estresante tener que hacer el papeleo que los peligros asociados con la persecución de los delincuentes. La gravedad del estrés en el trabajo depende de la magnitud de las exigencias que se plantean y de la sensación de control o capacidad de decisión que tenga el individuo para hacerles frente.

Entremos en la nueva normalidad lo más tranquilos posible, conscientes de los problemas pero sabiendo que tienen solución y con ganas de formar a nuestros empleados.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios