www.economiadehoy.es
Mark Lacey, Schroders.
Ampliar
Mark Lacey, Schroders.

¿Cómo ha impactado el coronavirus en la transición energética?

OPINIÓN: Por Mark Lacey, gestor de metales preciosos y energía global de Schroders

jueves 30 de abril de 2020, 13:32h
La propagación del Covid-19 está afectando a todos los ámbitos de la vida y el sector de la transición energética no es una excepción. No obstante, creemos que la oportunidad de inversión que ofrece a largo plazo permanece intacta. id:58047
¿Cómo ha impactado el coronavirus en la transición energética?
Ampliar
El Covid-19 ha provocado cambios dramáticos en las economías y en la vida cotidiana. La escala y duración completas del impacto del virus siguen sin estar claras y dependerán tanto de su futura propagación como de la respuesta política mundial. Lo que sí está claro es que el crecimiento económico sufrirá una fuerte caída, al menos a corto plazo.

Con respecto a la transición energética, creemos que hay tres riesgos principales para las empresas: el impacto en la demanda, las dificultades en la cadena de suministro, y los efectos de la incertidumbre y las restricciones a los viajes. No obstante, queremos destacar que las fuertes caídas de las bolsas registradas en febrero y marzo abrieron oportunidades en acciones que anteriormente se negociaban con valoraciones elevadas. Seguimos convencidos de la oportunidad a largo plazo que supone la transición energética. Si el mundo va a limitar el aumento de la temperatura a menos de 2 grados, según el Acuerdo de París de 2015, entonces la transición energética es esencial. Se trata de una oportunidad de inversión a largo plazo que transformará el sistema energético en los próximos 30 años y más allá.

¿Cuáles son los tres principales riesgos del Covid-19 para las acciones de empresas de transición energética?

  1. Ralentización económica que afecta a la demanda de los consumidores

En primer lugar, es probable que la desaceleración económica afecte a la demanda de los consumidores en los principales mercados finales, como los de productos eléctricos, vehículos eléctricos y aplicaciones domésticas de energía. Esto tendría sin duda un impacto negativo a corto plazo en las empresas de equipos eléctricos y baterías.

  1. Cadena de suministro y riesgos logísticos

El segundo riesgo importante se refiere a la cadena de suministro y a los riesgos logísticos para las empresas de los diferentes subsectores de la transición energética.

China domina las cadenas de suministro globales y, en particular, la producción de equipos solares y baterías de iones de litio. Con el Gobierno chino restringiendo la movilidad en el país, la capacidad de las fábricas chinas para aumentar la producción después del Año Nuevo Chino fue limitada. Los cierres de producción se están produciendo ahora en muchos otros países también. Al mismo tiempo, se han restringido las redes de transporte mundial. Además de ralentizar la producción en las fábricas, los retos logísticos generados por los cierres implican que muchas instalaciones no puedan recibir materias primas ni componentes.

Creemos que los desarrolladores de energía renovable podrían sufrir el mayor impacto material causado por cualquier interrupción de la cadena de suministro, por ejemplo, la interrupción de las entregas de equipos, que podrían retrasar los calendarios de ejecución de los proyectos en todo el mundo. También podría aumentar el precio de los componentes, algo importante a la hora de considerar la rentabilidad de los proyectos.

Este riesgo ya ha comenzado a manifestarse. Sin embargo, el alcance total de cualquier impacto dependerá del tiempo de fabricación perdido por el virus y de si éste continúa en los próximos meses. Muchos desarrolladores de proyectos, especialmente los de EE.UU., ya habrán recibido el equipo para los proyectos de 2020.

  1. Impacto de la incertidumbre y las restricciones a los viajes

El riesgo final proviene del aumento de la incertidumbre mundial y de las restricciones a los viajes. Juntas, estas dos fuerzas pueden hacer que se retrasen o pospongan los nuevos proyectos de energía renovable.

El año 2020 estaba destinado a ser un año récord para las instalaciones eólicas y solares a nivel mundial, con nuevas instalaciones en China como elemento central de este escenario. Sin embargo, con las restricciones a los viajes y los desafíos para asegurar la inversión en estos proyectos, es probable que se retrasen. Una vez más, el alcance total de cualquier impacto dependerá de la respuesta política en todo el mundo.

¿Cómo se han visto afectadas las valoraciones?

Aunque no podemos predecir cómo evolucionará el virus de ahora en adelante, seguimos siendo conscientes de los riesgos y estamos colaborando estrechamente con las empresas para comprender sus posibles efectos. Sin embargo, es importante reconocer que, a pesar de la incertidumbre, las valoraciones en el mercado han cambiado tras las correcciones.

Por ejemplo, el gráfico a continuación muestra cómo las valoraciones de las empresas en el universo de transición energética disminuyeron bruscamente cuando el brote de Covid-19 se intensificó en todo el mundo en marzo. Ahora se han abierto oportunidades en empresas de alta calidad que anteriormente habíamos considerado demasiado caras en función del riesgo-recompensa.

La transición energética sigue siendo una temática de largo plazo

Reconocemos que los riesgos en torno al coronavirus a corto plazo son elevados, en particular con respecto a los daños que ocasione en las cuentas de 2020. Sin embargo, creemos que el valor y el potencial a largo plazo de las empresas expuestas a la transición energética no ha cambiado sustancialmente.

Si bien el coronavirus domina la agenda mundial, la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y de disminuir el ritmo del cambio climático no ha desaparecido. De hecho, el único efecto secundario positivo del coronavirus ha sido una mejor calidad del aire, ya que la reducción de la actividad económica ha dado lugar a una menor contaminación en muchas zonas. Si queremos ver mejoras duraderas en la calidad del aire durante la vuelta a la actividad económica normal, entonces la inversión en la transición energética es crucial.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios